Carlos Enrique Tapia
Migración México-Estados Unidos
Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo
Miércoles 4 de Mayo de 2016
A- A A+

Mientras algunos grupos de mujeres ilustradas, otras incrustadas en los partidos políticos y las burocracias gubernamentales, acceden a ciertos cargos públicos, la violencia, el acoso, el asesinato de mujeres, sigue.
Mientras algunos grupos de mujeres ilustradas, otras incrustadas en los partidos políticos y las burocracias gubernamentales, acceden a ciertos cargos públicos, la violencia, el acoso, el asesinato de mujeres, sigue.
(Foto: Cuartoscuro)

A Miguel Ángel, niño de once años de Opopeo al parecer víctima de bullying.

1- Es importante promover una crítica abierta y radical de la estructura social, familiar, burocrática, política, ideológica, patriarcal que se perpetúa, en parte, porque algunas –o muchas– mujeres lo promueven. Sea por condicionamientos ideológicos, culturales, sociales o políticos, violencia e imposición, el patriarcado hace su trabajo cotidiano entre las mujeres.
A pesar de las feministas radicales, a mi parecer el golpe final contra el patriarcado no ha resultado. El feminismo de la igualdad y el de la confrontación contra los hombres poco han avanzado. Es necesario cuestionar a los políticos, partidos políticos y patriarcas que suponen que puestos y ocupaciones gubernamentales para algunas mujeres es suficiente.

Hay que decirlo. Mujeres senadoras, legisladoras –nacionales o estatales– son tantas veces decisión del patriarcado, no una lucha ideológica, política, social. Su posición en la estructura burocrática es fundamental, creo, pues su opinión, conocimiento de las leyes, postura ante el patriarcado cómplice, impune, corrupto, es crítica y transformadora.

Con todo, esta situación apenas resiste una lectura crítica. Mientras algunos grupos de mujeres ilustradas, otras incrustadas en los partidos políticos o las burocracias gubernamentales, acceden a ciertos cargos públicos, la violencia, el acoso, el asesinato de mujeres, sigue. Es el patriarcado en sus múltiples manifestaciones y resquicios.

2- La CNTE ha escogido el camino de la confrontación y el rechazo de los ciudadanos. Sin duda los agravios contra el magisterio son muchos, pero la pretensión de parar escuelas, romper el ciclo escolar, promover el desasosiego y la precariedad escolar de miles de niños es la peor estrategia para justificar reclamos y el embate gubernamental.

A pesar de la insistencia del neofascista Nuño, no hay “Reforma Educativa” sin una vuelta de timón real de la política educativa, más allá de los discursos OCDE de la supuesta “educación de calidad”. Recuperar la rectoría del Estado mexicano en la educación no puede sustentarse en golpes al sindicalismo que las estructuras corruptas gubernamentales procrearon.
El Estado mexicano ha emprendido una confrontación con el magisterio dizque democrático con afanes centralizadores, la flexibilización laboral que devalúa aún más la labor docente y ahonda las desigualdades, y una noción empresarial, mercantilista, burda y simplista, de un supuesto “enfoque” educativo de calidad, orientado al mercado y la precarización educativa.

Por su parte, el “nuevo comienzo”, en otra pésima estrategia, ha decidido desconocer como interlocutor a la CNTE, mientras legitima a los corruptos, charros y desechables del SNTE. El gobierno federal busca arrastrar al estatal a su espiral de confrontación, ante la ausencia de una política pública que enfrente y resuelva el problema educativo en este país.

3- El gobierno de Estados Unidos y la ONU esperan que el gobierno mexicano atienda las recomendaciones del GIEI, mientras The New York Times afirma que Enrique Peña Nieto supuso que podría darle la vuelta a la desaparición de los 43 normalistas, además de sugerir que el Estado mexicano intenta huir de un problema del que todo indica fue en parte partícipe.
Igualmente, The Economist se pregunta “¿a quién protege el gobierno?”, en un artículo que tituló “El gran misterio”. 43 estudiantes desaparecieron y aparentemente nadie supo ni sabe cómo se desvanecieron, aunque han intentado cerrar el caso con una lamentable “verdad histórica” que el GIEI desnuda y desmiente en sus dos informes.

Ayotzinapa no es sólo una herida abierta, es también ejemplo de la convergencia y connivencia de fuerzas delincuenciales y estatales de los tres niveles de gobierno (federal, estatal y municipal). El intento de criminalizarlos, por parte de la prensa chayotera y los gobiernos de esos tres niveles no resiste el análisis serio y documentado del GIEI.

La retórica gubernamental sobre la importancia de la coadyuvancia del GIEI, negar haber alentado el linchamiento de los expertos, y los resultados que apuntan a la participación de fuerzas policiaco-militares y células delincuenciales en la desaparición de los 43 normalistas, es muestra de un forcejeo político en el que las familias de los desaparecidos pierden.

4- Recientes reformas al código militar, que autorizan a las Fuerzas Armadas a entrar a recintos públicos y privados, parecen alentar el golpismo, tan de moda en América Latina, siendo Brasil y Venezuela los dos países hoy en la mira de la derecha, la ultraderecha y el neofascismo. Las reformas a la justicia cotidiana se desvanecen ante este paso.

No hay duda de que las fuerzas castrenses en México siguen estando entre las instituciones mejor opinadas, pero el video de la tortura a una mujer, en el que participaron militares y policías federales, documentó lo que la burocracia gubernamental niega consuetudinariamente: la tortura, el abuso, el maltrato a detenidos.

Una situación lamentable, de la que pocos comentócratas hablaron, fue la revictimización de la detenida: “Es mala la tortura pero es una delincuente”, espetaron muchos lectores de noticias y algunos “analistas”, lo que sugiere un ominoso acuerdo de ciertos sectores que favorecen la tortura, pues al cabo son delincuentes.

5- Dice Enrique Peña Nieto que el salario mínimo se ha recuperado en cinco por ciento y el empleo formal aumenta, pero ignora a propósito que la pérdida de poder adquisitivo real es de más de 70 por ciento y el 57 por ciento de los trabajadores están en la economía informal. Adicionalmente omite hablar de que el empleo hoy está altamente precarizado.


Las cifras que el 1º de mayo, Día del Trabajo, usó el presidente de la República para dibujar un país y una situación laboral que solamente existen en los discursos y los escritorios de la burocracia gubernamental, no muestran la perversidad de las relaciones capital-trabajo que su gobierno favorece y que promueven más exclusión, desigualdad y marginación.

Asimismo, las voces de alegría de la tecnocracia incrustada en la secretaría de Hacienda que afirman un “crecimiento anualizado de 2.9 por ciento”, ignoran deliberadamente, y para efectos propagandísticos y manipulación, que en realidad el primer trimestre del año la economía apenas alcanzó un 0.8 por ciento respecto al último trimestre de 2015.

6- El PRI-PVEM va con todo contra la Ley 3 de 3, pues de ningún modo permitirán que su corrupción sea exhibida. El PAN-PRD resistía, pero siete senadores panistas, privilegiados de los sexenios panistas, vinculados y emparentados con los Calderón, ya se pasaron de su lado. Ni transparencia ni rendición de cuentas, simple corrupción.

Al finalizar el periodo ordinario de sesiones del Congreso de la Unión, el llamado Sistema Nacional Anticorrupción y la propuesta ciudadana de Ley 3 de 3 fueron enterrados, ya sea con una contrapropuesta a modo, un perverso toma y daca (apruebas esta iniciativa y te apoyo en otra) o de plano el desprecio del PRI-PVEM a la ciudadanía.

7- Tardíos y distantes los discursos del “nuevo comienzo” después del incendio provocado de 250 hectáreas en Uruapan para seguir devastando flora y fauna con aguacate, y ante la muerte de un menor de once años aparentemente golpeado por otros niños y niñas. Ambos hechos merecían una respuesta pronta y expedita, no discursos de ferias y propaganda.

La CEDH abrió queja de oficio por la muerte de Miguel Ángel. Esperamos justicia porque al parecer fue víctima del acoso, la negligencia de sus familias e irresponsabilidad de los profesores. Finalmente, el “nuevo comienzo” debe saber que cualquier ley o norma es discutible, criticable y modificable. En este país hay ciudadanos, no vasallos e idiotas.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”