Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Arbitrariedad e ilegalidad
Miércoles 18 de Abril de 2018
A- A A+

Las instituciones mexicanas, aquellas defendidas a capa y espada por medios y jilguerillos profesionales del chayote, muestran nítidamente su corrosión y colapso por el uso ilegal y faccioso del gobierno y las oligarquías políticas y económicas. Hace unos meses fue la PGR, ahora es el TEPJF, que tomó una decisión arbitraria que legaliza lo ilegal.

El jueves 12 de abril, los magistrados que fallaron en favor de incluir en la boleta electoral al tramposo Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco; realizaron una “conferencia de prensa” para justificar su soberbia, aderezada de insultantes salarios y demás privilegios, culpando al INE, organismo electoral que tampoco garantiza la legalidad.

La impuesta inclusión de Jaime Rodríguez Calderón, El Bronco, en la boleta electoral de los presidenciables, resume, sin ambages, el desaseo e ilegalidad de una candidatura que fue excluida por evidentes trampas y corruptelas. Resolución aplaudida por José Antonio Meade, quien revalidó su amistad con los tramposos y sus corruptelas.

No es increíble la postura de Meade, defendida por sus jilguerillos, pero es evidente que favorece el uso ilegal y fraudulento de las instituciones. La podrición de las instancias del Estado mexicano está amparada por el PRI-gobierno y su candidato, a pesar de que todos saben que El Bronco realizó acciones que rayan en lo delincuencial.

Arbitrariedad e ilegalidad.
Arbitrariedad e ilegalidad.
(Foto: TAVO)

El INE acata la resolución garantista, aprobada por mayoría, no por unanimidad, pero que ignora las trampas e ilegalidades a las que recurrió el personaje para hacerse de una fraudulenta candidatura. Antes de ponerlo en la boleta, la FEPADE debería hacer lo conducente a partir de la denuncia del INE, pero se sabe que no sucederá nada.

La afirmación del candidato del PRI-gobierno, celebrando la inclusión del personaje en la boleta electoral, es simple complicidad y apoyo a la impunidad, corrupción e ilegalidad. Su alegato en contra de AMLO sobre el supuesto desprecio del candidato de Morena contra las instituciones cae por su propio peso. Meade es amigo de tramposos y corruptos.

Con la resolución del TEPJF, encaminada desde las cloacas de las oligarquías políticas y económicas, no se abona a una elección en paz, se atiza la división social. La violencia del Estado mexicano tiene permiso. Las instancias que deben dar certeza y garantizar un proceso electoral legítimo, sin dudas políticas y legales, erosionan al país.

La resolución “garantista” violenta la normalidad democrática, golpeada también por la violencia delincuencial. Entre septiembre de 2017 y abril de 2018 se registraron 173 agresiones contra políticos, 78 fueron asesinados. En 80 por ciento de los casos aparece el crimen organizado como ejecutor en 29 entidades del país (La Jornada, 04/12/2018).

Si bien las decisiones de las autoridades electorales no están directamente vinculadas a las diferentes formas de violencia (política, electoral, delincuencial), la arbitrariedad y la legalización de lo ilegal abonan al contexto de violencia. Es obvio que El Bronco va en la boleta como golpeador, visto el fracaso total de Meade, no como candidato.

En las últimas encuestas AMLO sigue a la cabeza, mientras los antes tres principales golpeadores (Meade, Anaya, Margarita Zavala) se siguen rezagando. Por eso es explicable el entusiasmo del empresario Lorenzo Zambrano, quien afirmó que El Bronco le restaría de dos a tres puntos, pero según la reciente encuesta de SDPnoticias, se los arrebató a Meade.

