Aquiles Gaitán
Opinión
El Carrusel
Martes 27 de Marzo de 2018
A- A A+

El problema político que derivará necesariamente de la decisión política el próximo 8 de julio.
El problema político que derivará necesariamente de la decisión política el próximo 8 de julio.
(Foto: Especial)

Tres pilares soportan las finanzas públicas: la política monetaria, la política hacendaria y la política crediticia. Si alguno falla, las finanzas públicas se bambolean; si fallan dos, entra en crisis; si fallan las tres, se derrumban. Cualquiera diría que Meade es el experto, pero la risita y la cara de sabiondo no resuelven el problema, la política monetaria la dicta el Fondo Monetario Internacional; la crediticia, Wall Street, y la hacendaria, los patrones del país, de tal manera que el Impuesto Sobre la Renta descansa en los hombros de los trabajadores, los impuestos indirectos en el pueblo en general, refrescos, cigarros, alcohol, gasolina y hasta el IVA, que la lógica apunta hacia los alimentos y medicinas para pagar en parte la deuda pública descomunal que deja Peña y sus secuaces. Ese es el lado oscuro de la luna, todos saben que está ahí, pero nadie lo conoce.

Los panistas, ya se vio con Fox y Calderón, son súbditos del imperialismo, El Peje es la incógnita y la opción del menos malo y eso quién sabe, dijo el del volantín.

Con este farol de rodillas, como suerte taurina, abro mis pensamientos este día de San José, del patrón de tantos pueblos y nombre de multitudes, sólo comparado con el de María. Ayer pisé el terreno sagrado de la Catedral de Morelia, fui al bautisterio, la pila de plata con el Espíritu Santo en forma de paloma con las alas abiertas, rodeada de trece rostros de ángeles enmarcados en sus alas dentro de un círculo con un triángulo de fondo, es más que una pila bautismal, es el resumen de uno de los llamados misterios por la Iglesia católica; pasé al recinto del Señor de la Sacristía, el de los pies perfectos, la imagen más concurrida y con más adeptos de la Catedral, un lugar espiritual por excelencia que conmueve a la reverencia y al respeto.

Hacía mucho tiempo que no pisaba un terreno sagrado, poco voy a los ritos y ceremonias, desde que el latín dejó de ser el lenguaje de los oficios y los cantos gregorianos dejaron de escucharse en épocas de Semana Santa.

Todavía resuenan en mi memoria las letanías de Jeremías el profeta. Los ritos cambian, como las jerarquías de la Iglesia y más el de la católica, que cambia cada vez que cambia el obispo de Roma, Francisco el argentino no termina de poner orden en el rebaño sagrado. ¡Ojalá capen a todos los Macieles!

Todo cambia constantemente, hago votos por que cambie el culto a la personalidad de los gobernantes, cosa difícil, pero al menos que sepan que hay personas que no estamos de acuerdo con tanto incienso quemado en los altares de la patria, se deben dar cuenta de que miles y miles de ciudadanos ya no vivimos engañados y vemos con ese sentimiento, entre la tristeza y el coraje, cómo se despachan con la cuchara grande y cómo se castiga el peculado con un Padre Nuestro y una Ave María. Con el dinero embolsado se dan la gran vida, cuando sabemos sus modestos orígenes.

Con el fragor de las campañas políticas están resucitando personajes tocados por la mano de los candidatos, pero al fin cadáveres resucitados, tienen el tufo de la corrupción, cuyo aroma no se quitarán nunca, como tampoco se quitarán los del Michoacanazo la sospecha.

Casi es la Semana Santa, en torno a ella se hacen fiestas y más fiestas, se convoca a las multitudes a los Viacrucis, a tianguis artesanales y eventos turísticos. Los balnearios a tope, corre el licor y la música a todo lo que da. El Nazareno sigue en sus rituales recordado por su feligresía; el poeta ariense Abraham El Jiriji señala con tino: “¿En dónde estás Jesús? A cientos de años que aquella sangre tuya nazareno, fue vertida en el Gólgota pagando daños y ruindades sin fin de hechor ajeno”.

