Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Las mentiras de Anaya y Meade
Miércoles 25 de Abril de 2018
A- A A+

Ataques, mentiras y verdades a medias. Es el resumen del primer debate presidencial. Cuatro de los candidatos llegaron a atacar al puntero, quien decidió atrincherarse, pero no hubo propuestas nuevas, incluyendo a AMLO. Repitieron lo dicho y quienes luchan por el segundo lugar no consiguen conectar. Meade agoniza en su vacía propaganda.

Interesante formato, pero rígido, los tiempos impidieron a los candidatos explayarse y, contra las expectativas, los moderadores tuvieron un desempeño aceptable. Como representantes de las televisoras privadas, anti AMLO, cumplieron su cometido. Preguntas diversas, cierta agilidad y marcaje de tiempos a quienes se excedieran.

El debate resume también la simulación democrática y de un sistema que se niega a cambiar. PAN y PRI, Margarita Zavala, ex-primera dama, El Bronco, gobernador con licencia, manotean y vociferan afirmando que ahora sí habrá cambios, pero cuando ejercieron el poder o estuvieron cerca, nada hicieron por un país sangrante y corrupto.

Seguridad y corrupción fueron dos de los temas torales del debate, pero nadie habló de justicia. Uno que otro refirió a las víctimas, al atacar la “amnistía” que propone AMLO, a cuya propuesta le falta consistencia, pero mienten los demás cuando afirman que se trata de sacar de la cárcel a los delincuentes o brindarles impunidad a capos y políticos.

José Antonio Meade y Ricardo Anaya.
José Antonio Meade y Ricardo Anaya.
(Foto: Cuartoscuro)

El candidato del PRI-gobierno, José Antonio Meade, organizó los ataques y blandió su odio contra AMLO pretendiendo convertir en cruzada su ridícula 7 de 7, además de vender como único instrumento la declaración patrimonial para acabar con la corrupción. Intentó evadir los reclamos de haber sido miembro de gobiernos corruptos y sangrientos.

La desesperación del PRI-gobierno es tal, que horas antes del debate, la supuesta “opinión ciudadana” del gobernador de Michoacán, declarándose afín al PRI y al candidato Meade, le asestó un golpe a la otra alianza corrupta PAN-PRD-MC, lo que podría implicar la sepultura de la alianza derechista y el PRD, particularmente, en la entidad.

Anaya fue aplaudido por opinadores empresariales y oficialistas; lo declararon ganador, pero sus ataques, si es que le dan algunos puntos, no amenazan la ventaja de AMLO. Si avanza, restaría puntos a Meade. Y el mismo sondeo que le dio el triunfo, lo puso en empate técnico con AMLO, en opinión de 245 ciudadanos (Reforma, 04/24/2018).
El joven Anaya miente, evidenciado por Verificado 2018 (verificado.mx), Felipe Calderón y Proceso (04/24/2018). Su falsa “visión de futuro” en venta es la continuidad del neoliberalismo y el sistema político corrupto, muy alejado de lo que sus adláteres (Emilio Álvarez Icaza, Jorge Castañeda, Alfredo Figueroa, Agustín Basave) vociferan.

Como varios analistas confirman, no conecta con la gente, aunque los empresarios lo apoyen ante el evidente fracaso de José Antonio Meade, pues lo que buscan es la continuidad, no solo en cuanto a políticas económicas depredadoras sino también de un sistema político que genera las condiciones de la corrupción y la impunidad.

En redes sociales se afirma que AMLO no debatió, se dedicó a evadir, como confirmó el New York Times (04/23/2018), pero lo central es que, en medio de los ataques, no debate, conservó su posición de puntero. Jugó a no caer en las trampas de los cuatro candidatos del PRI-gobierno, uno de ellos subido a la boleta por una ilegal decisión del TEPJF.

