Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán
Lo humano, la persona, su dignidad
Miércoles 4 de Mayo de 2016
A- A A+

Estamos ya en un mes con diversas celebraciones, entre ellas, la que conmemora el Día Nacional contra la Homofobia, y en Michoacán el Día Estatal de Respuesta a la Homofobia
Estamos ya en un mes con diversas celebraciones, entre ellas, la que conmemora el Día Nacional contra la Homofobia, y en Michoacán el Día Estatal de Respuesta a la Homofobia
(Foto: Cuartoscuro)

El marco jurídico constitucional reformado en materia de derechos humanos en México alude a la dignidad humana. La pregunta es ¿qué es la dignidad humana?, ¿qué es lo humano?, ¿qué es ser persona? Hace apenas unos días tuve la oportunidad de reflexionar en el marco de un proceso de capacitación sobre derechos humanos de la importancia de conocer estos tres conceptos.

Entre las reflexiones que compartimos (a manera de resumen), expresamos que los humanos somos animales mamíferos dotados de ciertas características que nos hacen diferentes de otros animales, quienes se manejan a través de los instintos.
Si bien los humanos tenemos esa capacidad de la razón, también lo es que somos seres naturales y lo somos porque nuestras ideas y nuestra forma de pensar y nuestra cultura se determinan por el clima, la geografía, la cultura, cuestiones sociales y colectivas.

El ser humano posee un plus, no es sólo naturaleza, también es libertad y son estas dos cualidades lo que lo hacen ser distinto a los demás entes. El ser humano es una unidad indisoluble de razón y libertad. Entre otros razonamientos. Así, un ser humano con razón y libertad es una persona. No existe persona que no sea ser humano.

Respecto del concepto de persona se ha venido construyendo por cientos de años; para la etapa de la antigüedad, Aristóteles (representa el realismo) avanzaba en la definición de ser, como un animal racional o que posee razón (que conoce las formas). El hombre es sustancia y lo expresaba como “un ser en sí (in se)”, esto es que no es inherente a otro, que es independiente, la sustancia primera. La sustancia segunda es “en otro (in alio)” y se refiere a cantidad, cualidad, relación, lugar, tiempo, posición, posesión, acción y pasión que define cómo es la sustancia primera; una persona alta, de 1.80 metros, que vive en un sitio, etcétera.

En la Edad Media, Severino Boecio, influenciado por Aristóteles, plantea que persona est naturae rationalis individua substancia: la persona es una sustancia individual de naturaleza racional. Santo Tomas de Aquino, influido por Boecio, plantea igualmente que la persona es una sustancia individual de naturaleza racional; aduce que el hombre engendra seres iguales a sí específicamente, no numéricamente, las cuestiones personales no se transmiten de padres a hijos, y expresa que un conocedor de gramática que aprendió no engendrará a hijos conocedores de gramática, en cambio, los elementos que pertenecen a la naturaleza pasan de los padres a los hijos. Así la persona no es algo, sino alguien, se le nombra como personal, único, lo propio y personal de cada persona y que no cambia.

En la etapa contemporánea, Sigmund Freud atribuye a la interpretación del ser dos cuestiones que luchan en su interior el Eros (sexualidad) y Tanatos (instinto de muerte o destrucción). En tanto que para Ramón Lucas Lucas, filósofo, la persona es un sujeto individual racional; sujeto (“existe en sí” y “y para sí” y no en relación o con dependencia de otros), individuo (único e irrepetible), racional (capacidades superiores del hombre, inteligencia).

En el marco de los derechos humanos, la persona los tiene que le son inherentes por el solo hecho de ser humano, como el derecho a la salud, a la educación, a la protección social, a la dignidad humana. Este posicionamiento es claro cuando el Estado mexicano protege y garantiza los derechos humanos de las personas; de igual manera le es aplicable a la persona el artículo 2 de la Declaración Universal de los Derechos Humanos: “Toda persona tiene todos los derechos y libertades proclamados en esta Declaración, sin distinción alguna de raza, color, sexo, idioma, religión, opinión política o de cualquier otra índole, origen nacional o social, posición económica, nacimiento o cualquier otra”.

