Alejandro Vázquez Cárdenas
1º de mayo y los sindicatos
Miércoles 11 de Mayo de 2016
A- A A+

Estamos en mayo, mes de varias festividades oficiales y otras no tan oficiales. Recientemente hemos celebrado una de las pocas fiestas internacionales (aparte de Navidad y Año nuevo) que también se conmemoran en México; me refiero al Día del Trabajo, que se festeja el 1º de mayo, aunque no con la fastuosidad y magnificencia con que se celebraba en la antigua URSS cuando se llamaba Día de la Solidaridad Internacional de la Clase Trabajadora, pues actualmente, ya sin tanto boato, se llama simplemente Día del Trabajo y la Primavera.

No se puede entender en Día del Trabajo sin los sindicatos, eso es básico, pero veamos, ¿qué es y para qué sirve un sindicato? Una definición más o menos genérica sería la de una asociación de trabajadores cuyo fin es mejorar las condiciones económicas y sociales de éstos y salvaguardar sus legítimos intereses. Teóricamente el sindicato representa los intereses de sus afiliados, negociando con el patrón el salario y las condiciones laborales.

Los primeros sindicatos se crearon en Europa occidental y en Estados Unidos a finales del siglo XVIII y principios del XIX. Un dato curioso: los sindicatos autónomos no existen ni se permiten en países como Cuba, Corea del Norte y China continental.
Una obviedad: en México, el sindicalismo no goza de buen cartel; son percibidos como corruptos, ineficientes, casi siempre en contubernio con el régimen y con empresarios que se aprovechan del charrismo sindical, ese que no representa a los trabajadores, sino los intereses del patrón.

Ya avanzado el siglo XXI sigue siendo asunto pendiente su transición hacia la democracia; las asambleas con votación "a mano alzada" son de lo más antidemocrático que existe. El sindicalismo, con sus escasas excepciones, es un corporativo en beneficio de líderes corruptos, de tráfico de influencias, de mucho dinero para los comités ejecutivos, dinero no sujeto a fiscalización.

Actualmente muchos sindicatos, sobre todo los más grandes, esos que tienen los contratos colectivos más obesos, han terminado por convertirse en gestores de irresponsabilidades, en defensores de una absurda división y especialización del trabajo que aporta toda clase de coartadas para defender a los impuntuales, a los holgazanes y a los faltistas. El buen trabajador, la verdad, poco requiere de intervenciones sindicales, si acaso para trámites administrativos de cláusulas que de todos modos son su derecho.

Los sindicatos se han transformado en auténticas mafias que solapan la ineficiencia. Si preguntamos por qué continúan laborando auténticos patanes en algunas paraestatales (IMSS, SEP, ISSSTE, CFE, etcétera), nos argumentarán que esos empleados son sindicalizados y que nada se puede hacer contra ellos, so pena de crear engorroso conflicto laboral. Lo que es peor, existen muchos malos trabajadores que, aparte de holgazanes y conflictivos, son asiduos practicantes del robo hormiga.
Es lamentable pero los sindicatos frecuentemente sólo son cotos de poder en los que se practica la asignación discrecional de plazas, la venta de las mismas y el robo del patrimonio público. Todo eso sin contar con las infaltables acusaciones de acoso sexual.

Durante décadas, los sindicatos en México funcionaron como extensiones del gobierno para controlar a los trabajadores. Los todopoderosos presidentes emanados del PRI, partido que mal gobernó a México por más de 70 años, quitaban y ponían líderes sindicales a voluntad, luego otorgaban dinero y favores políticos para mantener a los sindicatos generando millones de votos y “borregos” para marchas y mítines.

El sindicalismo mexicano es una ajada fotografía en arcaico color sepia. Urge su renovación profunda, radical, o seguiremos en el cabús de la modernidad.

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia