Samuel Ponce Morales
Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo
Lunes 16 de Abril de 2018

«Por eso quiero regresar, porque hay un descuido impresionante en muchos rubros, pero más en el rural, que está abandonado»

A- A A+

(primera de dos partes)
Arribó más que puntual a esta casa editorial, de buen talante, apacible, hasta bromeó más de una vez, pero en el momento de la entrevista, Fausto Vallejo Figueroa, candidato a presidente municipal de Morelia por el Partido Encuentro Social, volvió a tomar aires de seriedad, midiendo las preguntas, pero más sus respuestas.

–¿Hay necedad de seguir en la política?
“Esto no es una necedad, es una vocación en la cual podemos aportar, sobre todo en el servicio público; es muy natural que lo hagamos…”.

Fausto Vallejo Figueroa, quien nuevamente es candidato a la alcaldía de Morelia señala que no ha perdido contacto con la población.
Fausto Vallejo Figueroa, quien nuevamente es candidato a la alcaldía de Morelia señala que no ha perdido contacto con la población.
(Foto: Especial)

Y habló que inició en la política cuando tenía 17 años de edad, como dirigente de las juventudes priistas, y cuando 365 días después se convirtió en regidor en el Ayuntamiento de la capital michoacana.

Además, acota, “en particular amo a Morelia, la llevo tatuada”, y deletrea su conocimiento de las 165 comunidades rurales, pero reconoce que no así el total de las 925 colonias y sí las 200 manzanas del Centro Histórico.

Amo a Morelia, la llevo tatuada

Fausto Vallejo

Y es que, en el segundo punto, enfatiza: “No conocía Cuidad Peluche, aunque cuando hablo de ella la gente cree que es una broma; ahí, hacia una barranca, en el sur, se encuentran cerca de mil casas de cartón”.

Fausto Vallejo Figueroa, quien nuevamente es candidato a la alcaldía de Morelia, pero esta vez ya no por el PRI, señala que no ha perdido contacto con la población.

Sin más pregunta de por medio, el ex presidente de la capital michoacana indica que él no ha perdido contacto con diversos sectores de la población moreliana, de los cuales conoce sus problemas y aspiraciones.

“¿Necedad?, no, ¿por qué aspirar nuevamente?, porque puedo hacer más unidades deportivas, más guarderías para madres solteras no asalariadas, más estancias diurnas para adultos mayores…”.

Dice que con un equipo especialista se realiza una serie de importantes proyectos para el municipio de Morelia a presentar el próximo mes de octubre y sean tomados en cuenta en el presupuesto público de 2019.

–Usted dice que va presentar proyectos en octubre, ¿cuántos?
“Vamos a ver cuántos terminamos”

–Más allá de que gane o no gane, ¿cómo los va a presentar?
“Ahí van a estar, por supuesto, y los presentaremos y entregaremos a la ciudadanía”.

–En octubre, más allá de que gane o no…
“Ahí van a estar…”.

Fausto Vallejo termina diciendo sobre el tema inicial, “si conozco los problemas, si se cómo bajar los recursos federales, sé donde duermen las güilotas, ¿por qué no participar?”.
Fausto Vallejo termina diciendo sobre el tema inicial, “si conozco los problemas, si se cómo bajar los recursos federales, sé donde duermen las güilotas, ¿por qué no participar?”.
(Foto: Especial)



El talón de Aquiles



“Cualquiera dice: el problema más grande es la inseguridad, pero ¿qué se puede hacer?”, externa y de inmediato establece dos vertientes: dignificar los servicios a la gente y ver a los policías como seres humanos.

A la gente, argumenta, se le dignifica con empleo y dotación de los servicios básicos, entre ellos espacios de esparcimiento, y a los policías, mirarlos como jefes de familia y atender sus necesidades.

“Por eso quiero regresar, porque hay un descuido impresionante en muchos rubros, pero más en el rural, que está abandonado: no hay obra en las catorce tenencias y en las 165 comunidades”.

Lamenta que el 90 por ciento de los caminos que impulsó en su última gestión como alcalde, como los de Chiquimitío, Teremendo, Atécuaro y Jesús San Miguel del Monte, “ahora están despedazados”.

Y Fausto Vallejo hasta ya tiene delineados costos de algunas obras, por ejemplo, en el levantamiento de 420 kilómetros de caminos calcula una inversión de 150 millones de pesos.

También habla del costo de 250 millones de pesos para la ampliación y modernización del alumbrado público, que desde la pasada administración se trató de privatizarlo, y desde entonces ha sido descuidado.

“Hasta ahora se añade que en estos tiempos electorales hay siete millones de pesos para invertir en el alumbrado público, pero no van a servir para nada, repito, se requieren 250 millones”.

Entonces, termina diciendo sobre el tema inicial, “si conozco los problemas, si se cómo bajar los recursos federales, sé donde duermen las güilotas, ¿por qué no participar?”.

Fausto Vallejo Figueroa - La Entrevista

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Encesta Michoacán y desafía a EU

El juego por el fiscal general

Morelia, el temor con Morón

Catapulta

TEEM, tiempo, tiempo…

La lucha de Cherán en letras

La prisa de los diputados locales

PRI, más que el PRD…

Morena, los ante precandidatos

AMLO, líneas gubernamentales

UMSNH, elecciones 2018

De trompetas y Trump-Etillas

Taretan

El debate anunciado

Morena, candidato de armas

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista

PRD, escupir para arriba

Salud, escupir hacia arriba

Un intento de debate senatorial

Fausto, con todo

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia

Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo

“No quiero saber nada del PRI”: Fausto

Maribel, focos rojos intempestivos

CNTE, ni a Zapata

Juntos hubiesen hecho historia

Gobernabilidad, independientes sin lugar

Campañas pálidas

Judicial, el otro poder…

De coaliciones y candidaturas comunes

Vuelta a la hoja del “matón”

¿El Loco Mireles?

Galimatías del PRI en Morelia

Violencia, esa percepción

Viene la guerra sucia

Cemide, sin tregua

¿Y los golpes financieros al crimen?

SPUM, el otro nepotismo

El plantón del IEM

Relevos en el gabinete, sin problemas: Gobernador

Tiripetío, carne de cañón

AMLO, cobijo al viejo PRI

Opera CJNG en Michoacán a través de franquicias

Orden en huertas de aguacate; no contra la producción sí contra del caos: Silvano

Mujeres en la política

Vandalismo partidista

Sobre los diputados chapulines

UMSNH, alerta roja

La perversión de los ex autodefensas

De polos a polos

El cinismo de Pichardo

El dilema del alcalde moreliano

En defensa del alcalde

Alfonso Martínez, arriba

El llamado del aplacado Silvano

Meade en Michoacán

PRD, hasta las de la casa

PRI, golpe al estilo castillista

Quién en la política interior

Marko, actitudes porriles

Independientes, la exclusión

Torres Piña vs García Conejo

Fausto, contracorriente

STJE, el amago sindical

La Conspiración

CNTE, las cifras que dicen más que las marchas

Un Vallejo contra Felipe Calderón

Yankel, el primero

CNTE, la lucha en redes

El Mosh

Un acuerdo incompleto

De Ostula a Paracho

El ocaso de Manuel Guillén

CNTE, métodos obsoletos

Sin vergüenza ante la Copecol

PRI en Michoacán, la lucha interna

“Si no se la comen, se la llevan…”

CNTE, bonos de qué, por qué…

El regreso de Fausto

Michoacán 2017, en finanzas el atorón

PRI, la lucha por Morelia

De Cristóbal a Godoy, pasando por Morón

PRD, la disputa por el Senado

UMSNH y el humo blanco

Morelia independiente

Congreso, reponer proceso

Las claves de la Ley de Seguridad Interior

Seguridad, hablar por hablar…

SPUM, la nomenclatura ataca

UMSNH, auditoría forense

Cabildo de Morelia, bajo la lupa

El reto del IEM, una App funcional

AMLO en tierras michoacanas

Michoacán, nadie con Meade

INE, menos recursos

Relatoría silvanista de un viaje a China

El Balsas, el otro bastión del crimen

STJE, la intromisión del Legislativo

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo

PRI, por la joya de la corona

El STASPE, rehén de la CNTE

PRD, entre la limpia y la purga

Noche de Muertos, tradición y tecnología digital

Rumbo a 2018

Fiscal Anticorrupción, los sin padrinos

La gira en Estados Unidos

Universidades en crisis

El Frente, estocada a Morena y al PRI

Altozano

Protección a periodistas

De las autodefensas de Castillo a los “sicarios” de la Cocotra

¿Por qué a El Colegio de Michoacán?

El segundo hombre

Los cambios en el gabinete

El ABC de las candidaturas independientes

Cocoa, de la noche a la mañana

Descuidos de alcaldes

Ricardo Anaya, un peligro para el Frente

Pasalagua, tambores de guerra

Uriel López, independiente

Crimen en Altozano

Reaparecen los independientes

El manoseado puerto LC

Contra el IIFEEM

Congreso, el inesperado frente

Silvano, a buen entendedor…

IEM, los nuevos perfiles

El mensaje del gobernador

Michoacán, sismo tras sismo