Aquiles Gaitán
Opinión
El combate
Martes 24 de Abril de 2018
A- A A+

La mugre y el abandono nos acosan, drenajes y basura, bosques devastados, emisiones a la atmósfera contaminantes sin control, la vida silvestre se extingue paulatinamente, el agua limpia escasea.
La mugre y el abandono nos acosan, drenajes y basura, bosques devastados, emisiones a la atmósfera contaminantes sin control, la vida silvestre se extingue paulatinamente, el agua limpia escasea.
(Foto: Cuartoscuro)

Extraño la verdad, la libertad, la paz y la alegría, los colores y los sonidos de ese mundo extraño donde yo he vivido, los extraño porque cada vez menos encuentro la verdad, la libertad, la paz y la alegría y los colores y los sonidos que yo aprecio, se van perdiendo como se pierden los lugares encantados donde los solía encontrar.

Todo cambia como las horas del día, como el día y la noche, los meses las estaciones, es el tiempo y el espacio que condiciona el transcurrir de los seres vivos en él universo y la eternidad, el presente viene del pasado y condiciona el futuro ¿Cómo explicamos la vida de los hombres que tienen a los pueblos oprimidos? ¿Cómo explicarnos la destrucción del medio ambiente?

Nuestra memoria está llena de presente, siempre nos recuerda lo pasado, no nos deja olvidar, pero la vida es muy corta, cuando menos acuerdas el tiempo ha pasado y aunque quieras no puedes; ha pasado sin pena ni gloria el Día de la Tierra así como ha pasado sin pena ni gloria La Carta de la Tierra, la fiebre ecologista ha pasado y nadie puede detener la destrucción del mundo, por acá por estos lares, la mugre y el abandono nos acosan, drenajes y basura, bosques devastados, emisiones a la atmosfera contaminantes sin control, la vida silvestre se extingue paulatinamente, el agua limpia escasea, los ojos de agua cierran sus parpados.

La oportunidad política de levantar autenticas banderas ecologistas, quedó en manos de los oportunistas de un partido familiar, hoy lleno de aventureros que medran con la bandera verde. No hay remedio.

Para refrescar mi pensamiento después del asco del debate televisado de los candidatos, recuerdo a Octavio Paz con la séptima estrofa de su poema Piedra de sol; Vestida del color de mis deseos como mi pensamiento vas desnuda/ voy por tus ojos como por el agua/ los tigres beben sueño de esos ojos/ el colibrí se quema en esas llamas/ voy por tu frente como por la luna/ como la nube por tu pensamiento/ voy por tu vientre como por tus sueños.

El mejor recuerdo de un poeta es leer sus poemas leer Piedra de sol es rendir un bello recuerdo al gran poeta que describió como nadie las relaciones del hombre con su tiempo El ogro filantrópico ha cambiado de piel.

Desde que salí de la universidad, deje por escrito, en la dedicatoria de mi tesis a mi padre, un compromiso con la verdad, esté con quien esté, como norma de conducta en mi vida, quien falta a la verdad esta faltando a si mismo, pierde su libertad y se condiciona a la mentira, al perder la libertad pierde la paz y la alegría y cuando eso se pierde, se pierde el sentido de la vida.

Por otra parte, está claro que un hombre sin dinero no vale nada en esta sociedad mercantilista, ahí entra el talento y el ingenio y la escala de valores se transforma ¿Quieres ser culto o rico? ¿Quieres las dos cosas? He ahí el dilema, como la de “ser o no ser” como la de “temido o amado” somos millones de hombres en el mundo y todos tenemos un pequeño lapso del tiempo para vivir, para pensar en nosotros, para tener una justificación social, para vivir con decoro. El que no esté de acuerdo con la forma de vida, con la forma de organización social de nuestra sociedad, que proponga lo necesario y actué en consecuencia o simplemente no pierda la alegría, viva su vida combatiendo consigo mismo buscando colores y sonidos.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Carta Abierta

El combate

Pensar sin destruir

El Carrusel

La victoria revolucionaria

Río de estrellas

El baile del perrito

Juego de espejos

Las frutas

El águila

El pobrecito

Los pedazos

El despertar perpetuo

El establo

El Mando Único

Las verdades ocultas

La quemazón

El pájaro

El sol de la mañana

La catrina

Nuestra cultura

El abismo

Recuerdos a la luz de la luna

El ensueño

El castillo

¡Viva la farsa!

¡Viva la farsa!

Los espejos

A los pobres

¿Dónde estás, confianza?

El reverso del júbilo

¿Dónde está la Patria?

Auditoría forense

El Manos

La nada

El caballo de Atila

En manos de 113

Reina por una noche

Día del padre

Para que no se olvide

La manzana

Los pasos perdidos

El atole con el dedo

Foco rojo

La organización

Mayo florido

¿Cómo quieres que te quiera?

Nada ha cambiado

Las conciencias

La primavera

La ilusión

A nadie le importa

Pan y circo

El buey

Los rostros verdaderos

Los mercaderes

Las palabras

¡Viva la farsa!

Las manos temblorosas

El corral de la patria

Los mansos corderos

Las pedradas a la luna

Un abrazo amoroso

¡Viva mi desgracia!

¡Aquí nadie se raja!

La leve sonrisa

Desarrollo con justicia social

El rapazuelo triste

El cambio de Michoacán

El arca de Noé

Día de Muertos

Dialéctica social

La luna de octubre

En el desierto

¿Entierro o incineración?

Derroche de optimismo

El elefante

Los atenazados

La tetilla izquierda

Hasta el copete

Los cuervos

Las nubes

La imaginación

El último recurso

El principio y el fin

Las calenturas ajenas

Un nuevo país

¡Esta es su casa!

Nacionalismo como alternativa

La inquisición

Sin remedio

La última palabra

Bajo el palio

Los miserables

El tañer de la campana

La libertad del llano y la historia mentirosa

A 400 años, recordando a Cervantes

Los buenos deseos

El Caos

¡Soñemos muchachos!

Eternamente agradecidos

El nuevo evangelio

¿Por dónde comenzamos?

Entre el llanto y la risa

Los cascabeles

Los factores del poder

Desde el corazón

La espiga solitaria

El galope despiadado

La tierra de nadie

La catástrofe

El manantial

Carta a los Santos Reyes

Amor y odio

¡Feliz Navidad!

Los ojos cerrados

El enigma

El granito de arena

Los elegidos

El cariño y el rigor

Una canción desesperada

El disentimiento

El abrazo amoroso

La reencarnación

Ramón Méndez

La rebanada de pastel

El gallo muerto

El soñador

¡Viva la libertad!

El cuarto vacío

El primer día

A mi manera

El ocaso

La farsa

Aquí no hay quien piense distinto

La Luna de queso

¡Arriba Apatzingán!

Las fumarolas

Los “vurros”

El tesoro

El único camino

Los dioses vivientes

Compañeros nicolaitas

El día de la verdad

Nota de viaje

La vaca sin leche

Nosotros mismos

Nosotros mismos

¡Desde arriba, hasta abajo!

La locura