Hugo Rangel Vargas
Opinión
El único que se divierte
Viernes 6 de Abril de 2018
A- A A+

Andrés Manuel López Obrador.
Andrés Manuel López Obrador.
(Foto: TAVO)

Han iniciado las campañas electorales y las tendencias electorales de antes de su arranque prevalecen. Andrés Manuel López Obrador es el claro puntero en las preferencias ciudadanas y lejos de reducirse el margen que le separa de Ricardo Anaya y de José Antonio Meade, este parece acrecentarse.

El panista y el priista pagan cara la factura de la novatez de ser este su primer proceso electoral como candidatos a una posición de mayoría. El discurso de ambos y sus estrategias de posicionamiento no han logrado colocar en el espectro del consciente social una sola idea propia, una imagen, o una emoción capaz de revertir su situación desventajosa frente al electorado.

Lejos de ello, Meade y Anaya centran sus estrategias en la descalificación al tabasqueño a través de interpósitos medios de asedio que poco impactan en la opinión pública. La invocación del miedo y del temor no logra calar en un electorado que esta inmune a estos sentimientos como producto de un hartazgo de las desviaciones y corruptelas del actual régimen.

El abanderado de la coalición Juntos Haremos Historia sigue anotándose aciertos en el terreno de la memoria inmediata de los mexicanos. Frases como “ni Obama”, “frijol con gorgojo”, “amor y paz”, o anécdotas como la espera del submarino ruso en las costas de Veracruz permanecen en la recordación de un electorado que registra pocos atinos de parte de los candidatos de las otras opciones políticas.

Esta clara ventaja ha permitido al ex jefe de gobierno capitalino enfocar parte de sus baterías en la batalla por el Congreso. Sabe que su proyecto de país pasa en buena medida por una correlación de fuerzas favorables al interior de la cámara de diputados y de senadores, y por ello intenta transferir su bono de popularidad a sus candidatos a legisladores. El tiempo dirá si esto fue posible o si pesaron más los errores en la designación de abanderados a estos espacios, pero por lo pronto este es un lujo que no puede darse ni Anaya ni Meade.

Entretenidos en una reyerta de acusaciones de corrupción, intentando desmarcarse de los desaciertos que ha significado la colaboración de ambos políticos con la administración de Enrique Peña Nieto; los candidatos del PRI y del PAN disputan el segundo lugar para ver si así pueden granjearse en la recta final de la contienda el voto útil de las animadversiones que despierta el tabasqueño.

Pero las condiciones y el ánimo social parecen romper cualquier molde o modelo pre elaborado en los cuartos de guerra tradicionales de los estrategas panistas y priistas. Un partido emergente, con una estructura institucional endeble, un candidato que rebasa los sesenta años de edad y que construye su discurso con alegorías elaboradas a partir de una retórica popular; podrían imponerse a los partidos más añejos del país, conquistar el voto de los jóvenes y además hacer una campaña exitosa que conquiste la mayoría del electorado.

Sí, el único aspirante presidencial que parece llevarse las cosas con calma es Andrés Manuel López Obrador. El peje, pero no lagarto; se da gustillos como recetar medicamentos al presidente de la república, mientras sus adversarios hacen rabietas intentando alcanzarle en las preferencias electorales.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto

Sin lugar a duda… los Calderón

Hipólito Mora: libertad sin justicia

BRICS: ¿El principio del fin de una hegemonía?

Aplausos desaparecidos

¿Estado laico?

Michoacán: Las cartas están echadas

…Y no te volverán a aplaudir

El legado de Castillo