Alejandro Vázquez Cárdenas
Pena de muerte, ¿sirve o no?
Miércoles 2 de Mayo de 2018
A- A A+

La reciente ocurrencia (que no es otra cosa) del candidato presidencial Jaime Rodríguez Calderón que consiste en amputar la mano de los ladrones, castigo contemplado en la ley Sharia de algunos países islámicos, como Irán y Arabia Saudita, revive en algunos sectores el debate sobre los castigos físicos, siendo el mayor de ellos la pena de muerte.

La pena de muerte, junto con el tema del aborto son dos asuntos que desatan opiniones encontradas destinadas a no terminar jamás. El tema, como casi todo en esta vida, no puede verse en un contexto de "blanco o negro". No hay en este asunto dueños absolutos de "La Verdad".

Existen los que rápidamente se quitan de encima este problema afirmando lo obvio, que la constitución mexicana la prohíbe; dándole a la Constitución la categoría de tablas de la ley bajadas del Sinaí en medio de rayos y truenos. Otros, quiero pensar que de buena fe, nos sueltan un catálogo de razones morales para condenarla, dando la impresión (cuando menos a mí me la dan) de que viven en un mundo idílico, rodeados de humanos sensatos y redimibles que solo por extrañas circunstancias han delinquido.

La discusión maneja dos puntos de vista, el primero analiza: ¿Sirve o no sirve como elemento de disuasión?, y el segundo sencillamente lo justifica como el castigo extremo para un crimen singularmente atroz.

Pena de muerte, ¿sirve o no?
Pena de muerte, ¿sirve o no?
(Foto: TAVO)

La experiencia mundial tiene datos contradictorios, y sus cifras difícilmente pueden extrapolarse a todos los países ya que de ninguna manera es lo mismo la convivencia y la civilidad de una sociedad como la de Finlandia o Suiza comparadas con las de China, Yemen o Sudan (o México).

En 2016, al menos 1,032 personas fueron ejecutadas en 23 países. En 2015, Amnistía Internacional registró 1,634 ejecuciones en 25 países del mundo: un máximo histórico que no se había alcanzado desde 1989.

La mayoría de las ejecuciones tuvieron lugar en China, Irán, Arabia Saudí, Irak y Pakistán, por este orden.

China siguió siendo el mayor ejecutor del mundo, aunque se desconoce la verdadera magnitud del uso de la pena de muerte allí, pues los datos al respecto se consideran secreto de Estado. En la cifra global de al menos 1,032 no están incluidas los miles de ejecuciones que se cree se han llevado a cabo en China.

Por primera vez desde 2006, Estados Unidos no se encontraba entre los cinco países que más ejecuciones realizaban: había descendido al séptimo lugar, por detrás de Egipto. Las 20 ejecuciones llevadas a cabo en Estados Unidos fueron la cifra más baja en el país desde 1991.

Quienes apoyan la pena de muerte afirman que existe una relación negativa entre la aplicación de la pena de muerte y los asesinatos, cuando una sube, los otros bajan, y viceversa. Otros ven el castigo como prevención, Isaac Ehrlich, de la Universidad de Búfalo, reportó en el American Economic Review del ya lejano 1975: por cada pena de muerte ejecutada se evitaron ocho muertes de personas inocentes, sin embargo los investigadores Bowers y Pierce, también en 1975, usando la misma información que Ehrlich, contradicen la conclusión de este último.

El tema es interesante y su estudio nos muestra uno de los dilemas que el mundo ofrece a quienes se atreven a pensar más allá de lo visible en una primera impresión.

Frente a la pena de muerte, los argumentos van de un extremo a otro. Se dan argumentos racionales, pero también se usan los meramente emocionales. Hay quienes la aceptan en teoría pero la rechazan en la práctica por considerarla inútil. Históricamente el peso de esta discusión, en los ú1timos 200 años, radica en las refutaciones a dos de los grandes filósofos que ha tenido Occidente, Kant y Hegel, ambos partidarios de la pena de muerte. Kant, incluso, es talionista, o sea, sostiene en forma explícita la doctrina del Talión del "ojo por ojo, diente por diente". Hegel, en cambio, al plantear que la libertad es el fundamento del derecho, afirma su famosa doctrina de La Lesión: el acto delincuencial, se entiende que grave, lesiona la estructura de la sociedad, la cual tiene derecho a mantenerse y, precisamente, a reparar el daño mediante la eliminación de su causante.

Si después de un análisis profundo y razonado se hace patente que la pena de muerte disminuye el número de asesinatos, el no aplicarla significa aceptar que en el futuro serán asesinadas personas inocentes... y que no hicimos nada por evitarlo.

P.S. Todos los argumentos anteriores aplican única y exclusivamente en un Estado de derecho, con un aparato de justicia honesto, funcional y eficiente. No es el caso de México.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?

Telebasura, nuestra realidad

Mexico, el miedo, la ignorancia y la CNTE

Los famosos y la guerra

Michoacán ha votado

Incompetencia, miedo o complicidad

Elecciones al estilo de Cuba