Ahora la pregunta es ¿cuándo estamos frente a la dignidad humana? En la antigüedad se consideraba la dignidad humana como la valentía, la fortaleza, el ser hombre. En Grecia, el hombre poseía un alma y lo hacía diferente de los demás y lo eleva a una categoría superior (esclavos y mujeres son objetos); baste leer La Ilíada de Homero, donde Aquiles prefiere morir que tener una vida larga reinando la polis; en tanto que en Roma, la dignidad era valor; en el Coliseo romano, sus gladiadores (al perder su dignidad) la buscaban a través del enfrentamiento para recuperarla.

Edad Media: bajo el cristianismo, la idea de la dignidad humana estuvo presente en el discurso de que el hombre ha sido creado a imagen y semejanza de Dios. Pese a ello, la dignidad sólo estaba entre los miembros de la nobleza, de la Iglesia. Para san Agustín el ser era irrepetible y lo identifica por la relación de dios y la divina trinidad. En tanto que para Tomas de Aquino es algo absoluto y pertenece a la esencia (la base racional del hombre); la corporal y la espiritual que es otorgada por Dios.

En el Renacimiento se da un enaltecimiento del hombre, el antropocentrismo, su capacidad de desarrollo humano, el hombre es el centro del mundo y no sólo de Dios y tiene la capacidad para crear y desarrollar. Descartes: capacidad de actuar libremente.

En la Ilustración se da un rechazo a lo metafísico y a los dogmas; ausencia de dios para avanzar en la ciencia. Para Immanuel Kant “la humanidad misma es una dignidad, porque el hombre no puede ser tratado por ningún hombre como un simple medio o instrumento, sino siempre a la vez como un fin”.

En la etapa contemporánea, José Ortega y Gasset, a través del perspectivismo, plantea el valor interno e insustituible que le corresponde al hombre en razón de su ser.

Estamos ya en un mes con diversas celebraciones, entre ellas, la que conmemora el Día Nacional contra la Homofobia, y en Michoacán el Día Estatal de Respuesta a la Homofobia; ambos eventos fundamentales para crear y desarrollar conciencia social.

Si bien hoy existen los marcos normativos y las políticas públicas que coadyuvan a quienes forman parte de la llamada diversidad sexual, es fundamental hablar del tema de la disidencia sexual desde la bioética para evitar la exclusión de que han sido objeto quienes tienen una orientación sexual distinta a la heterosexual o una identidad de género.

En el marco de la bioética habría que tocar dos aspectos: la homosexualidad y el sujeto que ejerce la homosexualidad. Primero, la homosexualidad no es una enfermedad ni tampoco una patología, es sólo una conducta humana; en razón de ello, es un acto humano libre que puede evaluarse tanto en sí mismo como en relación con la sociedad, sin que por ello se prejuzgue, estigmatice o se genere un estereotipo para su exclusión.

Segundo: la práctica homosexual es realizada por una persona que tiene dignidad humana; en razón de ello, sus prácticas sexuales y su manera de asumir su orientación sexual, incluso la identidad de género, se encuentran debidamente justificadas en un marco jurídico con dimensión universal de derechos humanos que el Estado mexicano le protege.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?

Cero VIH

Bioética, persona y sociedad

Transgresores en Morelia

Armonización

Vasco de Quiroga, salud y ciudadanía

Bando de Buen Gobierno Churintzio

Alondra y Quimi en Arteaga

El liderazgo de la discapacidad

Pedro en Tuzantla

Holocausto

Investigación

Consejo Municipal de Igualdad

Niños y niñas

El odio

La diferencia de trato social

Los derechos humanos

1 y 3 de diciembre

Agenda CNDH 2014-2019

Jóvenes por la Paz en Cuitzeo

Política antidiscriminatoria

Programa Antidiscriminatorio de Michoacán

Día Nacional contra la Discriminación

“Interculturalidad: diversidad y paz”

Federación Iberoamericana del Ombudsman

Presea Vasco de Quiroga

Convenios y seguimiento y evaluación

Discurso de odio en Durango