Sábado 7 de Mayo de 2016
A- A A+

¿Apoyaría usted al crimen organizado? Si se nos hace directamente esta pregunta, estoy seguro de que la gran mayoría de los mexicanos contestaría con un rotundo “no”; es más, esa negación sería sincera, sin discusión y reflejaría el verdadero sentir del entrevistado.

Ahora bien, ¿qué tan cierta sería esa afirmación? Cuestión de repasar algunos datos. Es real que pocos ciudadanos apoyarían, conscientemente, a una estructura criminal, y más si sabemos que tal o cual actividad, aparte de ilícita, es parte de la estructura de una organización criminal. Hasta aquí todo bien. Entonces, ¿por qué el mexicano compra tantísimo producto pirata?
Recordemos, el término “piratería” fue originalmente la acción o actividad que consistía en asaltar los barcos en alta mar o en las costas para robar lo que contienen. En la actualidad, la noción de piratería y lo que entendemos por pirata cambió. Se considera que la piratería consiste en falsificar un producto, comercializando copias ilegales. También puede tratarse de la comercialización (o difusión) no permitida de obras intelectuales, como películas, discos de música, etcétera. “Pirata”, por su parte, es el adjetivo que se le aplica a estas copias.

puede tratarse de la comercialización (o difusión) no permitida de obras intelectuales, como películas, discos de música, etcétera.
puede tratarse de la comercialización (o difusión) no permitida de obras intelectuales, como películas, discos de música, etcétera.
(Foto: Archivo)

Lo más pirateado en nuestro medio es música, películas, software y series; en segundo y tercer lugar se ubican la ropa y calzado, respectivamente.

México, en algunos estudios, ocupa el primer lugar mundial en la venta de piratería. Otros nos colocan en tercer lugar, sólo detrás de Rusia y China. Incomoda compañía, la verdad.

¿Y qué tanto le cuesta a México la piratería? Los fabricantes de bebidas alcohólicas calculan sus pérdidas por vinos piratas en más de 500 millones de dólares al año. Los dueños de industrias textiles, por su parte, se quejan de que el 45 por ciento de la ropa que se vende en el mercado mexicano es pirata, o como le dice, fayuca. O sea, importaciones ilegales que entran al país sin pagar impuestos. Y así le podríamos seguir enumerando datos y cifras.

Según un estudio de la American Chamber, los niveles socioeconómicos bajo, medio y medio alto consumen 95 por ciento de piratería y básicamente son productos relacionados con música, software y películas.

De acuerdo con un estudio de la misma American Chamber, si bien muchos de los entrevistados han declarado consumir mercancías pirata, muestran sin embargo una gran desconfianza hacia otros productos. “Existe un fuerte argumento por parte de los compradores pirata a consumir productos que se ingieran, así que tienen especial cuidado con lo que entra en su cuerpo”.

El estudio revela que los consumidores muestran resistencia a la compra de piratería en medicamentos con un nivel de 71 por ciento; a cigarros y alcohol, con 32 por ciento; a alimentos, con 29 por ciento, y al rubro de telefonía, con 19 por ciento.

Curiosamente (o quizá no tanto), según el estudio de la cámara, los compradores ven la piratería como algo benéfico, principalmente para sus bolsillos, debido a que les permite comprar las cosas más baratas. De hecho, el mexicano no ve la piratería como delito.

Finalmente, ¿de qué tamaño es el impacto de la piratería en la economía de México? Hace unos días la PGR da la cifras, estimadas, de 43 mil millones de pesos, cantidad que equivale a un 34 por ciento del recorte anunciado por la SHCP para este 2016. Un dato: ocho de cada diez películas que se venden en México son piratas.

Piense en ello la próxima vez que vea a alguien comprar un producto pirata y con ello apoyar al crimen organizado.
drvazquez4810@yahoo.com.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia