Xuchitl Vázquez Pallares
Opinión
Fechas memorables…
Jueves 10 de Mayo de 2018
A- A A+

Hoy se celebra el Día de las Madres, es fiesta nacional. Los mexicanos tenemos una veneración especial por quienes nos dieron la vida. Por quienes nos dieron a luz.

En México, desde la época prehispánica, existía el culto y veneración a la dadora de vida, a la madre. A Coatlicue, Diosa de la Fertilidad, madre de Huitzilopochtli, el Dios del Sol y la Guerra. El dar a luz, el asegurar la sobrevivencia de la especie, era y es, aún, sumamente valorado.

Imposible no darles las gracias a nuestras madres, por darnos la vida y su vida. Nuestro cariño debe dárseles cada día, llevándolo más allá de los convencionalismos sociales y mercadotecnia.

Yo agradezco a la vida la maravillosa madre que tuve, pienso en ella cada día, y al amanecer la saludo como si conmigo aún estuviera. Ella está en mi corazón y mente siempre. La muerte fue trascendida por el enorme cariño.

La unión que existe entre madre–hijos, es algo que nunca desaparece. La creación de un ser en el vientre, no es sólo lo que sucede fisiológicamente hablando, es mucho más. Es la magia de la creación y el amor incondicional.

Las madres dan todo sin esperar nada, sólo la felicidad y plenitud de sus hijos.
Las madres dan todo sin esperar nada, sólo la felicidad y plenitud de sus hijos.
(Foto: Cuartoscuro)

Definitivamente el dar a luz, el dar vida es motivo de agradecimiento a la vida.

Ser madres no es fácil, nadie nos enseña a serlo, es en el camino y de la mano de los hijos que se aprende. Y así se crean esos lazos invisibles pero sumamente fuertes e irrompibles que conforman el cariño, que unen a las familias.

El Día de las Madres fue establecido sobre todo para efectos de mercadotecnia, sin embargo, este día, el amor, las sonrisas y el agradecimiento permean todo. Ese, sin duda, es el mejor regalo. Las madres al dar algo nunca lo hacen por recibir algo a cambio, lo damos todo sin esperar nada, sólo la felicidad y plenitud de nuestros hijos.

Ser madre es la magia de crear y de dar.

Desde aquí, reciban estimadas lectoras, mi respeto y un abrazo lleno de buenos deseos para todas ustedes.

Mi madre me enseñó a amar este país, amaba el conocimiento. Al igual que mi padre, desde muy pequeña me narraba los hechos heroicos del pueblo de México en la lucha por la justicia y la libertad. Inevitable es el que me encante estudiar y leer sobre el pasado, para entender el presente.

Las fechas memorables son para evitar el olvido del trasfondo que los originó. El martes pasado, 8 de mayo, se celebró el Natalicio de Miguel Hidalgo y Costilla. Es uno de esos acontecimientos que da gusto celebrar. Qué bueno que Miguel Hidalgo y Costilla existió, mentes brillantes y corazones valientes como él tenía, no nacen muy seguido.

Sus padres, Cristóbal Hidalgo y Costilla y Ana María Gallaga, merecen nuestro agradecimiento, finalmente son los padres los que inculcan los valores a los hijos desde pequeños, el ansia de saber, el deseo de ayudar.

Miguel Hidalgo nació en 1753, hace 265 años. Estudió en el Colegio de San Nicolás Obispo, fundado en 1547, el cual se convirtió en la primera Universidad de la América. En esta institución estudió letras latinas y teología, leyó a autores clásicos como Cicerón y Ovidio, San Jerónimo y Virgilio. A los 17 años de edad ya era maestro en filosofía y teología, Pronto se convirtió en un hombre culto y cuestionador, como suele pasar con los que son inteligentes y no conciben todo como estático o inamovible. Por su astucia le llamaban El Zorro. Trabajó en su alma mater de 1782 a 1792. Fue tesorero, maestro y en 1788 Rector.

Desde pequeño, convivió y se hizo amigo de los indígenas que vivían alrededor de la hacienda donde él vivía. Aprendió el otomí y el purépecha, además de otras lenguas originarias de estas tierras. El acercamiento no se limitó a la amistad, sino a la comprensión de la cultura y cosmovisión indígena, lo cual sembró y afianzo en Hidalgo el deseo de que fuesen respetados y se les hiciera justicia, pues esta tierra era de ellos, no de quienes se ostentaban como tales. Era enemigo de la esclavitud, la ignorancia, la corrupción, la desigualdad y el latrocinio.

Siendo sacerdote, organizaba lectura de textos y representaciones teatrales que cuestionaban al régimen, la desigualdad y la injusticia. Plantaba árboles frutales y creaba huertos para que hubiese alimento para toda la comunidad. Le encantaba la convivencia y la alegría, creaba tertulias donde se termina con lecturas y discusiones sobre lo que acontecía. Aprendió francés y leyó los clásicos, posteriormente gracias al conocimiento de este idioma pudo leer lo que sucedía en Francia y a quienes cuestionaban el status quo.

Miguel Hidalgo fue un Revolucionario en toda la extensión de la palabra, deseaba que hubiese igualdad, cesara el latrocinio de los que estaban en el poder, y la impunidad con la que se comportaban.

Hidalgo fue más allá del discurso y promesas de una mejor vida después de la muerte. Llamó al pueblo a luchar por su independencia, libertad y cese de la esclavitud, explotación y desigualdad que existía. Al grito de ¡abajo el mal gobierno!, ¡mueran los gachupines!, ¡viva México!, se le unieron miles que salieron a luchar con piedras, machetes, palas y picos por un país con igualdad, independiente, soberano y justo.

La iglesia lo excomulgó. El poder lo persiguió, Los ricos lo criticaban y despreciaban. Hidalgo luchó por este país y todos los mexicanos sin interés personal alguno, dio su vida por un mejor país, por un mejor futuro. Eso es ser un gran ser humano y un gran revolucionario. Fue un sacerdote que cumplía las enseñanzas de Jesús de Nazaret, otro gran revolucionario, que deseaba un mundo sin explotación, violencia y desigualdad. También excomulgado por la iglesia oficial, perseguido y asesinado por el poder.

Muchas veces al entrar a San Nicolás, me parece verlo. ¿Qué pensará de lo que es hoy el país, de la desigualdad, la impunidad y la injusticia imperante? ¿Que pensara de los cientos de jóvenes desparecidos ó asesinados?, ¿Que sentirá al ver como los indígenas son aún despreciados?

Necesitamos a muchos Miguel Hidalgo. Realmente es de celebrar el que haya existido y lo que él hizo por nuestro país. Honrémoslo cada día haciendo lo que podamos por un mundo, un país, sin violencia, desigualdad e injusticia.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Vencer a la desesperanza…

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…

COP21…

El respeto al otro es fundamental

Dejemos de tolerar la intolerancia…

Creadores de mundos nuevos…

Michoacán el alma…

¿Quieres ver a los artistas?

Lázaro Cárdenas del Río está vivo…

Mentes y corazones brillantes…