Viernes 23 de Marzo de 2018
A- A A+

Este jueves 22 de marzo hemos cruzado el umbral de la barrera de los 100 días que nos separan del proceso electoral de 2018 y las encuestas más recientes arrojan como clarísimo puntero a Andrés Manuel López Obrador, así como a la triada de partidos que le están respaldando en lo que será su tercera campaña presidencial.

Sus más de 40 años de trayectoria política, los resultados que entregó al frente de la Ciudad de México, el elevado grado de exposición a la crítica de la cual ha salido bien librado, la madurez que ha alcanzado y que la proyecta en un temple más sereno y tolerante hacia sus detractores acérrimos, las alianzas que ha fraguado con personajes tan disímbolos y otrora opositores recalcitrantes y la limpieza de su trayectoria política que ha pasado por escándalos de corrupción sin mancharlo a él personalmente, son factores que contribuyen a colocarle en la cima de las preferencias electorales.

Las encuestas más recientes arrojan como clarísimo puntero a Andrés Manuel López Obrador, así como a la triada de partidos que le están respaldando en lo que será su tercera campaña presidencial.
Las encuestas más recientes arrojan como clarísimo puntero a Andrés Manuel López Obrador, así como a la triada de partidos que le están respaldando en lo que será su tercera campaña presidencial.
(Foto: Especial)



A sus fortalezas se agregan las oportunidades excelentemente capitalizadas por el tabasqueño. La rampante corrupción del gobierno de Enrique Peña Nieto, la agudización de la violencia en el país que comenzó con los gobiernos panistas y que se ha acrecentado con la restauración del PRI en el poder, el crecimiento de la pobreza de la que dan cuenta las cifras oficiales y la polarización social que deriva de este fenómeno, el elevado endeudamiento de la economía, así como el encarecimiento de satisfactores fundamentales para las empresas y las familias, como los bienes de la canasta básica y algunos energéticos, son el caldo de cultivo ideal para el discurso lopezobradorista, que marca un rompimiento en relación con los gobiernos neoliberales cada que le es posible.

No se asoman nubarrones importantes para el ex jefe de Gobierno capitalino: navega de puntero en un mar sereno que, sin embargo, acosa con tormentas de corrupción a su rival Ricardo Anaya, mientras que la nave de José Antonio Meade, no puede deshacerse de la pesada ancla que le impone el desgaste del partido que le postula.

Pese a ello puede haber algunas debilidades que podrían impactar en la competitividad del morenista, quizá no mermando su diferencial en intención de voto que le arroja una ventaja suficientemente cómoda, pero que sí podría disminuir las posibilidades de arribar al poder con una correlación de fuerzas favorable en el Congreso de la Unión, con la que podría echar andar las reformas ambiciosas que ha planteado en diversos espacios.

El principal partido político que le respalda, Morena, acusa de las fallas de una naciente institución: no tiene mecanismos claros para procesar las diferencias entre sus militantes que aspiran a candidaturas; en algunos lugares, como Michoacán, han salido a flote diferencias derivadas de la impericia política que acusan algunos de sus dirigentes al momento de procesar la designación de sus abanderados y quizá han quedado a deber operación para poder aglutinar en sus filas a la abundante disidencia que está mermando las bases del PRD.

Aunado a lo anterior, el programa político de Morena no se ha abierto con suficiencia al debate entre amplios sectores sociales. Si bien representa una oposición clara al modelo con el que se ha gobernado al país en los últimos años, éste podría ganar mayor legitimidad y respaldo social en la medida en la que sea apropiado por miles de ciudadanos que han sido excluidos por el régimen neoliberal, por ello es que resulta imperativo que los partidos políticos que respaldan a López Obrador abran espacios para la discusión del Proyecto Alternativo de Nación y den voz a muchos sectores sociales organizados y a ciudadanos de a pie.

Con todo y pese a ello, si no ocurre ninguna catástrofe, los siguientes 100 días podrían ser el festejo de un triunfo adelantado de las fuerzas progresistas que llegarán al poder el 1º de julio de 2018. Las consecuencias de sus errores, sin embargo, tendrán un impacto cuyo costo se medirá después de esa fecha.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo

2018: Los adelantos del festín

2015: El paradigma en develación

Michoacán es un desmadre

2014: Lugar indeterminado

EPN: Revolución cancelada