Obviedades. 1. Como se preveía, la alianza corrupta PRI-PVEM-Panal aprobó la Ley Chayote, desechando groseramente el resolutivo de la SCJN que amparó a Artículo 19, organización que cuestionó y demandó regular el escandaloso gasto gubernamental que al finalizar el sexenio de Enrique Peña Nieto llegará a 40 mil millones de pesos. 2. El choque Carlos Slim-AMLO por el nuevo aeropuerto, sin desperdicio político. El empresario miente al decir que los candidatos “no deben” opinar al respecto, además de montarse en el golpeteo de las oligarquías políticas y económicas contra el puntero. 3. Los obispos se reunieron con el secretario de Gobernación, reunión precedida por el encuentro del obispo de Chilapa con un grupo delincuencial para detener los asesinatos de candidatos, confirmando el peso político y social de la jerarquía eclesiástica, a pesar de los golpes mediáticos de un mediocre funcionario, siguiéndole el silencio gubernamental y, excepto AMLO, los demás candidatos callaron. 4. Dice Meade que él escucha a las víctimas, pero en su carrera tecnocrática en los gobiernos de PAN-PRI jamás hizo nada por los más de 200 mil muertos que se han acumulado en doce años de sangre, terror y corrupción; tampoco dijo nada por los más de 30 mil desaparecidos y más de 150 mil desplazados. 5. La semana pasada, Carmen Aristegui siguió con sus debates, a los que acuden representantes en determinadas áreas y temas de tres de los ahora cinco candidatos presidenciales. Fue evidente el acuerdo PAN-PRI para descalificar, no argumentar, menos rebatir a AMLO. Sus alegatos los resumían en “ocurrencias”, pues la intención es descentrar la agenda política hasta ahora encabezada por el candidato de Morena. 6. Al PVEM, oportunismo, falta de transparencia y escándalos, incluso algunos litigados en tribunales, y otros mediáticamente expuestos, le van bien. Y quienes hoy se han entregado a las artimañas de un partido que no tiene nada de ecologista, menos de verde (la última fue la aprobación de la inconstitucional, depredadora y abusiva Ley de Biodiversidad que PRI-PVEM-Panal impusieron sin tomar en cuenta a la sociedad civil), repiten como merolicos hechos, por ejemplo, contra Cristóbal Arias Solís. 7. Dice Meade que sus recientes spots no son para infundir miedo, sino para contraste, pero la verdad es que su único fin es sembrar pánico y odio entre los votantes y la ciudadanía en general. Su llamado a Antorcha Campesina, grupo paramilitar del PRI, a detener a AMLO, y el episodio de Oaxaca, acusando a AMLO de estar detrás de la CNTE, lo pinta bien como incitador de la violencia. Última: Los dueños del periódico Reforma, atentos al cuchareo encuestador: una supuesta encuesta entre supuestos universitarios da ventaja de 45 por ciento a Ricardo Anaya, a quien pretenden empujar por la estrepitosa caída de José Antonio Meade.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

La agenda del nuevo gobierno

Damnificados y ganadores

La última y nos vamos

Ofensiva desestabilizadora 2

Meade, entre la nada y la violencia de género

Anaya, patético y provocador, Meade, la nada

Verdad y justicia

Apología del delito

Anaya, el mitómano

Las mentiras de Anaya y Meade

Arbitrariedad e ilegalidad

Falsos debates, guerras de odio

¿Competencia o guerra?

Migración México-EU peligros para México (segunda parte)

Peligros para México

Viejas nuevas guerras sucias

Migración México-EU

El tufo de la corrupción y una supuesta superioridad moral

Peligros, encuestas e inseguridad

Un sexenio de sangre y corrupción

(Pre)campañas: viejas marrullerías y politiquería

“Acuerdo” de civilidad, autismo intelectual, redes sociales irritantes, corrupción

Feminicidio, Chihuahua, Iglesia católica, Marichuy, Meade y la corrupción

Chihuahua, “países de mierda”, guerra sucia, berrinche

2017: autoritarismo, violencia y corrupción

Vivir en un país ajeno

Amnistía, perdón, justicia o militarización

Meade: simulación e impunidad

Simulaciones predecibles

Corrupción en México

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados