Jerjes Aguirre Avellaneda
¡Para el debate por Michoacán!
Relevos en la CNC michoacana
Viernes 6 de Mayo de 2016
A- A A+

En días pasados fue elegido como nuevo dirigente de la CNC en Michoacán Jesús Luna Morales, como acontecimiento significativo para el movimiento campesino michoacano, disperso y sin claridad sobre los objetivos de sus luchas, en un contexto en el que el mercado se ha globalizado y los problemas del campo son esencialmente diferentes a los del pasado.

Habrá que recordar, conviene recordar, que las grandes transformaciones rurales de México en los últimos 100 años están relacionadas con la Confederación Nacional Campesina: Reforma Agraria, destrucción del latifundio y surgimiento de una estructura agraria con predominio de la propiedad social representada por el ejido y la comunidad, junto a los procesos de capitalización, elevación de la productividad, ingreso y calidad de vida de la población del campo, entre otros hechos.

Fue esta organización campesina la que permitió adoptar la “vía campesina” en la etapa de los grandes cambios promovidos por la Revolución Mexicana. No puede olvidarse que hasta el periodo presidencial del general Cárdenas, el énfasis estuvo puesto en la modernización de los latifundios de acuerdo con la concepción de Luis Cabrera, garantizando la disponibilidad de fuerza de trabajo por medio del “peón con parcela”.

Hasta la Presidencia de Lázaro Cárdenas predominó lo que se conoce como “vía junker” de los cambios rurales.
Con el general Cárdenas en la Presidencia fue distinto, con el reparto masivo de tierras, la asistencia técnica, el crédito, la organización y los apoyos para la comercialización final, hicieron a los campesinos los responsables principales del desarrollo y factor esencial en las relaciones de poder rural, representado simbólicamente por el campesino portando un rifle máuser que le había sido entregado para defenderse del terror contrarrevolucionario terrateniente. La “vía campesina” parecía consumada.

Habrá que recordar, conviene recordar, que las grandes transformaciones rurales de México en los últimos 100 años están relacionadas con la Confederación Nacional Campesina.
Habrá que recordar, conviene recordar, que las grandes transformaciones rurales de México en los últimos 100 años están relacionadas con la Confederación Nacional Campesina.
(Foto: Cambio de Michoacán)

Por otra parte, para proteger y desarrollar el modelo revolucionario en el campo, el 28 de agosto de 1938 fue construida la Confederación Nacional Campesina como organización política de los campesinos, con tierra o solicitantes de ella y que, al integrarse como uno de los sectores del Partido de la Revolución Mexicana fundado meses antes, adoptaba sus principios ideológicos, consistentes, entre otros, en “la preparación del pueblo para la implantación de una democracia de trabajadores y para llegar al régimen socialista”.

La fundación de la CNC significó el punto culminante de la “vía campesina” mexicana. Lo que ocurrió después fueron los cambios en sentido contrario, continuos hasta alcanzar el establecimiento de un modelo distinto, que confía en los individuos en lugar de las organizaciones, así como en los incentivos de máxima ganancia como principio básico de un sistema de mercado, a la vez que se adoptaron nuevas capacidades de poder y se reacomodaron las instancias del Estado, mediante la cancelación radical de la estructura institucional de apoyo al campo con finalidades de justicia social. Marte R. Gómez dijo en 1946, en el Aniversario de la CNC, en su condición de secretario de Agricultura, que después del latifundio lo que importaba era lanzarse resueltamente por el camino de la “revolución agrícola”.

Todo ha cambiado en los últimos 50 años, incluyendo la existencia misma del campesinado y su cultura, de lo que pudo llamarse “sociedad folk” o el mundo caracterizado por la imagen del “bien limitado” que rápidamente se ha extinguido, para transitar de la subsistencia directa, donde el productor tiene como objetivo la atención de las necesidades de su familia, hacia la subsistencia indirecta, donde la satisfacción de las necesidades elementales pasa inevitablemente por un intermediario que se llama mercado.

Ahora todos los campesinos e indígenas están vinculados a la dinámica de la economía de mercado, produciendo bienes y servicios para consumidores que no conocen y que convertidos en compradores, habrán de pagarles con dinero con el cual los productores tendrán que pagar a su vez los satisfactores que permiten la reproducción de la existencia. En este esquema, el campesino se transforma en productor de mercancías y por tanto, sus problemas ya no corresponden al campesinado, sino al productor que ofrece mercancías.

