Viernes 11 de Mayo de 2018
A- A A+

Lo ha dicho bien Ricardo Anaya en uno de sus spots, “esta no es una elección en la que compitan dos personas, compiten dos proyectos, dos visiones de país, dos alternativas posibles hacia el futuro”. Concordante con ello, José Antonio Meade ha hecho gala de su capacidad de manejo de la jerga de las tesis económicas neoliberales, se siente cómodo explicándolas, está convencido de que ese es el rumbo correcto que debe tomar el país, y quizá si este modelo hubiese significado prosperidad para las mayorías, él sería el hombre más indicado para conducir al país.

Los planteamientos de Andrés Manuel López Obrador en materia económica, si bien son en algunos casos la antítesis del enorme listado de coincidencias que tienen sus opositores sobre el rumbo que debe tomar la economía del país, no significan, sin embargo, la reinvención del país. Dentro de los márgenes del propio régimen capitalista de producción, López Obrador ha sugerido en múltiples ocasiones una serie de variantes que en este momento podrían revitalizar el sistema productivo nacional, sin tocar la cimiente de las relaciones sociales de producción capitalista.

López Obrador ha sugerido en múltiples ocasiones una serie de variantes que en este momento podrían revitalizar el sistema productivo nacional
López Obrador ha sugerido en múltiples ocasiones una serie de variantes que en este momento podrían revitalizar el sistema productivo nacional
(Foto: Especial)



¿Qué propone López Obrador en materia económica?, ¿abrirá una serie de expropiaciones y nacionalizaciones como se ha dicho?, ¿significará su política económica un retorno al modelo de desarrollo estabilizador de los años 60 y 70?, ¿pretende estatizar la economía? Todos ellos parecen más bien lugares comunes y propaganda, qué a fuerza de repetirlos, se han convertido en realidad.

Con un esquema de comunicación sencillo, y dando el paso al frente en una materia difícil de transmitir a los electores como es la política económica, el equipo de López Obrador ha generado un material de divulgación. El llamado Pejenomics ha sido criticado por los eternos detractores del tabasqueño, tachándolo de simplista y esquemático, así como de no tratarse de un planteamiento estructurado de instrumentos y objetivos de política pública.

Sin embargo, el esfuerzo del lopezobradorismo es valioso, y ni siquiera un ex secretario de Hacienda, José Antonio Meade, ha podido presentar un esfuerzo de comunicación en lo que pudiera ser su fortaleza: el manejo de la economía del país.
Pejenomics deja en claro, desde el inicio, la verdadera diferencia que sostiene la visión del equipo de López Obrador con quienes se han asumido como los voceros de “los empresarios” del país. Sin ahondar en una referencia teórica o conceptual basada en Schumpeter, López Obrador desmarca a quienes se han enriquecido “al amparo de la corrupción y el tráfico de influencias”, de quienes son los verdaderos emprendedores y que abundan en el país asumiendo riesgos, innovando y sufriendo las peripecias de un mercado interno cada vez más contraído.

En el atrevido, pero didáctico texto, se abandona el discurso de la “estabilidad macroeconómica a costa de lo que sea” -el cual ha sido el dogma sustantivo de los últimos gobiernos- para lanzarse a la idea del estado como factor impulsor del crecimiento económico. En ese sentido, Pejenomics dice que uno de los grandes objetivos de la política pública en el país será el dejar de favorecer a pocos con el enorme botín que significa el gasto público. Y es que el 71 por ciento de los contratos firmados con los mil proveedores más importantes del gobierno, han sido a través de adjudicación directa.

Algo que quizá lastime a quienes han rendido pleitesía al sistema financiero mexicano y a la política comercial del país es que López Obrador se ha trazado dos objetivos en cada caso, respectivamente: fomentar la diversidad de actores en un sector financiero hiperconcentrado en términos de su oferta y muy temeroso al riesgo de prestar más allá del financiamiento al consumo, así como diversificar las exportaciones, excesivamente concentradas en dos o tres subsectores de la economía y con poco efecto multiplicador sobre otras ramas.
Bienvenido Pejenomics, otro acierto para López Obrador, quien seguro sigue levantando cejas entre sus detractores.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña

Jara: La pesadilla que está por terminar

Pátzcuaro: El costo de la municipalidad

Salarios y precios: una carrera perdida

Apuntes para una política de desarrollo rural

La piedra de toque de Peña Nieto