Rafael Mendoza Castillo
Lo que ocultan las campañas políticas
Lunes 14 de Mayo de 2018
A- A A+

Inicio estas reflexiones con el pensamiento de Mahatma Gandhi: “un espíritu decidido, unido a otros por una fe insaciable en su ideal, puede alterar el curso de la historia”.

En primer lugar, las campañas políticas están mostrando el choque de dos subjetividades (contradicciones de clases sociales). Aunque debemos decir que existen otras, que no están presentes en ese escenario (pueblos originarios movimientos sociales y otros). Una subjetividad concretizada en la clase propietaria del gran dinero, es decir, los grandes corporaciones mediáticas, empresariales y militares, nacionales y extranjeras, que defienden sus intereses privados en contra de los intereses públicos. Si alguien cuestiona esa forma de apropiación privada éstos responden con dos palabras: “así no”.

La otra subjetividad se concretiza en el Movimiento de Regeneración Nacional, el Partido del Trabajo, el Partido Encuentro Social y también una franja social que no está incluida en esos espacios sociales de organización, como el caso de algunos intelectuales, las redes sociales, etcétera. Esta perspectiva política orienta su acción hacia la defensa de lo público y pretende limitar la voracidad del capital, conservando el mismo modelo de economía capitalista. Esperemos que al llegar al poder cambie de parecer.

La contradicción entre la lógica de acumulación del capital y la voluntad de vida de la población no se toca en la presente campaña política y permanece intocada. De ahí que el proceso electoral se coloque en una particularidad, descuidando la crítica y ruptura con el primer momento de la contradicción señalada. El segundo aspecto de la contradicción se llena con puras promesas discursivas y violencia verbal. Dicha contradicción tiene como marco la llamada democracia liberal representativa, que sirve como mecanismo guerrerista en la defensa de lo privado.

La desventaja del mecanismo electoral liberal es su pretensión de buscar el uno (pensamiento único), para evitar la contradicción entre explotados y explotadores, proletarios y burgueses, iguales y desiguales, satisfechos e insatisfechos, pobres y ricos, libertad y esclavitud, capitalismo y socialismo, lo privado y lo público y construir un discurso universal que anule las diferencias por la vía de la igualación y la uniformidad del voto. Meter el dos en el uno y lograr la paz perpetua, para que siga la ganancia infinita del capital en pocos y permanezca la guerra contra los pobres y olvidados. Así sí, dirían los ricos, los propietarios y el intelectual orgánico a modo, Jorge Castañeda.

Los cuatro candidatos, que hoy los dueños del dinero proponen en la contienda electoral, Meade, El Bronco, Margarita y Anaya, se caracterizan por la defensa irrestricta de los excedentes del capital, por las privatizaciones, las desregulaciones, restricciones en el gasto público, quitar el sentido social al Estado, en resumen, defender las políticas del prianismo, contrarias al bien común, la solidaridad social y humana.

Los cuatro jinetes del capital representan el orden social vigente, buscan la creación del uno y luchan por integrar al dos, es decir, las otras opciones de futuro vía la cooptación, el fraude, el olvido, el abandono, la marginación o la muerte. A los propietarios del capital ya les gustó el poder político, porque saben que desde éste, su riqueza se incrementa. La historia en América Latina muestra que Salvador Allende, Evo Morales y otros, aprovecharon los mecanismos electorales creados por el mismo sistema capitalista y accedieron al poder político.

Los terroristas aprovecharon los mismos aviones producidos por el capital y destruyeron las Torres Gemelas en los Estados Unidos. Cuando Salvador Allende inició la recuperación del patrimonio de los chilenos, la burguesía, las cúpulas del ejército y los intereses de imperio norteamericano, lo derrocaron y lo mataron. Pregunta, ¿qué democracia es esa? Democracia criminal y fascista. Esos adjetivos le quedan muy bien a la que se practica en nuestro país. Para el intelectual orgánico liberal Enrique Krauze (yo el escritor, populismo yoico) la democracia no tiene adjetivos, es neutra.

Si la democracia liberal sirve a la acumulación de capital en pocas familias nacionales y extranjeras, si mantiene a las gentes en la pobreza, si privatiza los recursos naturales y culturales, es buena democracia, así sí, dirían los ricos. Pero si existe una democracia directa, donde la voluntad popular decida su propio destino histórico, desde la comunidad política entonces, esa no es buena, así no, dirían los propietarios del dinero. ¿Qué hacer ante estas contradicciones?

Evo Morales observó que la mayoría de la población en su país era indígena y se organizaron, dieron la pelea en el terreno electoral y accedieron al poder. Desde el poder inició reformas para recuperar bienes de la nación y sobre todo, la dignidad del pueblo bolivariano, de los olvidados, y los colocó en la visibilidad como sujetos históricos. El capital y la burguesía no han podido derrotarlo y se da el lujo de reelegirse. Organizarnos para este 1º de julio y con sus propias armas electorales bajar del poder a la clase política, la cual ha venido sirviendo a los grandes empresarios nacionales y extranjeros. Por lo menos no recular ante los deseos. Hay que tensar las contradicciones formales y materiales.

Las campañas políticas están revelando, en lo formal, que la lucha de clases está presente. El proceso electoral, sus instituciones, los poderes Ejecutivo, Judicial, Legislativo, los poderes fácticos y sus corporaciones, están participando, directa o indirectamente, en la defensa del orden constituido, es decir, del modelo económico y régimen político, que tantos beneficios les ha dejado. No se quieren ir. El fraude, la cooptación, los asesinatos están en su mente, dado que sus cuatro jinetes no tienen aceptación en la mayoría de la población. Lo dicen las encuestas, el enojo y la rebeldía de la gente. De no modificar el modelo de economía neoliberal y su sistema político, la corrupción, la impunidad, la desigualdad social, la crisis ecológica y la deshumanización continuarán. Vayamos más allá de las elecciones y del neoliberalismo. Otro mundo es posible y necesario.

Sobre el autor
1974-1993 Profesor de Lógica, Historia de las Doctrinas Filosóficas y Ética en la Escuela Preparatoria “José Ma. Morelos y Pavón” , de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1977 Profesor de Filosofía de la Educación en la Escuela de Filosofía de la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, Morelia, Mich. 1990-1993 Asesor de la Maestría en Psicología de la Educación en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José María Morelos”. 1993-2000 Coordinador de la Maestría en Sociología en el Instituto Michoacano de Ciencias de la Educación “José Ma. Morelos”. 1980 Asesor del Departamento de Evaluación de la Delegación general de la S.E.P., Morelia, Mich.
Comentarios
Columnas recientes

Crítica a lo instituido en la UMSNH

La IV transformación, el poder y los símbolos.

El homo sapiens y sus creaciones

Razones para una nueva reforma educativa

La cuarta república hereda instituciones fetichizadas

Preguntas permanentes sobre la vida y la muerte

Liberemos el espacio de lo público

Ética crítica para la cuarta transformación

Cultura y memoria para la cuarta transformación

Batallas por la historia: el 2 de octubre de 1968 no se olvida

Hidalgo, la libertad y el fin elegido

Hidalgo, la memoria y la Universidad Michoacana

Educar y gobernar en la cuarta transformación

Política y ética para la cuarta transformación

Emancipación humana y pedagogía crítica

Autogestión, ética y pedagogía clínica

Perspectiva epistémica del sur para la cuarta transformación

Educador popular para la cuarta transformación

La educación como fundamento social y no como medio

La cuarta transformación con sujeto histórico

Razones para una nueva política educativa

El pensamiento crítico

Pablo González Casanova y las ciencias sociales

La oligarquía financiera no quiere dejar el poder

Lo que ocultan las campañas políticas

Campañas políticas, subjetividad e intelecuales

Ética y política con fundamentos, con principios

Campañas políticas, el capital y la dominación

El discurso tecnocrático oculta el despojo de la nación

El tiempo y el espacio como negocio

La lucha teórica y política por la educación

El neoliberalismo produce relaciones de explotación

El feminismo es un humanismo

Lo que sucede cuando la crítica y la participación se ausentan

La batalla teórica y política del normalismo

El Estado al servicio del capital

Las instituciones al servicio del neoliberalismo

Instituciones y presupuestos discrecionales

Ideas para liberar lo educativo

El lenguaje público como derecho humano

El poder, el valor y el capital

El contenido de lo educativo no es neutral

Transformemos al capitalismo corporativo y sus instituciones

¿Quién lleva las riendas en el país?

La infancia en el neoliberalismo

Las instituciones al servicio del proyecto de pocos

Pensar en la muerte es pensar en la vida humana

El poder y los fines de la educación

Estado laico e Iglesia católica

Necesidad de conciencia crítica y de sujeto

El neoliberalismo y la doctrina del shock

Modernidad, ¿para quién?

Se privatiza el contenido público de la política

Política, imaginario y educación

La vuelta al yo y la muerte del otro

Investigación educativa, poder y cultura

Relación pedagógica en la política y la cultura

La intimidad de lo educativo

Felicidad y bienestar, ¿para quién?

El sujeto de la educación y la profesionalización

Es necesario detener el neoliberalismo depredador

Racionalidad instrumental y transparencia

Conflicto entre la seguridad y la libertad

El poder del capital vigila y castiga

La memoria histórica amenazada

Democracia liberal, poder y verdad

La veda electoral se sustituye por la noticia

Sindicalismo y neoliberalismo en la UMSNH

Los riesgos de la escritura, la lectura y el pensar

15 de mayo y la lucha sigue

Violencia y pobreza contra la niñez mexicana

La impunidad y la corrupción como espectáculo

La lucha entre lo pesado y lo ligero

Estado, poder y oligarquía

El poder domina y produce fantasías

La libertad, ¿para qué y para quién?

Reforma en la UMSNH y el solitario de Rectoría

Reforma integral en la UMSNH o nada

Reforma en la UMSNH, ¿para qué?

El coro, la moral y la educación

Izquierda y derecha, ¿para qué?

La lucha entre la verdad y la post-verdad

Lucha política y crisis de identidad

La dignidad es un principio, no es un medio

No está en la mochila, sino en el sistema neoliberal

El capitalismo corporativo despoja a la nación

Construir una nueva formación social

Modificar el artículo 29 y suspender garantías

Capitalismo, Consumo y Emociones

Ética crítica y educación liberadora

Globalización y sindicalismo en la UMSNH

Palabras que engañan y mienten

La lucha entre lo reiterativo y lo disruptivo

Trump y la unidad de la oligarquía mexicana

Bloqueo histórico e individualismo obsesivo

El malestar de la vida y la muerte

Pensamiento político de Lázaro Cárdenas del RíoPensamiento político de Lázaro Cárdenas del Río

El poder de explotación y el otro

Los enemigos de la praxis de la liberación

2 de octubre y Ayotzinapa no se olvidan

La relación de poder en la UMSNH

La lógica del capital y la política

El Estado laico y la Iglesia católica

Trilogía de la oligarquía financiera

El neoliberalismo y la causa de los niños

Pensamiento crítico y moralidad

Ética y educación emancipadoras

El poder de explotación y la educación

Lo imaginario y el capital

La ética disruptiva y la educación

Pensar la educación y la pedagogía

El poder de explotación y la educación

El poder autoritario y lo social

El capitalismo corporativo y lo público

El poder de dominación y la Reforma Educativa

Razón ficticia y democracia representativa

El pensamiento único del prianismo

Política y educación, ¿para qué?

La política también se corrompe

La autonomía del saber, ¿para qué?

Pactos, ¿para qué?

La relación de explotación y la infancia

La UMSNH y su autonomía

Escribir, ¿para qué?

Del Estado de excepción al Estado de rebelión

Reforma, jubilación y pensión en la UMSNH

El normalismo: defensa teórica y política

El normalismo: defensa teórica y política

El capitalismo destruye lo humano y la naturaleza

SPUM, universidad y neoliberalismo

Opción a la educación crítica

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

Reflexiones sobre la visita del Papa Francisco

La acumulación de capital en pocos

La desconfianza y el desánimo

Neoliberalismo, corrupción y narcotráfico

Reflexiones sobre el orden sexual

Necesidad de la pregunta y necesidad de conciencia

Ante el autoritarismo, la razón y el argumento

La formación es de naturaleza política

El derecho del orden de Aurelio Nuño Mayer

Evaluar para individualizar y normalizar

Las Normales y el pensamiento único

Poder, vida y muerte

El poder, el diálogo y el nuevo comienzo

Las Normales y el gerente de la SEP

Las Normales y el autoritarismo (Primera parte)

La privatización de lo público

El Papa Francisco y la Iglesia católica

El diálogo como mecanismo administrativo