AMLO sabía a lo que iba, pues el PRI-gobierno está dispuesto a ponerle los obstáculos necesarios para evitar, por un lado, que sigua como puntero y en algún momento avanzar en las encuestas hasta ganar la elección, y por el otro, pretende demostrar, ante sus reclamos a la “mafia del poder”, que él es igual, parte del sistema político, lo que no logra.
Jaime Rodríguez El Bronco supone que regresar al medioevo y militarizar la sociedad resolverán inseguridad y desarrollo. Sus ocurrencias y mentiras opacan la propaganda de PRI-PAN-PRD sobre las propuestas de AMLO, al descalificarlas como “ocurrencias”, mientras Margarita Zavala no acierta a explicar por qué fue incluida en la boleta electoral.

En este contexto, la encuesta de Demotecnia (demotecnia.com.mx) sobre el debate arroja resultados interesantes: tres reactivos (quién fue mejor, el peor o ganó más) registran que Ricardo Anaya ganó el debate, pero también confirma que AMLO sigue a la cabeza (34 por ciento) como “mejor presidente”, detrás van Anaya (20) y José Antonio Meade (12).

Si bien la figura de AMLO polariza la opinión, 84 por ciento de los encuestados ratifica que el debate no cambió su voto presidencial. Hay que esperar otras mediciones, pero la lucha parece que se dará entre AMLO y Anaya, confirmando la ventaja del primero con más de 10 puntos. Meade está fuera, a pesar del acarreo de un gobernador perredista.

Obviedades

1. Veremos el impacto de la funeraria “opinión ciudadana” de Silvano Aureoles pagando favores recibidos al apoyar al candidato del PRI-gobierno, José Antonio Meade -¿“mejor perfil”?-, mientras los lidercillos del PRD y el PAN, y su propio hermano, candidato a senador, intentan justificar el funeral del PRD. 2. Especuladores y analistas, “aterrorizados” por el triunfo de AMLO y el fracaso total de Meade, agitan los mercados cambiarios hundiendo al peso, sin importar la desigualdad y exclusión que la continuidad de PRI-PAN causaría. 3. La prensa impresa mexicana ratifica sus serios problemas de credibilidad; sus ocho columnas, con excepciones, no reflejaron lo que pasó en el debate sino los intereses de las oligarquías políticas y económicas, y gubernamentales. Chayote habla. 4. La privatización de la educación pública no es un mito, como afirma el organismo empresarial espurio, Mexicanos Primero. Se ha impedido por la movilización del magisterio afiliado a la CNTE, pero de eso se trata el desprestigio que invoca esa instancia y su apoyo a una “reforma educativa” que atenta contra los derechos de docentes, niñez y la población más vulnerable. 5. Atrocidad: tortura, asesinato y aparente disolución en acido de tres estudiantes de cine en Zapopan, Jalisco. Última. Con gritos de “asesino”, mexicanos en La Haya, Holanda, recibieron a Enrique Peña Nieto al arribar a su encuentro con los reyes de ese país.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

La agenda del nuevo gobierno

Damnificados y ganadores

La última y nos vamos

Ofensiva desestabilizadora 2

Meade, entre la nada y la violencia de género

Anaya, patético y provocador, Meade, la nada

Verdad y justicia

Apología del delito

Anaya, el mitómano

Las mentiras de Anaya y Meade

Arbitrariedad e ilegalidad

Falsos debates, guerras de odio

¿Competencia o guerra?

Migración México-EU peligros para México (segunda parte)

Peligros para México

Viejas nuevas guerras sucias

Migración México-EU

El tufo de la corrupción y una supuesta superioridad moral

Peligros, encuestas e inseguridad

Un sexenio de sangre y corrupción

(Pre)campañas: viejas marrullerías y politiquería

“Acuerdo” de civilidad, autismo intelectual, redes sociales irritantes, corrupción

Feminicidio, Chihuahua, Iglesia católica, Marichuy, Meade y la corrupción

Chihuahua, “países de mierda”, guerra sucia, berrinche

2017: autoritarismo, violencia y corrupción

Vivir en un país ajeno

Amnistía, perdón, justicia o militarización

Meade: simulación e impunidad

Simulaciones predecibles

Corrupción en México

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados