Jueves 31 de Mayo de 2018
A- A A+

El pasado martes 22 del presente, un comando armado se presentó en Nurío disparando a la población civil.

La gente de Nurío es valiente, se sabe defender y están organizados. La agresión fue repelida, hubo muertos y heridos de ambos lados. Un muerto, Jesús Álvarez Chávez, ex representante comunal y otro herido de la comunidad. Cuatro muertos de los agresores, más varios heridos a los cuales la población interrogó con la finalidad de saber quien los había mandado a atacarlos, pero no les sacaron nada.

Nadie sabe quien o quienes les pagaron para que cometieran esa acción tan terrible. Disparar sin importar a que, seguramente es con la finalidad de crear miedo.

Conocí Nurío en 2001, se llevaba a cabo el Tercer Congreso Nacional Indígena , delegados de los diferentes pueblos, naciones comunidades tribus y barrios de México: P’urhepecha, Triqui, Nahua, Ñhaatho’ , Nan ncue, Tzetal, Ñañhu, Ayuuk, Binniza, Tzotzil, y Wixarika, acudieron a la convocatoria de Nurío, con el permiso de parajpeni (nuestra guía de vida), Nana kuerajperi, Tata kuerajperi y de Tariata (aire), Itsï (agua), Ch’piri (fuego), Echeri (tierra).

Su palabra fue: Juchari irekua ka juchari uinapekua (nuestra vida, nuestra fuerza) kungorhentskua, Iretaeri anhatsekuarhekua (unidad, autonomía y resistencia de los pueblos).

El Congreso fue una fiesta de ideas, lenguas y vestimentas, pero sobre todo determinación en la convicción de luchar por que se respetara a los pueblos originarios. Por ser reconocidos como Sujetos de Derecho, porque que fuesen respetados los Acuerdos de San Andrés, los cuales eran puerta para lograr lo que se les ha negado: reconstituirse como pueblos, generar formas de autodefensa, organizar juntas de buen gobierno, defender sus tierras, territorios y recursos naturales.

Se expresó en todas las lenguas el anhelo de que se respetara su derecho milenario a su tierra. “Desde siempre hemos cuidado de estas tierras, cada playa, cada lago, cada río, cada bosque, cada desierto y cada selva, porque la Madre Tierra no es una mercancía, nosotros y cada ser que la habitamos somos parte de ella: lo sagrado no se vende.” Esta fue la palabra en y de Nurío.

El Congreso Nacional Indígena de Nurío fue casa donde se compartieron experiencias, tristezas y alegrías. Donde se construyó la hermandad y rebeldía.

“En él hemos sembrado el bien a pesar de las dificultades a las cuales nos hemos enfrentado. Nuestro caminar continua, el surco se sigue labrando entre todas y todos, el camino es a través de la reflexión y la autonomía es nuestra cosecha en los hechos.”

Nurío se convirtió en el corazón de la resistencia en Michoacán, se convirtió en un referente nacional e internacional.

La cabeza y corazón de estos anhelos se plasmaban y sintetizaban en Juan Chávez, “Tata Juan”, a quien tuve la alegría y honor de conocer desde muy pequeña, pues al igual que Efrén Capiz y Eva Castañeda, eran amigos y compañeros de ideales de Natalio Vázquez Pallares, mi padre.

La amistad creció y se tornó fuerte entre ambos a partir del 2002, donde Don Juan me llamaba cariñosamente “mi asesora”. Para mí fue maravilloso el conocer a través de Don Juan el corazón, no solo de la Meseta Purhépecha, sino de todos los pueblos originarios. Si me atrevo a compartirles esto, es para que entiendan él porque, conozco y quiero tanto a Nurío, su gente, sus anhelos e ideales.

 “Desde siempre hemos cuidado de estas tierras, cada playa, cada lago, cada río, cada bosque, cada desierto y cada selva, porque la Madre Tierra no es una mercancía, nosotros y cada ser que la habitamos somos parte de ella: lo sagrado no se vende.”
“Desde siempre hemos cuidado de estas tierras, cada playa, cada lago, cada río, cada bosque, cada desierto y cada selva, porque la Madre Tierra no es una mercancía, nosotros y cada ser que la habitamos somos parte de ella: lo sagrado no se vende.”
(Foto: Cuartoscuro)

Me enteré de la balacera contra los de Nurío, unas cuantas horas después de lo ocurrido. La comunidad rápidamente envío un comunicado para hacer de conocimiento su postura sobre lo que había pasado. En el documento se asienta que la intención del comando era; “intimidar, asesinar y destruir nuestra forma de organización comunal”. Señalando que la comunidad “se ha unido para protegerse, vigilando todos los espacios comunes de la localidad, así como sus accesos y salidas. La rabia que nos mantiene de ver a nuestros hermanos lesionados físicamente, el dolor y la angustia de sentir latir el corazón con miedo de nuestros niños, niñas y mujeres no quedará impune.”

Responsabilizaron del ataque a los tres niveles de gobierno: “porque indiscutiblemente estos grupos delincuenciales nacen, crecen y son formados por la cúpula del poder del sistema capitalista”. Al leerlo recordé una plática con Don Juan en el 2004, en la cual comentábamos de la “nueva invasión” que sufren las comunidades indígenas, y la nación entera.

La entrega de territorio a empresas trasnacionales, la introducción sin límites de bebidas embriagantes a las comunidades, la penetración ideológica que va mermando cual cáncer los valores, transmitidos de generación en generación, los cuales finalmente daban vida a los usos y costumbres y a las comunidades. De cómo van acabando no solo con la riqueza material de las comunidades, sino que no bastando, las penetran induciendo ideologías e incluso religiones que solo sirven para desunir a las comunidades y familias.

“La penetración ideológica es más fuerte que mil balas. Nos quieren matar acabando con nuestros usos y costumbres, nuestros valores, nuestro amor por nuestras raíces”. Me dijo Don Juan mirándome fijamente a los ojos.

El ataque sufrido por Nurío, no es casual. Nurío es la comunidad que guarda la semilla del conocimiento, de la identidad. Nurío y toda la meseta son “la resistencia”.

Durante los últimos años las comunidades indígenas en nuestro estado, y en general en todo México han sido fuertemente asediadas y combatidas su forma de organización y anhelo de ser respetadas. Han sido asediadas por el crimen organizado en todas sus acepciones. Se ha afectado su territorio, sus bosques, su agua, su vida.

Están próximas las elecciones, Nurío se ha negado a que se instalen casillas, al igual que Cherán y varias comunidades más. Ojalá que no sea eso el motivo del ataque del martes pasado. Por la razón que sea, es muy grave e inadmisible este tipo de intromisión y violencia contra las comunidades.

La razón por la que no quieren que se instalen casillas, es porque en los hechos ven que las instituciones en vez de ayudarlos, los han perjudicado. Los partidos políticos los han engañado y manipulado. El descontento e indignación es enorme. Durante los últimos años, la violencia hacia las comunidades se ha acrecentado enormemente.

La violencia, no genera ni paz, ni confianza, ni ayuda a que en este país haya democracia ni desarrollo alguno. Nurío está en todo su derecho al pedir que se
aclare quién o quiénes están detrás del ataque armado contra su población. Y se haga justicia.

El ataque a Nurío no es casual, se intenta amedrentar, crear desunión e impedir se organicen, no solo para impedir se instalen las casillas, sino que tomen acciones para evitar que se siga metiendo droga de manera indiscriminada a la comunidad. El daño que se está causando a los niños y adolescentes es de tremendas dimensiones. Todos sabemos que el daño causado por las drogas a nivel neuronal es irreversible Quieren acabar con las comunidades, quieren matar el modo de organización comunal. Quieren acabar con la resistencia.

Piensan que echando balazos, acabaran con los ideales de justicia. La historia de la humanidad demuestra que los ideales no mueren, sino que al contrario germinan, mientras más intentan acabarlos.

La historia de Nurío data de la época prehispánica, sus raíces son profundas y fuertes. Las semillas aún cuando parecen sin vida germinan.


vazquezpallares@ gmail.com

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…

COP21…

El respeto al otro es fundamental

Dejemos de tolerar la intolerancia…

Creadores de mundos nuevos…

Michoacán el alma…

¿Quieres ver a los artistas?

Lázaro Cárdenas del Río está vivo…

Mentes y corazones brillantes…

Por México…