Rafael Mendoza Castillo
Opinión
Campañas políticas, subjetividad e intelecuales
Lunes 7 de Mayo de 2018
A- A A+

En el campo político de la actual campaña electoral se manifiestan varias contradicciones, en las que intervienen distintas subjetividades, concretizadas éstas en grupos, individuos, clases sociales, dentro y fuera del gobierno prianista. Esta última perspectiva de ideología conservadora y derechizada tiene el interés de continuar conservando el poder político para favorecer la condición de acumulación de capital en pocos y el despojo de la nación. No es poca cosa.

Lo anterior queda demostrado en el momento en que el sistema utiliza a las instituciones para beneficiar a sus cuatro participantes o adláteres (Meade, Anaya, Margarita y El Bronco). Los cuatro representan a los propietarios del capital (miseria, despojo, guerra y muerte). También las cúpulas empresariales nacionales y extranjeras le entran a la pelea electoral, con dos palabras, Así No. Porque han vivido a la sombra del poder político y su sistema económico neoliberal. Les gusta el poder, la riqueza, la propiedad privada, la familia egoísta y el Estado nacional despótico y a su servicio.

Por otro lado, existen otras subjetividades con proyectos diversos de nación, con opciones de futuro, con la idea de cambio, de transformación del orden constituido. Una de ellas es la que encabeza AMLO y su Movimiento de Regeneración Nacional, la cual ha venido cuestionando la forma en que el poder de dominación y explotación, se ha inclinado siempre en mantener políticas que producen desigualdades sociales brutales, que venden el patrimonio de la nación, que no respetan la soberanía del país y sobre todo, que su accionar político y discursivo, se sustenta en la corrupción, la impunidad, la desregulación, Estado achicado, reducción del gasto público y privatización de lo público. Este movimiento se decidió por la pelea electoral, sin descartar otras opciones de lucha.

Andrés Manuel López Obrador.
Andrés Manuel López Obrador.
(Foto: Cuartoscuro)

Hemos de afirmar también que existen movimientos sociales que durante muchos años han venido luchando en contra del sistema económico capitalista, globalizador y neoliberal, como es el caso de los pueblos originarios (Cherán), el Ejército Zapatista de Liberación Nacional, la Coordinadora Nacional de Trabajadores de la Educación, algunos sindicatos como el SME y otros. Considerando que lo electoral y los partidos políticos no representan las opciones que existen realmente en nuestra nación. Sin embargo, el sistema utiliza el proceso electoral para evitar las contradicciones reales y las instala solamente en lo procedimental, lo formal.

La presente campaña electoral ha venido revelando muchas cosas. Mencionemos algunas. Los dueños del gran dinero durante años han venido preparando sus representantes para que sean candidatos a cargos públicos. No surgen por generación espontánea. los preparan con tiempo. Por ejemplo, los prianistas presentan dos opciones, Meade y Anaya. Pero aquí existe algo que parece “nuevo” los llamados independientes, que en la forma, lo procedimental, lo son. Pero en la realidad, lo material, éstos apoyan a los dos primeros. El primer debate reveló la función para la que fueron creados, descalificar con mentiras al diferente y puntero en las encuesta (AMLO).

El caso de El Bronco es patético, ridículo, desaseado, dado que cometió infinidad de irregularidades en su registro ante le INE para obtener la candidatura de independiente y aparecer en la boleta. Dichas irregularidades fueron denunciadas por el propio INE. He aquí el colmo de la corrupción, cuatro magistrados del TEPJF justificaron con chicanadas las irregularidades denunciadas por el INE. Este caso muestra que las instituciones electorales están al servicio de la clase en el poder y ésta a las órdenes de los propietarios del capital.

Lo antedicho muestra que el pensamiento crítico de Carlos Marx sigue vivo a sus 200 años de nacimiento (5 de mayo de 1818). La enajenación, la alienación, la explotación, el sentido de las contradicciones (dialéctica), la riqueza, el poder, clases sociales, el capital, el trabajo, la dominación, que este pensador y filósofo alemán esclareció, discutió y escribió en su libro El capital, siguen siendo referentes teóricos para comprender y transformar el mundo injusto de hoy. Este clásico del pensamiento reflexivo no ha muerto, la lucha sigue.

La cuarteta electoral que hoy el sistema prianista muestra a la sociedad mexicana es una máscara social, un semblante, una representación teatral, un rostro, una cara, que esconde mecanismos, fuerzas, tendencias, instaladas en organismos empresariales, mediáticos, militares, policíacos, financieros, cuyo interés, no es el bien común, sino la búsqueda infinita de la ganancia, el excedente. Ellos se sienten los dueños de México, desde hace muchos años. Son los hijos de Pedro Páramo, sus propiedades llegan, hasta donde la vista les alcanza.

Es cierto que el movimiento de Morena y su líder AMLO, no es antisistema, pero pretende acabar con la corrupción, la impunidad, la violencia guerrista que ha empujado el prianismo, fundar una nación en la justicia social, en la solidaridad, producir empleos, garantizar educación pública a niños, jóvenes, adultos, defender los recursos naturales de la nación, defender la soberanía frente al poder imperial de Estados Unidos, quitar lo punitivo de la reforma educativa y parar la voracidad de acumulación de capital en pocas familias, entre otras.

La perspectiva ideológica, política, cultural, en las ciencias, que representa Morena recoge lo mejor de nuestra historia, sus victorias, derrotas. Hoy está dando la pelea electoral. Ante esta situación electoral, me surgen unas preguntas: ¿por qué las fuerzas progresistas, democráticas, socialistas, comunistas, que existen dentro y fuera de morena no aprovechan esta coyuntura y se organizan para llevar el movimiento de AMLO más allá del capital? ¿Es más grande el egoísmo, el individualismo, la ideología, que la solidaridad con los que más sufren las consecuencias del capitalismo? Construyamos un programa de reivindicaciones comunes con los de abajo, los excluidos, los explotados, desde la voluntad popular, donde reside el poder real.

Los dueños del dinero, del capital, sus intelectuales orgánicos, Enrique Krause, Leo Zuckermann, Aguilar Camín, los locutores de la televisión comercial, la radio, parte de la prensa escrita, las instituciones empresariales y sus hombres de negocios defienden públicamente las reglas de la acumulación del capital, porque eso incrementa sus riquezas y privilegios. Eso sí en nombre de México para esconder su interés privado. De ahí la guerra sucia al tabasqueño y a los mexicanos marginados. Los propietarios del gran dinero siempre defendiendo su modelo de modernidad depredadora, racista, neoliberal y blanca. No dejemos solos a los morenos y organicémonos, para ir más allá de lo electoral y del capitalismo. Otro mundo es posible y necesario.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

La IV transformación, el poder y los símbolos.

El homo sapiens y sus creaciones

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo

Las tribus del SPUM