Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
1968-2018, 50 años
Miércoles 14 de Marzo de 2018
A- A A+

Después de la Segunda Guerra Mundial surgen nuevos movimientos sociales y discursos articulados a éstos, discursos que fueron expresados respecto de temas duramente reprimidos por Estados racistas europeos, como Alemania, España, Italia.

Los nuevos movimientos sociales y sus discursos planteaban mayor apertura y participación de la sociedad civil para fortalecer la autonomía y participación en la vida política y de gobierno; los temas que se abanderaron fueron la equidad de género, diversidad sexual, paz, desarrollo, igualdad, medio ambiente, diversidad cultural, indigenismo, meritocracia, entre otros temas que de suyo son importantes, pese a éstos, el tema que no se tocó fue el mercado, los medios y la sociedad.

os nuevos movimientos sociales y sus discursos planteaban mayor apertura y participación de la sociedad civil para fortalecer la autonomía y participación en la vida política y de gobierno
os nuevos movimientos sociales y sus discursos planteaban mayor apertura y participación de la sociedad civil para fortalecer la autonomía y participación en la vida política y de gobierno
(Foto: Especial)



Estos nuevos movimientos sociales se han sustentado, dice Carlos Telly, en al menos varias características: haber sido transgredidos en sus derechos, movimientos fortalecidos en el tiempo, planteados desde modelos solidarios, con posicionamientos y elementos de identidad.

Hoy los nuevos movimientos sociales continúan presentes en organizaciones como Human Rights Watch, Amnistía Internacional, Greenpeace, entre otros, quienes continúan posicionando las asimetrías entre el poder y bastos segmentos de población empobrecidos y que no han logrado mejorar sus condiciones de vida, no obstante el planteamiento desde el presidente Truman en los años 40 y su teoría de la modernidad, de hacer de los países en atraso modelos de modernidad; esto es, países pobres que mediante la modernización podrían alcanzar el desarrollo en las mismas condiciones de aquellos países que han construido mejores condiciones de prosperidad.

Estos nuevos movimientos sociales, en el caso de México, han estado presentes, ya en el movimiento estudiantil de 1968, en las movilizaciones sociales del sismo de 1985, sobre todo en la Ciudad de México; el movimiento social del fraude postelectoral de 1988 y posteriormente el de 2006; el movimiento zapatista indígena y hoy su resurgimiento a la vida pública e institucional de la aspirante a la presidencia, Marichuy, luchas ambientalistas de la Asociación Nacional de Ambientalistas, de la defensa de los bosques en Chihuahua, el Movimiento por la Paz con Justicia y Dignidad, entre otros.

Pero reflexiono en el primero de estos movimientos a los que aludí en el párrafo anterior; en los años 60, diversas universidades en el mundo enfrentaron revueltas de sus universitarios; así, en 1968, en México se abre un antes y un después respecto de las diferentes protestas que se han ido construyendo en contra del Estado y su visión de regulación y control.

En el caso del movimiento de estudiantes en México de los años 60, éste marcó entre los estudiantes el surgimiento de la conciencia sobre la relevancia de los derechos en la sociedad mexicana, bajo la premisa de que las personas han confiado al Estado su protección, no su destrucción; sólo recordemos que en aquellos tiempos de los 70 se vivió la Guerra Sucia, y con o sin una comisión de la verdad, se continúa en deuda de saber realmente qué paso y quiénes son las víctimas directas e indirectas, sus nombres y apellidos, sus narrativas, conocer datos duros y también las situaciones que han vivido durante todos estos años; la sociedad requiere conocer de los familiares su lucha para localizar los restos de las personas desaparecidas; ejemplo de persistencia lo es Rosario Ibarra de Piedra, entre otras mujeres.

Conmemorar 50 años de un movimiento social nos plantea continuar recordando uno de los momentos fundacionales del México democrático, que en la búsqueda de la autonomía y de los derechos humanos que se requería que el Estado defendiera, se observaron los embates autoritarios que pronto desconocieron la dignidad de las personas, principalmente de estudiantes, hombres y mujeres que luchan por la autonomía y emancipación.

Dar cuenta a 50 años de la trascendencia y repercusiones de ese movimiento en la transformación y creación del México que vivimos y reflexionar sobre las lecciones que sucedieron, nos pueden dar para entender y dar respuesta a los complejos retos y desafíos que hoy enfrentamos. Y es que, como hace 50 años, los derechos humanos siguen demandándose de las autoridades pese a las reformas constitucionales de 2011 en materia de derechoso humanos y las responsabilidades del Estado mexicano.

Antes como ahora continuamos viviendo microlibertades en el marco de las macrorestricciones, como en antaño, las libertades continúan siendo amenazadas, y por ende continuamos observando a una sociedad que vive en la apatía de una participación de mayor impacto, un creciente escepticismo de una población que se desespera ante los resultados que observan y donde pueden hacer poco por la inacción a las que están regulados; por ello me parece toral que en nuestro país se recuerden fechas importantes y aniversarios que nos hagan reflexionar sobre la importancia de construir un país mejor, un país lleno de emociones, de valores que nos permitan una mejorar convivencia que nos ayude a consolidar una cultura democrática y de derechos humanos en nuestra sociedad, pero sobre todo de libertades.

Sigo insistiendo que las universidades públicas, así como la Universidad Nacional, o bien la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, son y serán las estructuras fundamentales para la trasformación de México frente a todo problema y adversidad, de ahí la necesidad de que como sociedad, como gobierno, se les brinde todo, absolutamente todo el apoyo que las fortalezca y por ende ayudar al fortalecimiento y formación de nuestros jóvenes.

A 50 años del movimiento estudiantil del 68 y del programa que se presentó para dicha conmemoración, se permitirá a los jóvenes de hoy conocer los testimonios de sus protagonistas y las reflexiones que formulen éstos sobre sus repercusiones y trascendencia que hoy se viven; les permitirán tomar una mayor conciencia del valor y necesidad de defender y preservar nuestros derechos y libertades fundamentales ya reconocidas y protegidas, como debe ser, por el Estado mexicano; pero también la conmemoración les permitirá observar la importancia de impulsar y lograr las transformaciones de las realidades sociales que hoy reclaman más de 53 millones de personas que viven en pobreza.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La alfabetización ecológica (3/3 partes)

La alfabetización ecológica (2/3 partes)

Debatamos Michoacán, Alfabetización ecológica

Cohesión social y violencia

Sin discriminación

Los valores compartidos

Violencia intrafamiliar

Encuentro de neuronas y el buen vivir

Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Los cabildos no discriminan

Adultos mayores

Paz

Debatamos Michoacán: Ferias y desfiles.

El ciclista

Ser joven

Pacto mundial para una migracion segura, regular y ordenada

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón