Samuel Maldonado B.
Repercusiones
¡Mi voto para...!
Martes 15 de Mayo de 2018
A- A A+

Como militante y miembro fundador del llamamiento que hiciera el Ing. Cuauhtémoc Cárdenas Solórzano, en Octubre de 1988, que daría pauta para la fundación del Partido de la Revolución Democrática, participé en 1989 en una contienda interna para representar, dentro del nuevo partido, al candidato oficial del PRD a la presidencia municipal de Morelia, resultando favorecido por el voto de los integrantes del naciente partido político.

Durante la precampaña política en busca de la titularidad de esta importante posición, la prensa en lo general, obediente a los dictados de las autoridades del Estado, arremetían fuertemente en contra del PRD, del fundador del mismo y de los candidatos no oficiales a las presidencias, pero particularmente enfocadas en la capital del estado. Los resultados finales fueron una gran sorpresa que no esperaba el oficialismo.
Ya como como autoridad, la guerra periodística contra las autoridades emanadas del PRD, pero principalmente contra el de Morelia, era impulsada oficialmente, pues el oficialismo no aceptaba haber perdido la Capital del Estado.

Fausto Vallejo, actual candidato a la alcaldía de Morelia por el PES.
Fausto Vallejo, actual candidato a la alcaldía de Morelia por el PES.
(Foto: Cuartoscuro)

Como candidato, fui vilipendiado por una prensa que en ese entonces estaba totalmente al servicio del gobierno de la República y desde luego, del Partido Revolucionario Institucional, mismas autoridades que no aceptaban el haber perdido la capital y prácticamente el estado. En Morelia, por fortuna, recibía la comprensión de una amplia mayoría de la población y logramos juntos terminar exitosamente el ejercicio constitucional de 1990 a 1992.

Precisamente por esa difusión malévola del periodismo de la época, por la experiencia vivida en esos tres años, tomé la determinación de nunca hacer comentarios negativos en contra de ninguna de los autoridades estatales o municipales y he buscado, en forma permanente, el cómo participar en el mejoramiento y la solución de las problemáticas no sólo del Ayuntamiento, en lo particular del municipio capitalino, sino del estado en lo general. Por lo anterior, con alguna frecuencia, por escrito o verbalmente, he expresado mis ideas directamente a las autoridades en turno, siendo aceptadas unas, otras rechazadas y otras más sin siquiera escucharlas ni conocerlas, lo que es natural en los asuntos políticos.

En 1989, el Partido Revolucionario Institucional tuvo a bien nombrar como candidato para la alcaldía de Morelia al Lic. Fausto Vallejo Figueroa, y junto con otros candidatos, miembros de diferentes partidos, tuvimos un debate, que a la distancia del tiempo creo, fue un poco acalorado y, ya como presidente municipal, algunos roces diplomáticos tuvimos con él.

Años después, el Lic. Fausto Vallejo tomó posesión como presidente municipal de Morelia y democráticamente ocupó el hermoso Palacio Municipal como cabeza de éste, y luego, más tarde, como gobernador del estado.

Como presidente de Morelia lo visité varias veces para expresarle lo que seguramente ya sabía debido a su trayectoria política. Morelia tenía –y tiene cada vez más- muchos problemas que yo consideraba, podían ser necesarios o importantes, por lo que llegué a sugerirle que era necesario realizar ciertas obras, siempre escuchándome en forma muy atenta; algo que consideraba era importante era disminuir la tensión política entre los morelianos, dialogar o aprovechar las experiencias de los expresidentes, entender que los ciudadanos de la capital pertenecíamos a Morelia y no a los partidos políticos y que de haber un acercamiento entre éstos, entendería la sociedad la importancia de los mismos y se buscaría por todos calmar ánimos impetuosos.

Le expresé que, como símbolo de unidad de los morelianos, se plantara, por los diversos dirigentes políticos, el Árbol de la democracia, que hoy ha crecido dando sombra a todos los morelianos, sin considerar clases sociales o políticas. Así se hizo y fraternalmente me solicitó que yo fuese el orador en ese sencillo pero importante acto.

Al margen de nuestras pertenencias a partidos políticos, cabe señalar que en cuantas ocasiones tenía la necesidad de comentarle alguna inquietud relacionada con Morelia, tuvo abiertas las puertas de la presidencia e incluso las de Casa de Gobierno, escuchándome con mucha atención. El ex gobernador de Michoacán, además de su sensibilidad política, tiene un amplio conocimiento de lo que es la Administración Pública y suficientes amigos para hacer un magnífico papel al frente, nuevamente, del Ayuntamiento de Morelia.

No soy miembro de ningún partido político ni pienso enrolarme en alguno, por lo mismo, en las próximas elecciones constitucionales voy a votar por tres personas, Andrés Manuel López Obrador, el Lic. Fausto Vallejo Figueroa, para presidente municipal y por el nieto de quien fuera también presidente municipal, Rafael Ruiz, Bejar, quien aspira a ser diputado federal.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?