Columba Arias Solís
Transparencia pública
Viernes 13 de Mayo de 2016
A- A A+

Transparentar la gestión pública se convirtió en una necesidad ineludible dada la falta de una cultura de la rendición de cuentas dentro de la gran burocracia del gobierno. Ya desde el Plan Nacional de Desarrollo 2001-2006 se había establecido dicho compromiso al señalar que “El Ejecutivo federal actuará con transparencia en el ejercicio de sus facultades, por lo que los servidores públicos de la administración pública federal estarán obligados a informar con amplitud y puntualidad sobre los programas que tienen encomendados en términos de logros alcanzados y recursos utilizados”.
Igualmente se estipuló que “las decisiones gubernamentales tienen que ser transparentes, por lo que deberán estar abiertas al escrutinio público, con excepciones muy claramente definidas en relación con la seguridad de la nación”.

Por supuesto, lo anterior debía quedar establecido en normas bien definidas y conocidas por los servidores públicos y por los ciudadanos, con el objetivo de “lograr que el gobierno y la sociedad colaboren para erradicar de una vez, el mal que tanto daño ha hecho a nuestro país: la corrupción”.

Así entonces, la transparencia corre en forma paralela con el derecho de acceso a la información pública, luego de la reforma en 1977 al artículo 6º de la Constitución Mexicana. Habría de trascurrir un largo periodo de 25 años, desde la fecha anterior hasta abril de 2002, para que se aprobara la Ley Federal de Transparencia y Acceso a la Información Pública Gubernamental, a fin de dejar puestos los cimientos para construir una cultura de la transparencia y las bases de un sistema de rendición de cuentas a la sociedad (Ricardo Cortés Oliveros 2003).

Trece años después, el 4 de mayo de 2015, fue publicado el decreto que expide la Ley General de Transparencia y Acceso a la Información Pública, la cual estableció la armonización de las leyes en la materia por parte de las legislaturas de los estados, el propio Congreso de la Unión y la Asamblea del Distrito Federal, en un plazo de un año; creó también un nuevo Instituto Nacional de Transparencia, Acceso a la Información y

Protección de Datos Personales, el cual en un plazo de seis meses tendría que expedir los lineamientos necesarios para ejercer sus atribuciones.

Transparentar la gestión pública se convirtió en una necesidad ineludible dada la falta de una cultura de la rendición de cuentas.
Transparentar la gestión pública se convirtió en una necesidad ineludible dada la falta de una cultura de la rendición de cuentas.
(Foto: TAVO)

Ante la necesidad de crear leyes y mecanismos de combate al fenómeno de la corrupción y de la impunidad, surgió la reforma constitucional que crea el Sistema Nacional Anticorrupción; sin embargo, para aplicarse resultaba indispensable expedir las leyes secundarias, por lo que durante meses las discusiones en las cámaras trascendieron hasta los espacios públicos y diferentes organizaciones de la sociedad civil se dieron a la tarea de contribuir con opiniones de expertos en el tema, de promover entre la ciudadanía propuestas que cristalizaron en el proyecto conocido como la Ley 3 de 3, respaldada por la firma de miles de ciudadanos.

En el pasado mes de abril se realizaron reformas a la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Pública en la que se define el nombramiento de los comisionados del Instituto Nacional de Acceso a la Información, se prevé la participación ciudadana, así como las políticas que permitan ampliar el ejercicio del derecho de acceso a la información.

Entre los avances de esta reforma se estipulan las 260 obligaciones adicionales a las establecidas por la Ley General de Transparencia, entre las que se encuentran las de los sectores energético, telecomunicaciones y competencia económica, puntualizando los mecanismos de verificación y denuncia por incumplimiento, así como las sanciones y medidas de apremio por no cumplir. En ese contexto, los entes obligados por la ley deberán difundir sin que medie solicitud la información que transparente las principales actividades de éstos.

En la reforma destaca también la obligación de transparentar y permitir el acceso a su información de los poderes Ejecutivo, Legislativo y Judicial, órganos autónomos, partidos políticos, fideicomisos y fondos públicos, así como cualquier persona física o moral, sindicato que reciba y ejerza recursos públicos o realice actos de autoridad en los ámbitos federal, estatal y municipal, quienes además quedan obligados a proteger los datos personales que obren en sus archivos.

El lado oscuro de esta reforma es haber dejado fuera una de las demandas más importantes propuesta por la ciudadanía en el proyecto de Ley 3 de 3: la obligación de publicitar las declaraciones fiscal, de intereses y patrimonial de los servidores públicos, además de correr el velo de la protección a la Legislatura actual, puesto que dado que las reformas entrarán en vigor hasta el 31 de agosto, ya no alcanzarán a obligar a los actuales legisladores y quedará en la opacidad el manejo discrecional de los recursos manejados por éstos.

