Samuel Maldonado B.
Repercusiones
¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato
Martes 8 de Mayo de 2018
A- A A+

Sin lugar a dudas es don Dinero, quien sigilosamente, en lo oscurito, siempre busca tener las relaciones más cordiales e incluso fraternas, no sólo con el poder presidencial, sino con los tres poderes políticos conocidos, persiguiendo el exclusivo propósito, no desarrollar el país que los ha cobijado y hecho inmensamente ricos, sino duplicar o triplicar sus riquezas, prostituyendo su conducta sin importarles el curso del desarrollo nacional, siempre y cuando no les afecte el desarrollo de los mismos. Prostituye a jóvenes con talento para usarlos en la defensa de sus particulares riquezas estatus. Absorbe a jóvenes que, siendo inteligentes, prefieren hacerse ricos no importándoles lo que con su conducta perjudiquen a la nación.

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato
¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato
(Foto: TAVO)

Archimillonarios se han vuelto los más ricos a costa de las grandes obras que el gobierno les ha contratado repartiendo “moches” o, bien, haciendo favores gratuitos, regalando casas blancas para luego cobrar intereses particulares.

El gobierno licita diferentes obras: caminos que al año ya deben ser reparados, puentes que se desvanecen y causan muertes de automovilistas, construcciones que se levantan, mismas que con los primeros temblores caen al suelo, etc. etc.

Desde luego que no son favores gratuitos otorgados desde el poder político. Desde los tiempos alemanistas, los presidentes daban contratos para recibir beneficios, ¡nada era gratis!; a sus allegados les recomendaban que hicieran obras porfiristas para que quedara algo; es decir, para tener su “moche”. Así han trabajado los empresariales en lo general.

Desde luego que no son nuevas estas aseveraciones, pues se han dado en forma genérica (con sus raras excepciones) a lo largo de los años. Así ha sido desafortunadamente en el país, ojalá que las próximas autoridades nacionales sean de costumbres diferentes.

Relaciono lo anterior por la discusión (periodística, que no enfrentamiento) que en los últimos días se ha dado entre los acumuladores de la riqueza, propagando, prácticamente y sin contar cuánto cueste “su desinformación”, para que, a como de lugar, Andrés Manuel López Obrador no llegue a la Presidencia de la República.

Los señores del dinero piensan exclusivamente como Rico Mac Pato, ese pato que se caracterizaba en los comics nadando en en una enorme salón repleto de caudales, zambulléndose en el dinero, hacía arriba los arrojaba para de nuevo verlos caer.

En esos años de mi niñez, a la palomilla del barrio nos causaba risa el famoso tío rico de los pobres patitos. Ahora los ricos Mc Patos, me causan hilaridad y pena, pues el miedo que los hombres del dinero le tienen a quien las diferentes encuestas electorales realizadas, sigan marcando que muy por arriba de Pepe Meade, del joven candidato panista Ricardo Anaya y los otros y otra candidatos, construidos ex profeso por el gobierno nacional, a efecto de mellar la popularidad y aceptación que a favor del candidato Andrés Manuel López Obrador le tiene la mayoría nacional.

Ciertamente, dentro de los seguidores de AMLO ha habido y hay cuestionamientos acerca del por qué se le han unido personajes como la maestra Elba Esther, o la del candidato al Senado y líder de sindicatos mineros como es el exiliado en Canadá y candidato plurinominal al Senado de la República, y o de otros partidos que ideológicamente son parte de la derecha.

Andrés Manuel los ha aceptado y tiene que aceptar a todos los que se le acerquen, ya sea empresarios, priistas, panistas, etc., pues lo más importante es que gane la Presidencia de la República. Ya en el gobierno buscará a quienes puedan ayudarlo y contribuir a la realización de un programa de gobierno que sea en beneficio, primero de los más fregados, y luego la de rescatar el rumbo perdido por quienes equivocadamente trabajaron para satisfacer los intereses de los dueños del dinero y que nos ha llevado a una situación degradada económica y políticamente.

Bien hace el oriundo de Tabasco de recibir a quien se le acerque para ayudarlo en su empeño de llegar a Palacio Nacional. Llegado el momento seguramente que él seleccionará a quien le pueda auxiliar para corregir el tan destrozado camino que los “otros” han dejado con su rauda de cochupos y robos a la nación.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?