La fiesta continúa, las nuevas generaciones no tienen cielo ni tierra, el mundo, se les ha hecho saber, es una aldea global y es de ellos, viven como si el tiempo no pasara, como si la juventud fuera eterna, esperemos que no se den cuenta tarde de la realidad y de que las costumbres ancestrales, si no se practican, como la juventud, se van para no volver.
La vida perdurable y eterna del mundo venidero, a partir del día del juicio, está tan lejana como la estrella más lejana del universo infinito.

Hoy y aquí seguimos en el mismo lugar y con la misma gente, con los mismos apaches danzando, con las mismas mojigangas, con los mismos ojos contemplando el carrusel humano. Desde la nube se ve la patria ardiendo se descubren escombros, se ven el ocaso y la aurora como una sola verdad, se ve la realidad y la ficción en su entelequia, se ve el problema político que derivará necesariamente de la decisión política el próximo 8 de julio.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Carta Abierta

El combate

Pensar sin destruir

El Carrusel

La victoria revolucionaria

Río de estrellas

El baile del perrito

Juego de espejos

Las frutas

El águila

El pobrecito

Los pedazos

El despertar perpetuo

El establo

El Mando Único

Las verdades ocultas

La quemazón

El pájaro

El sol de la mañana

La catrina

Nuestra cultura

El abismo

Recuerdos a la luz de la luna

El ensueño

El castillo

¡Viva la farsa!

¡Viva la farsa!

Los espejos

A los pobres

¿Dónde estás, confianza?

El reverso del júbilo

¿Dónde está la Patria?

Auditoría forense

El Manos

La nada

El caballo de Atila

En manos de 113

Reina por una noche

Día del padre

Para que no se olvide

La manzana

Los pasos perdidos

El atole con el dedo

Foco rojo

La organización

Mayo florido

¿Cómo quieres que te quiera?

Nada ha cambiado

Las conciencias

La primavera

La ilusión

A nadie le importa

Pan y circo

El buey

Los rostros verdaderos

Los mercaderes

Las palabras

¡Viva la farsa!

Las manos temblorosas

El corral de la patria

Los mansos corderos

Las pedradas a la luna

Un abrazo amoroso

¡Viva mi desgracia!

¡Aquí nadie se raja!

La leve sonrisa

Desarrollo con justicia social

El rapazuelo triste

El cambio de Michoacán

El arca de Noé

Día de Muertos

Dialéctica social

La luna de octubre

En el desierto

¿Entierro o incineración?

Derroche de optimismo

El elefante

Los atenazados

La tetilla izquierda

Hasta el copete

Los cuervos

Las nubes

La imaginación

El último recurso

El principio y el fin

Las calenturas ajenas

Un nuevo país

¡Esta es su casa!

Nacionalismo como alternativa

La inquisición

Sin remedio

La última palabra

Bajo el palio

Los miserables

El tañer de la campana

La libertad del llano y la historia mentirosa

A 400 años, recordando a Cervantes

Los buenos deseos

El Caos

¡Soñemos muchachos!

Eternamente agradecidos

El nuevo evangelio

¿Por dónde comenzamos?

Entre el llanto y la risa

Los cascabeles

Los factores del poder

Desde el corazón

La espiga solitaria

El galope despiadado

La tierra de nadie

La catástrofe

El manantial

Carta a los Santos Reyes

Amor y odio

¡Feliz Navidad!

Los ojos cerrados

El enigma

El granito de arena

Los elegidos

El cariño y el rigor

Una canción desesperada

El disentimiento

El abrazo amoroso

La reencarnación

Ramón Méndez

La rebanada de pastel

El gallo muerto

El soñador

¡Viva la libertad!

El cuarto vacío

El primer día

A mi manera

El ocaso

La farsa

Aquí no hay quien piense distinto

La Luna de queso

¡Arriba Apatzingán!

Las fumarolas

Los “vurros”

El tesoro

El único camino

Los dioses vivientes

Compañeros nicolaitas

El día de la verdad

Nota de viaje

La vaca sin leche

Nosotros mismos

Nosotros mismos

¡Desde arriba, hasta abajo!

La locura