Alejandro Vázquez Cárdenas
Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán
Miércoles 4 de Mayo de 2016
A- A A+

El Estado no puede ni debe marchar al ritmo que le quiere imponer la CNTE en Guerrero, Michoacán y Oaxaca, los estados más atrasados en materia educativa.
El Estado no puede ni debe marchar al ritmo que le quiere imponer la CNTE en Guerrero, Michoacán y Oaxaca, los estados más atrasados en materia educativa.
(Foto: Carmen Hernández )

“Un nuevo comienzo” fue el lema del ciudadano Silvano Aureoles en su campaña para gobernador de Michoacán, que en lo personal me suena a eslogan de Walter Riso, pero no nos desviemos. Recordemos algunos lemas de candidatos, estos a la Presidencia de la República, en un pasado reciente. Uno de los más famosos es “arriba y adelante”, de Luis Echeverría, frase que significa lo que cada quien quiera entender, o sea, nada. Otro que corrió con mala suerte fue “la solución somos todos”, de López Portillo, pues rápidamente se transformó en “la corrupción somos todos”. La mayoría de los lectores pueden recordar el “que hable México” del indefendible Salinas de Gortari, lema que definitivamente contradice su famoso “ni los veo ni los oigo”, pronunciado después de uno de sus informes de Gobierno. Menos famoso y más reciente resulta el “bienestar para la familia”, de Ernesto Zedillo, y popular el de Vicente Fox, el “hoy, hoy, hoy”, lema que surge de manera accidental durante un debate entre candidatos. De Peña Nieto no vale la pena ni recordar el “te lo firmo y te lo cumplo”, que es mera palabrería hueca.

A la luz de los acontecimientos en Michoacán, incluso a las pocos días de la toma de posesión de Silvano como gobernador, cuando prometió cero bloqueos, cero tomas y cero tolerancia a los desmanes de la CNTE y normalistas, el recién estrenado lema de “un nuevo comienzo” fue cambiado rápidamente por la sabiduría popular a “un nuevo tropiezo”, haciendo referencia a la visible incapacidad del gobernador para cumplir su promesa, vistos los continuos desmanes y bloqueos protagonizados por los delincuentes de siempre y la tibieza e indolencia de las autoridades para aplicar la ley.

Recordemos el último incidente. El pasado 27 de abril, durante la visita del secretario de Educación Pública, Aurelio Nuño, en las instalaciones del Ceconexpo, pudimos apreciar, por enésima vez, en vivo y en directo, la violencia, intolerancia, salvajismo y agresividad de esa horda de vándalos que integran la CNTE. Pero tranquilicémonos, para el secretario de Gobierno, Adrián López Solís, esos no son delitos, son sólo “unos vidrios rotos”. Kristallnacht, eso también fue “unos vidrios rotos”.

Innegablemente una de las mayores calamidades que padece México, de hecho quizá sea la peor de todas, habida cuenta los daños que a largo plazo ocasiona, es esa estructura cerril denominada Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, la CNTE, más conocida como los democráticos.

De nueva cuenta los irascibles integrantes de la CNTE mostraron su capacidad para violentar el orden, golpear y transgredir la ley con total impunidad, pues si bien fueron detenidos unos cuantos, más tardaron en ser recluidos que en salir sin ningún problema. Sus actos delictivos, ellos lo saben, son posibles precisamente porque conocen la debilidad y el miedo paralizante de los encargados de hacer cumplir las leyes.

Es evidente que en este conflicto los personajes que manejan los hilos de los "maistros" apuestan a estirar la cuerda para que reviente, pero como cualquiera medianamente informado y con dos dedos de frente sabe, sus quejas en contra de la Reforma Educativa carecen de todo sustento y no tienen el respaldo de la sociedad, que ya detesta todo lo relacionado con estos calamitosos especímenes.

El Estado no puede ni debe marchar al ritmo que le quiere imponer la CNTE en Guerrero, Michoacán y Oaxaca, los estados más atrasados en materia educativa.

¿Qué buscan los vándalos de la CNTE? Simple, conservar una serie de privilegios y defender su ignorancia e incompetencia. Privilegios absurdos tales como plazas automáticas, mantenerse en la incompetencia y heredar o vender la plaza; pero esos no son "derechos", son sinvergüenzadas.

Lo más indignante es que las autoridades saben perfectamente quienes manejan los hilos de las marionetas "democráticas", pero no hacen nada. Existen órdenes de aprehensión en contra de varios de sus líderes, pero no hacen nada. Saben dónde están pero no hacen nada. ¿Eso merecemos?, ¿nada? Pienso que sí, Michoacán votó y ganó quien ganó.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia