Salvador Molina Navarro
Opinión
El agua, un problema incipiente
Martes 27 de Marzo de 2018

El agua es la fuerza motriz de toda la naturaleza.

Leonardo da Vinci.

A- A A+

El tema del agua, resulta de mayor importancia que los temas de política actual.
El tema del agua, resulta de mayor importancia que los temas de política actual.
(Foto: Especial)

Existen problemas que deben estar por encima de cualquier otra preocupación menos trascendental, un claro ejemplo es el tema del agua, que resulta de mayor importancia que los temas de política actual, pues sin agua potable, sin agua limpia, no podremos continuar, la naturaleza perdería su fuera motriz, la industria farmacéutica perdería su principal componente, la humanidad perdería todos los beneficios del agua. En fin, el agua está ahora una situación que se está atendiendo y que debe estar presente en toda agenda de política pública, debe estar vigente en las aulas de cualquier nivel de educación, debe reflejar una importancia significativa en el pensar y hacer diario de toda la humanidad.

Morelia enfrenta un desabasto mayúsculo pues sus principales fuentes de agua están perdiendo capacidad y el agua que se recupera no es suficiente para soportar el gasto excesivo que impera en este municipio.
Sin duda este problema pronto se resentirá por toda la ciudadanía, sus principales consecuencias serán un efecto en la salud pública, un efecto en el acceso a agua potable y un incremento significativo en las tarifas por el servicio de agua potable.

En estos factores, el tema económico ya generó desde hace aproximadamente tres años un efecto, se incrementaron las tarifas del agua y se clasificaron los niveles o mínimos a pagar por la zona geográfica o colonia a la que pertenecía el inmueble consumidor del servicio.

Este tema llegó hasta la justicia federal, donde diversos colonos de algunas colonias de Morelia se organizaron para combatir la clasificación tarifaria que se propuso por parte de las autoridades municipales para tazar el costo del servicio del agua por la zona en que vives, lo que generó que se declarara nula dicha tarifa pues transgrede los derechos humanos de los consumidores, y así se originó la jurisprudencia 2016332, que al rubro dice: “Servicio de suministro de agua potable. Si el Organismo Operador de Agua Potable, Alcantarillado y Saneamiento de Morelia, Michoacán, reclasifica unilateralmente la zona socioeconómica de las colonias o fraccionamientos para determinar la tarifa relativa, los efectos de la declaratoria de nulidad de ese acto deben ser que se modifiquen los contratos de adhesión por el Ejercicio Fiscal impugnado y por todo el tiempo que perdure la clasificación asignada por el órgano del estado competente para ello”.

Esto se traduce como un problema complicado de resolver para las autoridades, pues por una parte deben generar una conciencia en la ciudadanía y en los funcionarios que integran el sistema burocrático; por otro lado, deben atender el problema y dedicar más recursos al tratamiento de agua, lo que elevará el costo del servicio, y también deben atender al respeto a los derechos humanos, pues si actúa de prima facie sin conocimiento de causa en los efectos y procedimientos jurídicos, sin duda se declaran nulos sus esfuerzos por transgredir los derechos humanos de los gobernados, de ahí lo complejo del tema.

Hoy por hoy, como la lógica lo indica, resulta contrario a los derechos humanos que la autoridad pretenda establecer una tarifa de agua tazando el costo por el lugar donde vives, pues tal extremo no implica un fundamento constitucional de por qué alguien pagará más por metro cúbico de agua y por el mismo servicio solamente por vivir en una zona geográfica diferente a cualquier otro ciudadano, no se prevalece la igualdad, ni el trato igualitario, no se atienden a razones legales suficientes. Sin duda esta propuesta, que aún se aplica, se elaboró sin un estudio jurídico adecuado, sin la dedicación y análisis que cada acto de autoridad debe contener, sin pensar en las consecuencias y ahora ya existe una declaratoria del Poder Judicial federal, que nos hace saber a todos los ciudadanos que podemos y debemos comparecer ante las instancias correspondientes para exigir que la autoridad municipal deje de aplicar su tarifa inconstitucional y se obligue a nuestros gobernantes a ofrecer soluciones acordes al ordenamiento legal y con altura jurídica, política y social.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

"Propuestas y más propuestas"

Aumentar las penas una propuesta en boca de todos

Arranque de campañas, promesas y realidades

El agua, un problema incipiente

La familia

Los beneficios de la Reforma Energética

Una batalla, un logro y un beneficio para todos

El derecho a recibir el salario en tiempo y forma

La cuesta de enero más larga

México en el banquillo de los acusados

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa