Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
Desarrollo y Agenda 2030
Miércoles 21 de Marzo de 2018
A- A A+

Desde una concepción biológica esencialista se construyó el concepto de desarrollo: desarrollo es “un proceso a través del cual se liberan las potencialidades de un objeto u organismo hasta que alcanza su forma natural, completa, hecha y derecha”, pero obviamente este no es un desarrollo social, ni tampoco las piezas clave para la construcción del concepto que nos ayude a construir el concepto de desarrollo social o desarrollo sostenible.

No obstante, el concepto de desarrollo como lo entendemos hoy en día fue construido a partir de este planteamiento esencialista, ocupado por científicos como Darwin. El concepto o bien la palabra utilizada de manera genérica retiene hasta ahora el significado que le dio hace un siglo el creador de la ecología, Haeckel.

El 20 de enero de 1949 dio inicio el concepto de subdesarrollo, y con ello, la nominación de más de dos mil millones de personas que se volvieron subdesarrolladas.
El 20 de enero de 1949 dio inicio el concepto de subdesarrollo, y con ello, la nominación de más de dos mil millones de personas que se volvieron subdesarrolladas.
(Foto: Especial)



Hablar de desarrollo en estos tiempos me parece fundamental, no sólo por lo que significa y ha venido significando en la vida de amplios sectores de la población, a quienes se nos ha planteado la importancia de la modernización, el crecimiento económico y el mejoramiento de las condiciones de vida, que por el solo hecho de modernizarnos estaríamos alcanzando el desarrollo.
El desarrollo como concepto, previsto en el Diccionario del Desarrollo de Sachw, y donde precisa Gustavo Esteva que después de la Segunda Guerra Mundial, Estados Unidos requería manifestar su supremacía, para ello eligieron cuidadosamente la oportunidad de lanzar una y otra vez –el 20 de enero de 1949– una campaña sobre la modernización y desarrollo del mundo y la necesidad de promover a los países en condiciones de atraso.

Fue en esa época que se consolidaba la gran dicotomía, países modernos o desarrollados y subdesarrollados o atrasados; una dicotomía que invisibiliza y jerarquiza el poder y el control que da el dinero, las armas y las tecnologías, versus aquellos que no las tienen, y a quienes había que regular a partir de utilizar sus recursos naturales y brindarles el capital y las tecnologías para desarrollarse en función del sistema capitalista, pero sin tomar en consideración al hombre.

La palabra “subdesarrollo” cambió el significado de desarrollo y creó la otredad con un eufemismo (una palabra que ofrecía una expectativa, aunque esto fuera evidentemente falso) para empoderar a las económicas ya empoderadas.

“El 20 de enero de 1949 dio inicio el concepto de subdesarrollo y con ello, la nominación de más de dos mil millones de personas que se volvieron subdesarrolladas”. En realidad, desde entonces muchas de esas personas dejaron de ser lo que eran, en toda su diversidad cultural, y se convirtieron en el espejo de países desarrollados, aunque hoy no sea deseable todo ese cúmulo de hiperindividualidad e hiperlibertad que se tienen en los países subdesarrollados, y aquí mismo en México: por cierto un espejo que los desprecia por cuestiones ideológicas, como en el caso de las personas migrantes no solo en América Latina a los Estados Unidos, también de África a Europa, un espejo que reduce la definición de su identidad, la de una mayoría heterogénea y diversa a una minoría pequeña y homogeneizante, donde no se considera su historia, su cultura, sus costumbres, la interculturalidad.

Muchas personas se preguntan y nos preguntamos si el desarrollo ha cumplido con las mejores condiciones de vida para la población y desde abajo poder construir un desarrollo social; teóricos desde hace décadas han planteado, como lo expresa el Diccionario del Desarrollo, el cual destaca entre otros el sociólogo Rodolfo Stavenhagen, quien propuso “el etnodesarrollo o el desarrollo con autoconfianza, consciente de que debe 'mirarse hacia adentro' y 'buscar en la propia cultura' en vez de seguir adoptando puntos de vista prestados y ajenos; Jimoh Omo-Fadaka plantea el desarrollo de abajo hacia arriba, consciente de que ninguna de las estrategias basadas en el diseño de arriba hacia abajo ha logrado alcanzar sus objetivos explícitos; Orlando Fals Borda y Anisur Rahman insisten en el desarrollo participativo, conscientes de las exclusiones practicadas en nombre del desarrollo; Jun Nishikawa propone 'otro' desarrollo para Japón, consciente de que la era actual está terminando”, o como hoy lo destaca Boanaventura de Sousa Santos, en la Epistemología del sur, regresar a nuestras historias, cultura el buen vivir, alejados de las luces del desarrollo que han dejado pobreza y concentración de la riqueza.

Para que una sociedad pueda escapar del subdesarrollo debe saber que lo está viviendo y que requiere hacer acciones para evitarlo; en la actualidad, para una gran cantidad de personas en el mundo, el subdesarrollo es una amenaza cumplida, así lo expresa el Diccionario de desarrollo; una experiencia de vida subordinada y llevada por el mal camino, de discriminación y subordinación, incluso con sus propios recursos que termina dominándolos. “Dada esta condición previa, el simple hecho de asociar con el desarrollo las intenciones propias las anula, las contradice, las esclaviza. Impide pensar en objetivos propios, como quería Nyerere; socava la confianza en uno mismo y en la cultura propia, como exige Stavenhagen; solicita la administración de arriba hacia abajo, contra la que se rebeló Jimoh. Son mecanismos de opresión que no permiten que la sociedad tenga aspiraciones propias y a partir de ellas generar las condiciones de desarrollo”.

El desarrollo se redujo a crecimiento económico, siempre se consideró que el desarrollo consistía simplemente en el crecimiento del ingreso por persona en las áreas económicamente subdesarrolladas, pero no incluía la distribución de la riqueza nacional, situación por lo que hoy muchas poblaciones luchan ya no sólo por sus recursos naturales, sino por una mejor condición en la distribución de la riqueza.

En su momento desde la ONU, los Objetivos del Milenio y hoy la Agenda 2030 “Objetivos de desarrollo sostenible”, plantean en sus objetivos del 1 al 6: fin de la pobreza, hambre cero, salud, educación de calidad, igualdad de género y agua limpia; objetivos que son traducidos al cumplimiento de los derechos humanos, de los cuales el Estado mexicano está obligado a proteger, pero que durante todos estos decenios, el llamado desarrollo no ha logrado hacerlo, erradicando cuando menos que más de 50 millones de mexicanos en condiciones de pobreza y hambre salgan de ella y mejoren sus condiciones de vida y de respeto a sus derechos humanos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Pacto mundial para una migracion segura, regular y ordenada

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?