Samuel Maldonado B.
Repercusiones
Los suspirantes y Porfirio Díaz
Martes 22 de Mayo de 2018
A- A A+

La recopilación de datos que tiene el Instituto Nacional Electoral nos indica que aproximadamente hay poco más de tres mil 400 aspirantes y suspirantes que se registraron para competir en la presente contienda electoral, que incluye desde la Presidencia de la República, senadores y diputados, más los que se sumen en estados y municipios y, desde luego, los del semi estado de la ciudad de México.

Muchos de los aspirantes pueden catalogarse, apropiadamente y sin lugar a dudas, como simples suspirantes, pues pocos relativamente son los que cuentan con las posibilidades de alcanzar su sueño, y hacer de éste una realidad.

Proliferan en esta campaña muchos diputados y senadores que en su ejercicio como tales, y gracias a las reformas constitucionales por ellos analizados y autorizados, suspiran pasar de la Cámara de Diputados a la de Senadores y viceversa.

Personajes del Congreso Nacional, como también es normal y legal, buscan las posibilidades de encumbrarse como legisladores locales en sus respectivos estados, y otros más ambiciosos de poder, se apuntan para participar en el tiempo que viene, como gobernantes, e incluso, ya de perdiz, buscan colocarse como presidentes municipales.

El asunto fundamental de todos los aspirantes es el de no caer en el error (yo diría, en el horror) de vivir fuera del presupuesto nacional, tal como lo señalaba, frecuentemente en vida, el diplomático, diputado federal y veracruzano de nacimiento, de nombre Cesar Garizurieta, más conocido con el alias de El Chango Garizurieta, allá por el año de 1961.

Los suspirantes, para no caer en ese horror, no pueden dejar pasar esta nueva posibilidad de mantenerse en las nóminas federal o estatal... Total, mediante un un permiso de por medio a los congresos estatales y nacional les permitirá, a funcionarios públicos o representantes del poder Legislativo, buscar de diferentes maneras, pasar de esas posiciones políticas a presidencias, pues el asunto fundamental es no perder sus dietas, sus canonjías. Contados del uno al 100, son los que verdaderamente quieren servir a la nación y a sus representados.

Pero no crea el lector que esa ausencia temporal solicitada sea solamente practicada por avaricia política y posiblemente sea sólo un sencillo homenaje o recuerdo póstumo al oriundo de Oaxaca, al héroe del 2 de abril, a don Porfirio Díaz Mori, mismo que gobernara durante más de treinta años a la República Mexicana, mismo que se vio obligado a abandonar penosamente el país debido precisamente a su actitud como dictador, cuyo lema principal era el de “mátenlos en caliente”.

La esfera de cristal no es mágica, y los magos sólo inducen a reflexionar que por el bien de México vale votar por el único que puede evitar que el barco se hunda.
Los ejemplos nefastos que nos nos da nuestra historia nos obliga a analizar detenidamente, a reflexionar y a levantar nuestra voz para dar un triple tributo a quienes con buena memoria, nos hace recordar al héroe y dictador del refugiado en Francia hasta sus muerte allá en ese hermoso país..

Recientemente, el ejemplo de una quimera falible, truncada, la tuvo la única aspirante supuestamente sin partido político, que quería con seguridad repetir las emocionantes acciones que vivió cuando su esposo era el capitán del barco, que de regularmente piloteado, pasó a descomponerlo y casi hundirlo. Del barco dejó prácticamente la chatarra, vendió lo vendible y nos dejó una gran deuda, por lo que el maltrecho barco esta a punto no de fondearse sino de fundirse.

La conjugue del capitán de segunda quiso seguir sus pasos, pero la tripulación popular se negó a apoyarla y finalmente desistió de su empresa al no recibir los aplausos del público.

Por eso, con seguridad afirmo que la esfera de cristal que yo miro para conocer o predecir el futuro no se equivoca, y ésta me indica que no pasaran mucho días y pronto habrá otra declinación más, pues la amenazante mayoría que tiene el tabasqueño obliga a hacer hechicerías como la de quemar otro monigote.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo

¡El rey ha muerto!

Castillo de naipes

Colaboracionismo oficial, mata partido

Cambio de estrategia de normalistas y maestros

La expoliación (Minería y petróleo)

Las tribus sin puntería

La Rosa Blanca y Pemex, historia repetida

Mentiras y más engaños

Irreversible lenta extinción

¡Mal para el que se va…!

¡Apreciación no es devaluación!

De piratas o bucaneros

Don dinero rompe cadenas

Sin obstáculo alguno; en caída libre

Y en México, ¿cuándo?

La guerra de papel termina

¡Más dispendio mayor pobreza!

¡Más dispendio mayor pobreza!

¿Por quién no votar?

Réquiem por un partido

En Morelia, una victoria pírrica

Del patrón oro, a la miseria nacional