Julio Santoyo Guerrero
Opinión
El olvido electoral del medio ambiente
Lunes 7 de Mayo de 2018
A- A A+

Se necesitan políticas públicas que puedan frenar y luego revertir el deterioro ambiental.
Se necesitan políticas públicas que puedan frenar y luego revertir el deterioro ambiental.
(Foto: Cuartoscuro)

Si las elecciones fueran ahora, nos quedaría claro que el próximo presidente de la república y la gran mayoría de los legisladores no tendrían compromisos serios con el medio ambiente. Hasta ahora las propuestas electorales de los contendientes han desdeñado el diagnóstico y las opciones de política pública para atender los problemas que en esta materia enfrenta el país.

Dos tres pinceladas que incluyen en su publicidad los candidatos es por mucho insuficiente para afirmar que sustentan un discurso consistente y claridoso para la protección ambiental. Incluyen generalidades tales que lo que se puede entender es que hacen la mención para no exponer ese vacío. Hay casos en que las propuestas son contradictorias, por un lado hacen votos por mejorar el medio ambiente y por otro lado proponen acciones de desarrollo económico que van frontalmente contra el medio ambiente.

Bajo la atrasada visión de presentar sus programas en apartados, como si la realidad no estuviera ella misma híper-vinculada en el espacio y en el tiempo, nuestros candidatos suelen dedicar unas pocas líneas a un asunto que es vital para la existencia humana. Ninguno parece conocer la agenda 2030, o el Acuerdo de París, que fueron suscritos por la gran mayoría de los países miembros de las Naciones Unidas, y cuyos contenidos deberían permear sus propias agendas electorales para luego realizarlos en caso de ser electos. Ninguno ha ido a los resortes fundamentales del asunto para presentarnos propuestas en todos los ámbitos bajo una perspectiva ambiental.

Por ejemplo, la economía mexicana necesita una transformación paradigmática urgente. No puede continuar por el camino del uso de bosques, aguas y suelos, que hasta ahora se ha seguido y que privilegia exclusivamente la mercantilización infinita de "los recursos naturales", olvidando por completo el valor que representan para la vida humana y para los ecosistemas, gracias a los cuales vivimos. Nuestra economía ha alentado y justificado la depredación del medio ambiente, y el sistema normativo que nos hemos dado premia la adquisición de esa riqueza y legitima su apropiación y uso como un medio moralmente correcto para generar riqueza. A cambio de la enorme riqueza que se genera sacrificando la biodiversidad sólo retornan migajas para paliar los daños que son locales, nacionales y planetarios.

Si los candidatos de veras se proponen impulsar efectivas transformaciones, la del paradigma de la economía depredadora es uno de los que deben asumir. Pero con toda seguridad no lo harán, ni han pensado en hacerlo, porque sus intereses están estrechamente vinculados con los grandes y pequeños poderes que genera este tipo de economía. Y tan lo están que en las listas de candidatos a diputados, senadores o presidentes municipales figuran reconocidos ecocidas, y personajes deshonestos que han contribuido con la destrucción de bosques y la apropiación indebida e inmoral de aguas. En otros casos, en el colmo de la incongruencia, aparecen en los equipos de campaña y hasta en los pre gabinetes, políticos impresentables que en tiempos recientes fueron operadores de empresas como Monsanto, primera en contribuir a la muertes de la biodiversidad en el país. O que otros propongan seguir impulsando la producción y el consumo masivo de combustibles fósiles construyendo costosísimas refinerías en lugar de invertir esas cuantiosas cantidades en investigación para generar energías verdes.

No es congruente que un candidato nos ofrezca la seguridad pública, la salud, el trabajo, la reducción de impuestos, y mucho más, si no tiene ni la pizca de compromiso para asegurarnos que los ecosistemas en los cuales vivimos todos los mexicanos van a seguir existiendo gracias a nuevas políticas ambientales que pondrá en marcha.

Por eso, no es casual que los contenidos ambientales de los candidatos sólo aparezcan de refilón en sus programas. Todo indica, hasta ahora, que pretenden dejar las cosas sin cambios importantes. Sólo queda a los ciudadanos que han tomado conciencia de este grave problema exigir y proponer que todos los aspirantes asuman una agenda ambiental clara y congruente que se convierta, en caso de que sean electos, en punto de referencia para la construcción de las políticas públicas que puedan frenar y luego revertir el deterioro ambiental.

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

Relanzar la Fiscalía Ambiental

El paraíso por decreto

Tiempos de reconsideración.

Deuda histórica

Culiacán, el síndrome

¿También las universidades?

La democracia del volado

Hablar y hacer

Sin futuro

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya