Samuel Ponce Morales
La Conspiración
El polémico Morelos post mortem
Martes 22 de Mayo de 2018
A- A A+

La Presea Morelos fue entregada post mortem a Agustín Arriaga Rivera por el Cabildo del Ayuntamiento de Morelia, el pasado viernes 18 de mayo como parte de las celebraciones del 477 aniversario de la fundación de nuestra ciudad.

El reconocimiento llegó cincuenta años después de que Arriaga Rivera terminó su polémico mandato marcado por una intensa actividad y la realización de un programa de obra pública sin precedentes, opacado por dos conflictos con la Universidad Michoacana, en 1963 y 1966; resuelto el primero con la salida del rector Eli de Gortari y el segundo con la intervención del Ejército en el Colegio de San Nicolás y las casas del estudiante.

La ceremonia se efectuó sin contratiempos, luego de que el día previo se conociera el amago de que muchos grupos universitarios boicotearían el evento. Ello no ocurrió del todo, pero en uno de los accesos a la calle Allende un grupo de 40 jubilados de la Universidad Michoacana manifestaron su inconformidad porque la comuna Morelia premió a quien ellos considerar se manchó las manos de sangre por las muertes de los estudiantes Manuel Oropeza, en 1963, y Everardo Rodríguez Orbe en 1966.

Nestora Salgado.
Nestora Salgado.
(Foto: Cuartoscuro)

En 1963 se enfrentaron dos grupos que llegaron a dirimir sus diferencias incluso a balazos. Arriaga dejó escrito que el 24 de febrero, queriendo conciliar reunió a ambos en Palacio de Gobierno y cada vez que los ánimos se encendían disponía que se tocara el Himno Nacional en la plaza Ocampo, lo que daba motivo para que todos se pusieran de pie y los ánimos se moderaran.

“Un grupo, el de la derecha, lo encabezaban los licenciados Guillermo Morales Osorio, distinguido litigante de Chinicuila, el doctor Mario Alvizuri, el licenciado Gregorio Torres Fraga y el licenciado Enrique Ramírez Miguel. Con ellos estaban estudiantes inquietos como el abogado Marco Antonio Aguilar Cortés y su hermano Humberto, Pedro Acosta y José Amezcua Manjarrez, y otros morelianos decididamente en contra de los gortaristas, que a su vez eran fundamentalmente de las casas del estudiante de Morelia; entre otros, el abogado Leonardo Pedraza Miranda, Efrén Capiz, Genovevo Figueroa y Jesús Sandoval Bustos”, apuntó Arriaga en sus memorias.

Por el calibre de los participantes, se entiende qué ha pasado en Michoacán en los años subsecuentes.

En 1966, murió frente a la Procuraduría un joven que regresaba del balneario de Zinapécuaro, justo en el momento en que se desató una trifulca entre estudiantes y agentes de la Policía Judicial del Estado que había ido a reclamar un equipo de sonido que les había sido decomisado, lo que fue aprovechado por el presidente Díaz Ordaz para intentar remover al gobernador de Michoacán, los eventos culminaron con el envío de la tropa al mando del general José Hernández Toledo, quien tendría dos años después un papel protagónico en los eventos de Tlatelolco.

Estos hechos le quitaron brillo a un sexenio que se distinguió por desarrollar la mayor obra material de cualquier gobierno estatal, merced al enorme apoyo que tuvo en los dos primeros años de su administración del presidente Adolfo López Mateos, quien lo seleccionó para venir a Michoacán y confrontar al cardenismo.
La autorización del presidente para que por cada litro de gasolina, que se vendiera en Michoacán unos centavos fueran para el gobierno estatal, le dio a Arriaga la suficiencia para construir mil 600 kilómetros de carreteras.

En ese sexenio se hicieron también, los estadios Venustiano Carranza y Francisco Villa, la Escuela Normal Urbana Federal, el Internado España México, el Albergue Tutelar Juvenil, los mercados Revolución, Independencia y de Dulces, el rescate y remodelación de la Casa Natal de Morelos; así como para que el gobierno estatal participara en la construcción del Hospital Infantil y el Instituto Tecnológico Regional de Morelia, entre otras obras de relevancia.

Nada es lo que parece



1.- José Antonio Meade: “Nestora Salgado va a ser senadora plurinominal por Morena, una secuestradora que está libre por una falla en la policía. Esto, Andrés Manuel queda en tu conciencia”.

2.- Nestora Salgado: “Te reto públicamente a que pruebes tus afirmaciones. Ya basta de que tú y el #PRI criminalicen a los luchadores sociales. ¡No nos vamos a dejar!”.

Conjuro



Un segundo debate presidencial irreverentemente chistoso, con escasas propuestas interesantes sobre el tema migratorio; quién ganó, cada uno de nosotros, los no fanáticos, tenemos una ligera, pero subversiva idea…

Sobre el autor
Samuel Ponce Morales Michoacano por residencia, periodista empírico, posee dos premios estatales en crónica y en entrevista; ha sostenido charlas con la escritora Elena Poniatowska, el pintor Alfredo Zalce, el futbolista Diego Maradona, el fotógrafo cubano Alberto Korda, y el comandante sandinista Tomás Borge; ha transitado como reportero en Excelsior y El Universal, así como corresponsal de La Jornada; ha sido jefe de Información, de corresponsales y de multimedia, así como columnista de Cambio de Michoacán...
Comentarios
Columnas recientes

El legado del TEEM

Silvano, tercia de halagos

Violencia, tres en uno

Encuesta 2021, el PRD desaparece

MORENA, el reencuentro

AMLO, caso Mireles

De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman

De todos modos, SUEUM/SPUM se llaman

Tepalcatepec, ambigüedad presidencial

Michoacán, la impensable alianza

ZEE, sepultada

Los pendientes del Sistema anticorrupción

Los pendientes del Sistema anticorrupción

Autodefensas, diálogo fallido

Otra vez Apatzingán

CNTE, SUEUM, sin miramientos

Conago, Michoacán en la mira

Morena, reunión casi imposible

La no guerra al narco

PRI Michoacán, la danza de los 10 millones

PRI Michoacán, llegó la hora

De la ley Bonilla a la del Garrote

Secuelas del encuentro en Palacio de Nacional

Educación, “de la tierra al cielo”

Michoacán, el encuentro presidencial

CEDH, #MissJessica

El patrón de la SSP

En los tiempos de Alfredo Castillo

Alito en Michoacán

El rescate por los bosques

La lucha por la Auditoría

Raúl Morón, al banquillo congresista

La Constitución de Michoacán, a 100 años

Auditoria, los de la terna

Otro golpe a Marco Polo Aguirre

La renuncia de Antonio Soto

AMLO, una sola mención de Michoacán

AMLO, y sigue cabalgando

Las cinco del TEEM

Marco Polo, el cobre

IEM, retos a la vista

Del INE al IEM

El fallido evento constitucionalista

Municipios de talla internacional

Mujeres policías: el arraigo por la familia

Los destapes

Más allá de Raúl Morón

Morena debilita al PRD

Congreso, la altura de un párroco

Observatorios ciudadanos, entre dimes y diretes

La crisis en el periodismo

Última llamada, última llamada...

Los dilemas de ADN

Jesús Reyna, el gran ausente

Morena Michoacán, uno menos

¿Cuidado con los militares?

El prematuro destape

A contra reloj la federalización

Cárdenas como los buenos vinos

La hora del PRI

Un juez a todo dar

Vendetta partidista

Nahuatzen, el deslinde

Nahuatzen, el conflicto de nunca acabar

Contra la madre tierra

Una historia que no contar

Junta de Caminos

Gobernadores en alerta, por las alertas

Y de qué habló con AMLO…

INE dará certeza a la renovación de la dirigencia nacional del PRI

Por un plan Marshall michoacano

Reaparecen priista y expanista

Y, dónde está Fabiola

El privilegio del PES en Michoacán

Los dos alcaldes con poderes

Más allá de la reforma educativa...

CNTE, hasta cuándo…

Pascual Sigala, la despedida

Fiscalía, una sorprendente elección

El adoctrinamiento ¡a niños!

Tercera llamada…

Fuerte mensaje silvanista

De nuevo, en riesgo nómina magisterial

La desigualdad entre la Federación y estados

UMSNH, sin vuelta…

¿Dónde está Jesús Reyna?

El abucheo de la discordia

Congreso, aferramiento ex priista

Reaparece Alfredo Ramírez

Morena, Morena...

STJE, el misterioso magistrado presidente

Michoacán, los penares del PRD, de ADN…

Guardia Nacional

Morena da palos de ciego

ADN se entrega a Morena

El futuro de la Fiscalía en Michoacán

Reforma electoral con perspectiva de género

La cátedra centista

Violencia política de género, sin estadística

El logro presidencial y el desmarque morenista

Casi lista la ley para la Fiscalía

Michoacán, #MissYeidckol

CNTE, primera llamada

Índice de violencia, ¿dónde están los michoacanos?

El empantanamiento

Michoacán, reforma electoral

CNTE, la vie en rose

SEP, el brutal desconocimiento

Más allá de la Contraloría

El zape amlista

«Así se comportó Fausto Vallejo…»

Los sin nombres de Jesús Reyna

Jesús Reyna al ataque

Los gandallas de MORENA

Telebachillerato, nepotismo y privilegios sindicales

La lucha por la fiscalía

“Ya párele con (…) los quemados de Obregón”

CNTE, la venganza política

¿Y si resistiremos el desabasto?

De AMLO a Silvano y viceversa

UMSNH, pinceladas del nuevo rectorado

UMSNH, rompiendo usos y costumbres

AMLO, dos puntos para Michoacán

Libra Michoacán examen policial

Frente antisilvanista

UMSNH, solo uno

UMSNH, dos decenas…

Seguridad: los seis puntos michoacanos

CNTE, contra la espalda y la pared

El diputado ex normalista

AMLO a favor de la federalización

UMSNH, incierto panorama

¿Michoacanos al TEPJF…?

Inició incómodo

¡Cuidado con los indígenas!

Morelia, ¡cuidado con la contaminación!

Ni desafío ni olvido

Silvano, a la orilla de la transición

Nahuatzen, mucho ruido

Morelia, la otra fiscalización

Y, la rebelión congresista

La oscilante ZEE de Lázaro Cárdenas

Morena, los federales

Y, ¿Michoacán?

Resentimiento anticongresista

AMLO, el eventual descobijo de Morena Michoacán

El oro de la discordia

Buenavista, Nahuatzen…

PRI, tarde y mal...

La conspiración