Asimismo, según la ley, el cumplimiento de las obligaciones del Congreso en transparencia “se harán efectivas conforme se implementen los programas de reorganización administrativa”. De tal forma que si dichos programas tardan meses o años en implementarse, la transparencia en el manejo de recursos de los que dispone el Congreso no será tal y el cumplimiento de estas obligaciones queda entonces supeditado a que sean creados y se apliquen tales programas.

Sobre el autor
PENDIENTE
Comentarios
Columnas recientes

La otra migración

Incertidumbre

Los que no quisieron la paz

La corrupción, ¿somos todos?

El debate de los vecinos

Constituyente para la Ciudad de México

El testamento

La invitación a Trump, ¿para qué?

Plagio y evaluación académica

Malos resultados

La campaña del odio en Estados Unidos

Disculpas tardías

Blindaje a la corrupción

Encuentro con un populista

Infancia sin futuro

Oaxaca, a diez años

Terrorismo y crimen de odio

Elecciones

¿Y las leyes anticorrupción?

Las desapariciones forzadas

Impunidad

Transparencia pública

El informe del GIEI y la verdad oficial

Las fotomultas

Control y vigilancia de los recursos públicos

La Cuenta Pública

Sin razones

La fuerza de las mujeres

El papel de las contralorías

Estados, en la opacidad y la impunidad

Las palabras de Francisco

Corrupción, gobierno y sociedad, segunda parte

Corrupción, gobierno y sociedad Primera parte

El estado 32

Preocupaciones

Subir la cuesta

Nuestros derechos

El derecho de réplica

Diez años del Coneval

Una reforma importante

En la barbarie

Linchamientos

Nombramientos en la Suprema Corte

¿Una rectora para la UNAM?

Las mujeres y el voto

Insatisfacción social

Populismo

Reforma frustrada

De las cualidades para gobernar

Demostración de fuerza

Acoger a migrantes

Informes

Los resultados de la izquierda

Integrando gabinete de gobierno

El monopolio de la riqueza, última parte

El monopolio de la riqueza, primera parte

Oaxaca, la corresponsabilidad

Reforma a la Ley del Notariado

Michoacán, gobernabilidad, autodefensas

La administración que viene

Luego de las elecciones

Los efectos del voto nulo

Las encuestas electorales

Campañas negras

Acceder a la información

Promesas y recursos públicos

Contra la tortura

La ideología del pragmatismo

Las mujeres en política

Las mujeres en política

Desconfianza en las instituciones

Irregularidades

Nombramiento cuestionado

Decepción ciudadana

¿Para qué el gobierno?

Candidaturas imposibles

Los derechos humanos

Los derechos humanos

Inseguridad sin fronteras

Inseguridad sin fronteras Primera parte

La extensión del mal

En llamas

Guerrero ¿Un Estado fallido?

Iguala, desde la barbarie

Bajo fuego

Responsabilidades

¿Consejeros independientes?

De futbol

Informe del futuro

Memorias y desmemorias

Una tragedia humanitaria

Ahora el ébola

¿Qué sucedió con Oceanografía?

México y la migración centroamericana

La tragedia de la migración infantil

El tercer gobernador

Contra el acoso escolar

El caso Oceanografía

La violencia infantil

Los bonos del escándalo

Acto de barbarie

El derecho a opinar, preguntar y cuestionar a los gobernantes

Malas noticias

Partidos en conflicto

Partidos en conflicto (primera parte)

¿Un comisionado para el Estado de México?

La ruta del Instituto Nacional Electoral

Pensión Universal y Seguro de Desempleo

Complicidades

Corrupción y fraude en las alturas

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

Corresponsabilidad

De los cuerpos de defensas rurales a las autodefensas

Estrategia nacional antisecuestro

Una reforma notarial

Otro acuerdo

Los veinte años del EZLN

Una mujer para Chile

Mala educación, pobreza y corrupción

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Los medios de comunicación ayer y hoy

Faltas al debido proceso

¿Cómo quedó la Reforma Fiscal?

¿El INE en lugar del IFE?

Sesenta años

Diferendo político

Las reformas estructurales

Cambios en la propuesta fiscal

Los recursos del Fonden

La ley sobre el derecho de réplica

Reforma insatisfactoria

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

Actividades vulnerables

El fallo liberador

El caso Salinas

Nueva licencia

Sin cultura democrática

Pemex, el objeto del deseo (última parte)

Pemex, el objeto del deseo

La oposición política

La oposición política

La oposición política (primera parte)

Pobres pero ¿felices?

Desaparición de poderes

Desde la ciudadanía

Obama en México

Desconfianza en la Cruzada