Samuel Ponce Morales
La Conspiración
PRD, escupir para arriba
Martes 24 de Abril de 2018
A- A A+

Apenas el gobernador Silvano Aureoles se pronunció en favor de José Antonio Meade como la mejor opción -así lo juzgó él- para convertirse en el próximo presidente de México, no faltaron las voces de quienes, rápidos y presurosos, lo acusaron de traicionar a la coalición Por México al Frente (PRD, PAN y Movimiento Ciudadano) y hasta pidieron su expulsión del Sol Azteca.

Lo curioso e inverosímil es que entre quienes han querido satanizar al mandatario michoacano han navegado de un mar a otro con una bandera que cambia de color conforme a su conveniencia y estado de ánimo.

¿Qué les da a Jesús Zambrano y Jesús Ortega la autoridad moral para criticar esta postura y acusar traición? Los Chuchos, que por lustros secuestraron al partido y han vivido un vaivén ideológico a conveniencia, son los menos indicados para exigir congruencia.

Silvano Aureoles Conejo.
Silvano Aureoles Conejo.
(Foto: ACG)

Vaya, ¡hasta la senadora Iris Vianey Mendoza alzó la voz acusando indignación frente a la ofensa de que Aureoles se haya proclamado a favor del abanderado del PRI! Sin el menor mérito político, la apatzinguense arribó a la Cámara Alta arropada por una de las tribus de su partido para después distanciarse del PRD y hoy se unge como juzgadora de conductas en el sol azteca.

Cierto, el pronunciamiento de quien gobierna el estado más emblemático para el PRD en el país movió todas las piezas del tablero, no solamente al interior de su partido, sino también de la coalición que construyeron con el PAN y Movimiento Ciudadano.

Cierto, decantarse en favor de Meade sorprendió al grado de que en un inicio se creyó que habían sido hackeadas las redes sociales donde el michoacano recetó su decisión y el puñado de virtudes del abanderado del PRI. Lo llamó «académico, sensible, humanista; el del perfil más completo, profesional y preparado».

Pero también cierto es que se ocupa valor para desprenderse de la zona de confort que implica caminar de la mano o en sutil coqueteo con los punteros de las encuestas para no arriesgar ni un ápice de imagen, carrera, trayectoria o proyecto político.

Y cuando se analiza que Silvano Aureoles nunca ocultó su inconformidad por el rumbo que tomó el Frente -que en un inicio se pretendía ciudadano-, siendo secuestrado por las cúpulas partidistas que acabaron repartiéndose los cargos, Alejandra Barrales, como candidata a Jefa de Gobierno en la CDMX, Dante Delgado para continuar incidiendo en el estado de Jalisco y Ricardo Anaya convertido en candidato presidencial. Por ello, la postura del mandatario apenas empieza a emitir luces para entenderla.

Lo más cómodo y seguro para él habría sido pronunciarse en favor de Andrés Manuel López Obrador y comenzar a reconstruir la fracturada relación, o mantenerse pasivo y como testigo de primera línea para ver llegar a un panista como Ricardo Anaya Cortés a la Presidencia, cumpliendo el protocolo cupular de la coalición.

Pero no. Ni una cosa ni la otra. Silvano, como en aquel momento en que sacudió el escenario político nacional al destaparse a inicios del 2017 como aspirante a la presidencia, hoy nuevamente rompe los esquemas y marca una línea que, según su estrategia, podría cambiar el rumbo de una elección que, hasta antes del fin de semana, se veía inamovible.

Pero, bueno, tenemos los próximos días, las próximas semanas y especialmente las venideras encuestas, para establecer que tiene o no razón, por lo pronto, quién sabe.

Nada es lo que parece



1.- Aunque nada tiene que ver con la postura de su hermano Silvano Aureoles Conejo, más que complicado, jurídicamente hablando, marginar a Antonio García Conejo como candidato al Senado de la República por la coalición Por México al frente.

2.- Los traidores del PRD que hoy están en Morena se rasgan las vestiduras solo porque se cambiaron a un partido político de izquierda a otro similar, aunque en muchos de los casos, sobre todo de figuras, pese a su oposición al sol azteca permanecían como caballos de Troya.

3.- No hubo grandes novedades en el pasado debate presidencial, lo cierto es que los ataques entre los candidatos sombrearon las nos escasas propuestas para aminorar situaciones agudas que carcomen al país como son la inseguridad y la corrupción.

4.- Los simplistas piensan que los candidatos independientes no pueden tener un representante en la mesa de gobernabilidad y en el órgano electoral local, porque se convertirían en algo parecido a un partido político, lo cual está más que alejado de la realidad.

Conjuro



La Auditoria Superior de Michoacán deja mucho que desear en los documentos entregados al Instituto Electoral de Michoacán (IEM) para impedir que determinados aspirantes a candidatos lleguen a serlo.

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

Nurio, tambores de guerra

El perverso orgullo morenista

El polémico Morelos post mortem

PT, ¿jugando con fuego?

Candidatos, renuncias y sustituciones

La Nahuatzen se incendia

Mesa de Gobernabilidad, dos puntos, dos…

UMSNH, secuelas

ZEE de LC, otro mundo

Comunidad modelo

Los candidatos pendientes…

Meade, oxígeno puro

Tras los incendiarios…

Rumbo a las campañas locales

Plurinominales, tambores de guerra

Paridad de género, una relación tortuosa…

Candidatos, el juego de la Auditoría

El ladrón que dejó de ser perredista

PRD, escupir para arriba

Salud, escupir hacia arriba

Un intento de debate senatorial

Fausto, con todo

Fausto sabe que tendrá que enfrentar una permanente guerra sucia

Lo mío no es necedad de seguir en la política: Fausto Vallejo

“No quiero saber nada del PRI”: Fausto

Maribel, focos rojos intempestivos

CNTE, ni a Zapata

Juntos hubiesen hecho historia

Gobernabilidad, independientes sin lugar

Campañas pálidas

Judicial, el otro poder…

De coaliciones y candidaturas comunes

Vuelta a la hoja del “matón”

¿El Loco Mireles?

Galimatías del PRI en Morelia

Violencia, esa percepción

Viene la guerra sucia

Cemide, sin tregua

¿Y los golpes financieros al crimen?

SPUM, el otro nepotismo

El plantón del IEM

Relevos en el gabinete, sin problemas: Gobernador

Tiripetío, carne de cañón

AMLO, cobijo al viejo PRI

Opera CJNG en Michoacán a través de franquicias

Orden en huertas de aguacate; no contra la producción sí contra del caos: Silvano

Mujeres en la política

Vandalismo partidista

Sobre los diputados chapulines

UMSNH, alerta roja

La perversión de los ex autodefensas

De polos a polos

El cinismo de Pichardo

El dilema del alcalde moreliano

En defensa del alcalde

Alfonso Martínez, arriba

El llamado del aplacado Silvano

Meade en Michoacán

PRD, hasta las de la casa

PRI, golpe al estilo castillista

Quién en la política interior

Marko, actitudes porriles

Independientes, la exclusión

Torres Piña vs García Conejo

Fausto, contracorriente

STJE, el amago sindical

La Conspiración

CNTE, las cifras que dicen más que las marchas

Un Vallejo contra Felipe Calderón

Yankel, el primero

CNTE, la lucha en redes

El Mosh

Un acuerdo incompleto

De Ostula a Paracho

El ocaso de Manuel Guillén

CNTE, métodos obsoletos

Sin vergüenza ante la Copecol

PRI en Michoacán, la lucha interna

“Si no se la comen, se la llevan…”

CNTE, bonos de qué, por qué…

El regreso de Fausto

Michoacán 2017, en finanzas el atorón

PRI, la lucha por Morelia

De Cristóbal a Godoy, pasando por Morón

PRD, la disputa por el Senado

UMSNH y el humo blanco

Morelia independiente

Congreso, reponer proceso

Las claves de la Ley de Seguridad Interior

Seguridad, hablar por hablar…

SPUM, la nomenclatura ataca

UMSNH, auditoría forense

Cabildo de Morelia, bajo la lupa

El reto del IEM, una App funcional

AMLO en tierras michoacanas

Michoacán, nadie con Meade

INE, menos recursos

Relatoría silvanista de un viaje a China

El Balsas, el otro bastión del crimen

STJE, la intromisión del Legislativo

Y nada de aquel martes…

UMSNH, la partidización

Nahuatzen, jugar con fuego

El aspirante presidencial michoacano

Represión elevada al amarillismo

PRI, por la joya de la corona

El STASPE, rehén de la CNTE

PRD, entre la limpia y la purga

Noche de Muertos, tradición y tecnología digital

Rumbo a 2018

Fiscal Anticorrupción, los sin padrinos

La gira en Estados Unidos

Universidades en crisis

El Frente, estocada a Morena y al PRI

Altozano

Protección a periodistas

De las autodefensas de Castillo a los “sicarios” de la Cocotra

¿Por qué a El Colegio de Michoacán?

El segundo hombre

Los cambios en el gabinete

El ABC de las candidaturas independientes

Cocoa, de la noche a la mañana

Descuidos de alcaldes

Ricardo Anaya, un peligro para el Frente

Pasalagua, tambores de guerra

Uriel López, independiente

Crimen en Altozano

Reaparecen los independientes

El manoseado puerto LC

Contra el IIFEEM

Congreso, el inesperado frente

Silvano, a buen entendedor…

IEM, los nuevos perfiles

El mensaje del gobernador

Michoacán, sismo tras sismo

Frente Ciudadano

PGR en el banquillo

La PGR echó a perder la investigación sobre el 15-S

Sin voto no hay dinero

Aborto, a debate

¡Arranca!

Los dreamers

Los acuerdos del IEM

Los cuatro informes

El regreso de Mireles

Hacia el 8 de septiembre

Las 5 sinrazones del SUEUM

SEE, el audio “filtrado”

CNTE, las y el cobarde

Trump, peor que Fox…