En estas condiciones, el adversario ya no es solamente el terrateniente acaparador de tierras, sino las dificultades impersonales de costos, beneficios, productividad, innovación, competitividad, monopolios, insumos, crédito, transportes y precios, entre otros factores. Los campesinos, ahora productores mercantiles, tienen que actuar para convertirse en productores exitosos, no porque hayan dominado al mercado, sino porque supieron aprovecharlo. Consecuentemente, las diferencias entre una organización campesina y una organización de productores es fundamental.

Por eso es importante para los cenecistas el relevo de su dirigencia estatal, en tanto puede tratarse de una oportunidad no sólo para renovar liderazgos, sino para replantear sus estrategias de acción al servicio de sus agremiados, de acuerdo con las circunstancias y condiciones del presente, incluyendo sus amplios y variados requerimientos económicos, sociales y políticos.
Identificar las prioridades del campo michoacano es un requisito básico, como fundamento de todo lo que pudiera planearse. ¿Qué hacer respecto de los recursos naturales, en particular el suelo y el agua, en permanente erosión y agotamiento?, ¿qué hacer respecto del ejido y la comunidad para su defensa o abandono a su propia suerte?, ¿qué hacer ante la creciente y sostenida proletarización rural que hace ostensible la problemática de los jornaleros agrícolas?, ¿qué hacer con la incesante feminización del empleo y el desencanto de los jóvenes con el trabajo sobre la tierra que limita los relevos generacionales?

El pequeño productor, ejidatario, comunero o propietario particular, escasamente comprendido en su realidad y minifundio, con beneficios marginales de las políticas y programas públicos, asilados de las cadenas productivas, sin acceso a los insumos productivos y servicios técnicos, representa, habrá que subrayarlo, el reto fundamental para una organización campesina como la CNC michoacana. Aparte están sus dificultades internas en un contexto de dispersión y pulverización de las organizaciones campesinas estatales, siguiendo la mecánica de las organizaciones nacionales.

Es, entonces, un reto enorme el que tiene la CNC y su nueva dirigencia en el corto, mediano y largo plazo. Como la realidad cambia, las organizaciones también tienen que cambiar. Ninguna organización es independiente de los hechos cambiantes que la obligan a cambiar también. Organización que no cambia se muere inevitablemente y lo peor, con agonía.

Por eso los relevos en la dirigencia de la CNC tendrían que convertirse en la oportunidad para cambiar con los problemas del campo michoacano, encontrando soluciones nuevas, creativas, adecuadas y viables a los desafíos que en todas partes impone la sociedad de mercado.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El inicio de una nueva historia

¿Podrá transformarse el PRI?

Lo viejo y lo nuevo en la democracia mexicana

Recordando a Carlos Marx

Candidatos: entre lo pequeño y lo grande

La nueva realidad migratoria

¿Alguien recuerda a los jornaleros agrícolas?

Elecciones y necesidades de cambio

El futuro que queremos que suceda

Corrupción, discrecionalidad, gabinetes

Política: la convicción contra la creencia

Meade y los nuevos tiempos del PRI

Morena, “el peligro para México” y el proyecto de nación

¡El grito desesperado de la ideología!

En el año que comienza, tiempos para cambiar

Enajenación, ciudadanos y política

Fenómenos nuevos en la democracia mexicana

Clase política y elecciones

Diferencias sociales y elecciones

Las ideas y los intelectuales en la política

Hacia una tipología de candidatos

¿Todo para el mercado o todo para el Estado?

Los mexicanos: ¿por qué luchar?

Las Zonas Economicas Especiales y el desarrollo regional

En política: los jefes y los líderes

¿Por cuál camino: derecha o izquierda?

Pobreza estructural, el tener y el hacer

En marcha, Frente Amplio Democrático… ¿contra quién?

Cuando gana el PRI, ¿gana México?

La globalización en crisis

Reflexiones sobre México y el mundo

¡El Balsas se seca, la población también!

Democracia y cultura

¿Frente anti PRI o anti López Orador?

Resolver los problemas de fondo

Las ZEE y el corredor de pobreza Michoacán-Chiapas

La fuerza histórica de la comunidad indígena

Gobernadores ladrones

Efervescencia y preparativos políticos

Zapata, ¿individuo o comunidad?

Algunas referencias de la izquierda mexicana

¿Hay todavia izquierdas y derechas?

La lectura de las realidades políticas

México, el vacío de liderazgos

¿Oponer el sueño mexicano al sueño americano?

¡Para el debate por Michoacán!

Acelerando los tiempos políticos

En memoria del doctor Robles Garnica

Sin titubeos, la ZEE de Lázaro Cárdenas debe establecerse

En 2017: la difícil construcción del futuro

Corrupción y legitimidad política

Profesionistas: “Ciencia y tecnología para una patria libre”

En su aniversario: Revolución muerta, principios vivos

Ante el fenómeno Trump, lo necesario y a tiempo

¡Para el debate por Michoacán!

¿Todavía sirven los líderes?

Hacia el Centenario de la Constitución

Morelos: el pasado desde el presente

Presupuesto, austeridad y confianza

El Informe: lo dicho y lo no dicho

En la unidad de la izquierda, ¿cuál proyecto?

Violencia estructural, soluciones estructurales

Plan de Desarrollo, intenciones y realidad

CNC michoacana: renovación de liderazgos

En busca de la equidad

Migración michoacana, entre la forma y el fondo

¡Como son los candidatos es la democracia!

¿Se puede reformar la cultura?

(¿) Demostrar que el PRI está de pie (?)

La ZEE de Lázaro Cárdenas: enfoque regional y desarrollo territorial

En estos tiempos: ¿desarrollo o decadencia democrática?

La ZEE de Lázaro Cárdenas: el desarrollo compartido

Los modelos de análisis político y 2018

La ZEE de Lázaro Cárdenas: entre la idea y la realidad posible

Repensar la cultura y el desarrollo

Entre la demagogia, los medios y la insatisfacción democrática

Creencias y cambio de creencias

Lázaro Cárdenas: De Sicartsa a Zona Económica Especial

Relevos en la CNC michoacana

La clase empresarial michoacana

Aniversario: el modelo zapatista de lucha

Silva Tejeda: ¿Nuevo líder, nuevo PRI?

¡Para el Debate por Michoacán!

Desocupación y empleos emergentes

Remesas y problema migrante

Para entender la sociedad: ¿Sirve la teoría?

Absurdos sin corrección del campo michoacano

El Papa, los problemas y las soluciones

El ejido: Entre la ignorancia y la mala fe (Cuarta parte)

El ejido: el más grande despojo de la historia (Tercera parte)

El campo michoacano: Diez temas pendientes Segunda parte

Lo hecho y no hecho en el campo michoacano (primera parte)

Lo nuevo en el campo michoacano

Gobierno, presupuesto y política

Poder, plan, desarrollo y modelo

Foros de Consulta y Plan de Desarrollo

La costumbre de vivir con violencia

Revolución Mexicana hoy, frustraciones y hartazgos

Las Truchas, frustraciones y posibilidades

Belisario Domínguez ennobleció a la patria

Plan de Desarrollo, método y compromiso

Año difícil: presupuesto 2016

Zonas Económicas Especiales y regiones pobres de Michoacán

El nuevo comienzo, sólo con pueblo y gobierno

¿Es posible un gobierno sin mitos?

El reto de organizar al pequeño productor rural

Secretaría para la ciencia y la tecnología

Nueva administración para nuevo gobierno

Nuevas visiones para los nuevos ayuntamientos

Por un equipo de gobierno sin vicios y con rumbo

En el PRI, ¿sólo cambio de dirigentes?

La pobreza, organización y nueva cultura

La pobreza y sus retos, ¿es lo mismo explicar que medir la pobreza?

Cuba-Estados Unidos; una nueva historia

Los michoacanos, principio y fin del desarrollo

¿Es posible un programa del nuevo gobierno?

¿Organización política y candidaturas independientes?

¿Las mayorías nunca se equivocan?

La Tierra Caliente de Huetamo

Darle rumbo al campo

Replanteando estrategias: Michoacán y sus regiones

Los debates y la cultura política

Algunos de los muchos pendientes

Campañas: agotamiento de los viejos proselitismos

El vacío de liderazgos

Elecciones 2015: ¿para creer en la democracia?

¡Para el debate por Michoacán!