Alejandro Vázquez Cárdenas
Opinión
Qué hacer después de los 60
Miércoles 18 de Abril de 2018
A- A A+

El siguiente texto es una serie de consejos que circulan en múltiples sitios de Internet, sobre todo en los blogs dedicados a las personas de la llamada “tercera edad” y jubiladas. Reviso varios y no aparece el autor en los sitios investigados. En estos días de ajetreo electoral, cuando las personas están más atareadas y preocupadas que nunca por situaciones políticas, vale la pena distraerse un poco y recordar algunas cosas que revisten interés para todos los que ya vamos de salida.

Transcribo.



“Es hora de usar el dinero que usted ahorró durante toda su vida. Usarlo para usted, no para guardarlo para que lo disfruten los que no conocen el sacrificio de haberlo conseguido, generalmente personas que ni siquiera son de la familia: yernos y nueras. Recuerde que no hay nada más peligroso que un yerno con ideas.

“Cuidado: no es época de inversiones por maravillosas que parezcan, éstas sólo le traerán angustias y esta época es para tener mucha paz y tranquilidad.

“Deje de preocuparse por la situación financiera de hijos y nietos. No se sienta culpable de gastar su dinero en usted mismo. Probablemente usted ya les ofreció lo que fue posible en la infancia y juventud, como una buena educación. Ahora por tanto, la responsabilidad es de ellos.

“Ya no es época de sostener a nadie de su familia. Sea un poco egoísta, mas no usurero. Tenga una vida saludable, sin grandes esfuerzos físicos.
“Compre siempre lo mejor y más fino, al fin y al cabo es para usted.

“Recuerde que en esta época, un objetivo clave es gastarse el dinero en usted, en sus gustos y caprichos.
“Después de muerto, el dinero sólo genera odios y rencores.

“Esté en todo momento limpio, tome un baño diario. Sea vanidoso, frecuente al peluquero, arréglese las uñas, vaya al dermatólogo, al dentista, y use perfumes y cremas con moderación. Ya que ahora usted no es guapísimo, esté por lo menos bien cuidado.

“Nada de ser muy moderno, intente ser clásico. Es triste ver gente mayor con peinados y atuendos hechos para jovencitos.

Tercera edad.
Tercera edad.
(Foto: Cuartoscuro)

“Lea libros y periódicos, oiga radio, vea buenos programas en la televisión, ingrese a Internet, envíe y responda e-mails, llame a los amigos. Manténgase siempre actualizado.

“Respete la opinión de los jóvenes a pesar de que a veces pueden estar equivocados.

“Jamás use la expresión ‘en mis tiempos’ pues su tiempo es hoy.

“No caiga en la tentación de vivir con los hijos o nietos aunque de vez en cuando vaya unos días como invitado.

“Consiga más bien un ama de llaves que le acompañe y colabore con las tareas del hogar y sólo tome esta decisión cuando no dé más o el fin esté bien próximo.

“Hable poco y oiga más pues su vida y su pasado sólo le interesan a usted mismo. Si alguien le pregunta sobre esos asuntos, sea breve y procure hablar de cosas buenas y agradables.

“Jamás se lamente de algo.

“Hable en tono bajo y con cortesía.

“No critique nada, acepte las situaciones tal como son.

“Todo es pasajero.

“Los dolores y las molestias estarán siempre presentes, no las vuelva más problemáticas de lo que son hablando sobre ellas. Trate de minimizarlas. Al final ellas lo afectan solamente a usted y son problemas suyos y de sus médicos.

“No permanezca tan apegado a la religión ahora de viejo, rezando e implorando todo el tiempo como un fanático. Lo bueno es que en breve podrá hacer sus pedidos personalmente.

“Ría, ría mucho, ría de todo, usted es un suertudo, usted ha tenido una vida, una larga vida y la muerte será solamente una nueva etapa incierta, así como fue incierta toda su vida.

“Si alguien le dice que ahora usted no hace nada de importancia, no se preocupe.

“Lo más importante ya fue hecho: usted y su historia, buena o mala, ya sucedió”.

Interesantes conceptos.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?

Telebasura, nuestra realidad

Mexico, el miedo, la ignorancia y la CNTE

Los famosos y la guerra

Michoacán ha votado

Incompetencia, miedo o complicidad

Elecciones al estilo de Cuba