Samuel Maldonado B.
De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos
Martes 29 de Mayo de 2018
A- A A+

A dos meses de distancia del día primero de julio, de la y los cinco fajadores que eran, cuatro siguen vivos; el primero desapareció por muerte súbita, no obstante que fue permanentemente oxigenada. Ni con esa respiración artificial pudieron mantenerla resollando y todo el esfuerzo económico y político de ésta gladiadora y de sus mentores fue inútil. A sabiendas desde un principio de sus debilidades, seguramente que su principal coach la presionaba, obteniendo solo los resultados que ya son sabidos por todos. Estuvo con respiración artificial. poco menos de un mes que duró su ejercicio gimnástico. Ciertamente que su oxigenación, esfuerzo y gastos fueron inútiles, no aguantó y tuvo que salir de la cuadrilátero lastimosamente.

La percepción del público consideraba desde un principio que uno de los cuatro boxeadores había sido admitido simplemente como aspirante y sólo para bloquearle el camino a quien ya sabes quién y servir de sparring únicamente para desgastarlo y quitarle sus altas probabilidades de vencedor en la contienda. Por la anterior reseña podemos afirmar que únicamente quedan tres rivales y de éstos, uno está en el límite de ser desinflado. Posiblemente logre mantenerse hasta el final de la contienda, pero es indiscutible que éste es “en la pelea”, algo así como los globos de campaña, que estará en el aire pero que terminará desinflado y quemado tal como terminan los globos llamados de Cantoya.

Están en condiciones de terminar la pelea solamente tres de los fajadores, pero dos de los señalados prácticamente tienen los mismos intereses, pertenecen a la misma cuadra, tienen los mismos managers, los intereses son los mismos, pues son miembros importantes de un círculo poderoso que ha logrado degenerar la administración pública en lo general de la República.

Como parece ser “que son” o pertenecen la misma cuadra, uno de ellos tiene mucha más cola que le pisen y no tardará en reconocer que lo más práctico es lo que decía el chinito, “cope’las o cue’lo”.

Obedecer al jefe para salvarse de la cárcel y/o conservar 50 melones o más (la lana es la lana), es el enigma que tiene por delante este joven fajador. De cualquier manera, obedezca o se baje del ring, las estadísticas mandan y el público mayoritariamente está con otro candidato.

Noticias periodísticas no solamente nacionales sino extranjeras han enunciado con frecuencia de sus “actividades comerciales” mismas que supuestamente no son muy transparentes que digamos. Si está limpio, tendrá que demostrarlo precisamente ante los que se vieron prácticamente obligados a abandonar el partido que ahora él representa.

Cierto que es un joven inteligente pero nada leal ni a los líderes del partido que lo vieron crecer, pues importantes personajes de ese instituto político se vieron obligados moralmente a alejarse del partido que ahora él representa.

Difícil será evadir los melones y sandías que debe; nada fácil le será demostrar que en transacciones económicas no debe nada y mucho debiera recordar que su principal contrincante está siendo apoyado con todo por la Presidencia de la República y, que su ambición personal e impulso juvenil despedazó y achicó a su instituto político.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

¡AMLO NO TIENE DERECHO…

En la antesala del poder

“Reconstrucción o refundición” ¡El perdere¡

De antologías y de analogías

De huracanes 'el más peligroso en el Hemisferio Norte'

Dos tipos de cuidado (Felipón y Chente)

¡Ponen alas en sus pies¡ Los miserables peregrinos

¡En 1988, nace¡ ¿en 2018, lo enterraran?

Para desandar el camino ¡hay tiempo Silvano¡

Los soldados al cuartel y los marinos a la mar

Morelia, Ciudad peligrosa

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos

¡Viva Venezuela!

El apagón económico nacional

Así era el Estado mexicano (¡Huy qué miedo!)

El imperialismo causó la tragedia en París

Poderoso señor don Dinero

Admirados y aborrecidos

El oro y moro

Encerrados en su propio círculo