Viernes 20 de Abril de 2018
A- A A+

Erradicar la pobreza no es un acto de caridad, es un acto de justicia.

Nelson Mandela.


Las formas de ganarlos son diversas, desde la venta de periódicos, dulces, bebidas, juguetes y un largo etcétera, pasando por los artistas callejeros, los cuales hacen malabares, bailan, tragan fuego, entre otras cosas, hasta llegar a los comúnmente llamados limpiaparabrisas. Bueno, estoy olvidando a los que de plano sólo piden, sin ofrecer nada a cambio, más que lástima.

Artistas callejeros, los cuales hacen malabares, bailan, tragan fuego, entre otras cosas, hasta llegar a los comúnmente llamados limpiaparabrisas
Artistas callejeros, los cuales hacen malabares, bailan, tragan fuego, entre otras cosas, hasta llegar a los comúnmente llamados limpiaparabrisas
(Foto: Cambio de Michoacán)


En términos normativos en nuestra capital, todo ese submundo informal es clasificado como infractor de la misma manera, ya que el artículo 7, en su fracción III del Reglamento de Orden y Justicia Cívica para el Municipio de Morelia, prohíbe ejercer la mendicidad o alguna actividad en la que se solicite retribución económica en la vía pública sin la autorización respectiva, pudiéndose castigar a quienes incurran en esas conductas con pago de multa o arresto de hasta 36 horas. Hasta donde sé, no existe autorización alguna para ser limpiaparabrisas, artista callejero o vendedor ambulante de semáforo.

Ahora bien, como dije, jurídicamente se hecha en un mismo saco a todos los integrantes del hábitat comercial semaforil; sin embargo, la realidad es otra porque el trato dado y el cumplimiento de la norma no es igual, principalmente porque la percepción ciudadana es distinta respecto del limpiaparabrisas que del resto de la horda informal, ya que sólo ellos generan sensación de inseguridad, o inseguridad real.

La molestia ciudadana contra los limpiaparabrisas parte de dos bases: la primera, desde la agresividad percibida al recibir un servicio que puedes, o no, querer, que por consiguiente te lleva al dilema de no dar gratificación alguna, o darla a regañadientes, más por una sensación de lástima, mezclada con remordimientos, que por el servicio recibido, aunque fuera a producto de gallina, como dirían en mi pueblo. La segunda causa de agravio deviene de la idea generalizada, con amplio sustento, de que la mayoría de quienes realizan esta actividad lo hacen bajo los efectos de drogas, lo que te hace sentir vulnerable y en peligro, algunas veces real.

Estas bases son las que generan el repudio social mayoritario de esta actividad comercial informal. Ahora bien, abordando el problema desde un punto de vista normativo y de percepción, la solución es sencilla: cero tolerancia y punto. Pero, y es un gran pero, estamos dejando de considerar la problemática desde dos causas fundamentales: la falta de empleo y la drogadicción como tema de salud y no de seguridad pública. Por tanto, de no considerar los diversos factores, corremos el riesgo de asumir una postura frívola y hasta insensible.

Por otra parte, deben saber que las ganancias en un mal día para un limpiaparabrisas son unos 250 pesos aproximadamente, o sea, tres salarios mínimos, y en un día bueno hasta 400 pesos o más; échenle lápiz.
Los menos ocupan estos bastante decentes aunque informales ingresos para mantener a sus numerosas familias (la planificación familiar es otro gran problema de un amplio sector social de nuestros país, sobre todo del de los más desprotegidos, pero esa es otra historia), y los más, los ocupan para vivir al día y mantener sus vicios, los cuales, dependiendo del veneno de su predilección, pueden significar hasta el 75 por ciento de su ingreso diario (es común que quienes se inyectan heroína necesiten tres curas al día, de 100 pesos cada una). Curiosamente el alcoholismo no es tan común en esta legión, como sí lo es en otros gremios de estratos sociales similares.

Sinceramente la atención y solución de esta problemática no es tema sencillo, el Estado debe mucho en el ámbito económico y laboral a estos pedigüeños, pero no por ello podemos permitir que el resto de la sociedad se sienta agredida e insegura ante unos jóvenes que probablemente nacieron y crecieron sin oportunidad, predestinados por su entorno y condiciones a ser parias.
En fin, si los detienen, malo, si no, también; si les damos, malo, si no, también. ¡Chale!

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Acerca de nada

La primera: Dolores

Yes we can

Idai

Es la actitud…

La ley

¡No a la discriminación!

Aforismos, máximas y conexos

República de Venezuela

El poder de la redes sociales

De animales a dioses

Calma, calma... ! que no panda el cúnico !

Choque de poderes

Retrotopía

A la democracia

No salió el oso polar

En paz

En paz

Mirar hacia el futuro

Es cuestión estética no cromosómica

Corrupción derivada

El juicio de la historia

Vuelvo a preguntar

Bebeto y Romario

De desconcentraciones y cosas parecidas

De reo a gobernante

Quinto partido a la vista

Hablemos del mundial

Pacto por la mujer

Día Mundial de la Libertad de Prensa

Limpiaparabrisas

La Fontaine

Arte y libertad

Los tres alegres compadres

Azorín y la eubolia

El culto a la ley

México en la piel (cuento corto)

México en la piel

México en la piel

Lupe Valdez

Javier Marín, distinguido uruapense.

Soñemos

El desgaste del poder

Hasta luego

Movernos en un esquema

Dos doctores y un licenciado

Candidatos priistas de pura cepa

La UMSNH, centenaria y enferma

Frente religioso

Ciudad Gobierno

Equidad de género e impartición de justicia

El culpable: Díaz Ordaz

Llamémosles sin partido

Henning Mankell

¿Y la ley general de justicia cívica apá?

“Si”, de Rudyard Kipling

El top ten del Frente “Ciudadano” por México

#NoalFiscalPresidenciable

¿Presidencialismo o parlamentarismo?

Meade y Manlio

Maldita percepción

El póker de ases de Peña

La edad del presidente

El “socavón” michoacano

Yo quería escribir del clima…

AMLO y el cantinero

¿Por qué no hemos ganado una Copa del Mundo?

Una generación de “ruptura” que no llega

¿Eres progresista y liberal?

Silvano emulando a Peña

Voto obligatorio

Murat presidente

Tres apuntes de la elección del Estado de México

Michoacán y el Índice de Competitividad Estatal 2016

Migrantes diputados

Un Macron mexicano

Los delfines, entre humanidad y raja política

El discurso de la honestidad

Veytia y la corresponsabilidad de las ratificaciones

Se buscan mejores políticos

Engañando con la verdad

De Juárez a Colosio

Lenin Moreno, un ser excepcional

Prisión y temple

Reducción de salario por enfermedad: posverdad

Dos ilustres e ilustrados michoacanos

Turismo político

Divide y vencerás

En el centenario de nuestra Carta Magna

Movilidad

Inminente reducción del Congreso de la Unión

Los políticos, la fábula

Por una reducción del IEPS a gasolinas

Postverdad

Política ficción

Rebelión

Día Internacional contra la Corrupción

Fidel

Deudas públicas estatales

El sueño americano

Trump presidente

Descarríos de la izquierda y la derecha en México

Los polémicos Nobel

Nuevo sistema de justicia laboral

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Marcelo Ebrard, un hombre con estrella

Los ex priistas

Informes, ¿boato o rendición de cuentas?

¿Discriminar es pecado?

Los pluris

El deporte olímpico mexicano