Hugo Rangel Vargas
Todo sucede en Michoacán
Viernes 13 de Abril de 2018
A- A A+

En territorio michoacano se han escrito capítulos de la historia del país caracterizados por la encarnizada confrontación entre diversos grupos. La lucha que está ocurriendo a nivel nacional y que tiene citados en el 1º de julio de este año a intereses y proyectos antagónicos, se despliega en esta entidad de la República con matices interesantes.

Y es que en Michoacán, tierra donde tuvo su origen el movimiento democrático de 1988 y en consecuencia el Partido de la Revolución Democrática, una reminiscencia de este instituto político pelea palmo a palmo su sobrevivencia de la mano de quien podría ser el único gobernador que sobreviva de esa filiación política una vez que concluya el proceso electoral.

En el estado cunde la inseguridad y sigue cobrando víctimas, entre ellas la de la designada candidata del Partido Verde a la diputación local por Múgica
En el estado cunde la inseguridad y sigue cobrando víctimas, entre ellas la de la designada candidata del Partido Verde a la diputación local por Múgica
(Foto: Especial)



Con un tufo que se confunde entre plutocracia y nepotismo, la operación política del gobernador michoacano, Aureoles Conejo, parece tener como meta asumir el control de los restos del PRD y administrar la franquicia que fue tan útil al panismo para hacerse de varias gubernaturas en un par de años, aún a costa de la inmolación de su socio electoral, el partido aurinegro.

Por doquier, la mano del grupo perredista hegemónico en Michoacán deja los rastros de una lógica que se reduce a la preservación del poder como fin fundamental. Desde la designación de dos de los hermanos del gobernador como candidatos, uno de ellos a alcalde y otro a senador de la República, pasando por la bravucona amenaza del dirigente perredista en la entidad al alcalde de Pátzcuaro, quien ha abandonado las filas del sol azteca; todas ellas son las hebras de un hilo de Ariadna que nos conduce al resurgimiento de mecanismos de relación del poder con los partidos políticos que creíamos propios de la época jurásica del priismo.
Sí, para administrar los restos del PRD, el gobernador michoacano parece confiar únicamente en su familia y en sus más cercanos, y por ello perfila como su sucesor a su hermano, Antonio García Conejo, en favor de quien desplegó una fuerte operación política para poder allegarle la nominación al Senado, tal como lo ha revelado el panista Marko Cortés, quien ha dicho: “Con absoluta generosidad hablé con el gobernador del estado y le dije: ‘Lo importante en esto es ponernos de acuerdo, si para ponernos de acuerdo yo debo claudicar a mi intención de ser candidato a senador, yo estoy dispuesto’”.


Las exhibiciones de prepotencia llegan también al lenguaje de esta casta dominante. Ahí, en Michoacán, el líder perredista estatal, Martín García Avilés, utilizó una forma poco ortodoxa y discriminatoria para referirse al alcalde de Pátzcuaro y ex dirigente del PRD, Víctor Báez, a quien lo calificó de “chacha regañada” ante el desdén que el patzcuarense le hizo a la candidatura que le entregaban para poder reelegirse, condicionada, sin embargo, a una serie de cuotas que tendría que ceder a los intereses de los mandamases del sol azteca.

Mientras el grupo en el gobierno despliega sus “habilidades” políticas, en el estado cunde la inseguridad y sigue cobrando víctimas, entre ellas la de la designada candidata del Partido Verde a la diputación local por Múgica, una joven abogada a quien las autoridades no acatan a explicar su asesinato entre hipótesis que van desde el crimen pasional hasta el feminicidio.

El día de los comicios se acerca y entre tanto la agenda del grupo gobernante en Michoacán abandona los compromisos que hizo con la sociedad de aquel estado lacerado por la incertidumbre y la inseguridad. Las facturas se cobrarán y el ambiente de crítica y cuestionamiento a la clase política parece propicio para que el ajuste sea en contra de quienes hoy detentan el poder en la histórica tierra del cardenismo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto