Hugo Rangel Vargas
Cambio de libreto
Viernes 29 de Junio de 2018
A- A A+

Alemania, la poderosa selección campeona del mundo, la máquina futbolística más precisa históricamente; cayó frente al conjunto surcoreano que languidece de recursos técnicos pero que ofreció en 90 minutos una estoica resistencia a las embestidas teutonas, para venir a rematar las aspiraciones de los europeos en tiempo de compensación.

Los germanos no pudieron pasar a la siguiente ronda del mundial, situación que no aparecía en ningún libreto desde 1938, justa futbolera celebrada en Francia en el que sin embargo no existía el actual sistema de grupos en la primera fase. Fuera del guión, también se encontraba el apoyo que con este resultado recibiría el seleccionado mexicano, que pese a una derrota agridulce frente a Suecia, se regodeaba de entrar a los octavos de final.

Raro, pero el fútbol y la política comparten este tipo de sucesos que son apenas explicables por la aparición de elementos estocásticos. Tan atípica como la victoria de los coreanos ha sido el actual proceso electoral.

Primero por la concurrencia de la definición de tantos cargos públicos como nunca antes en la vida del país en un solo proceso. A ello se agrega la redefinición política y administrativa que tendrá la capital de la República que estrenará una nueva constitución.

Aunado a ello se suma la emergencia de las candidaturas independientes y la posibilidad de que ciudadanos sin partidos accedan a las cámaras, con altas probabilidades en el caso del Senado de la República. Habrá que contar además la paridad de género horizontal que muy probablemente se refleje en una mayor representación política de las mujeres en los parlamentos.

Doloroso, pero sin pasar desapercibido se encuentra la violencia inusitada que ha llevado al más alto número de candidatos asesinados durante unas elecciones, ello sin contar la desaparición de papelería electoral que ha sido documentada en algunos puntos del país así como los ataques que han sufrido activistas de distintos signos políticos.

El papel de las redes sociales y la velocidad con la que viaja la información es otro elemento fuera del guión. Jamás se pensó que la actividad política se digitalizará tan rápidamente y que esto sea un instrumento democrático usado ampliamente por los jóvenes pero también una herramienta de desinformación del electorado.

Pero quizá la línea más radical de cambio sea el final que no se ha concretado aún: el resultado electoral y sus efectos sobre las diversas fuerzas políticas.

Andrés Manuel López Obrador puede llegar a ser el presidente más votado en la historia del país y ello lo conseguirá de la mano de un partido de reciente creación, MORENA. Quizá su arrastre le permita ser el primer mandatario federal del siglo XXI que tenga mayoría en ambas cámaras y hacerse de un enorme bono democrático que podría utilizar para sacar adelante una agenda de transformaciones importantes.

El final de este guión surrealista tiene implicaciones para otros personajes de esta historia.

El PRD se asoma a la extinción y a aglutinar en sus filas a dos pequeños grupos muy mermados: Nueva Izquierda y Alternativa Democrática Nacional, grupos que en su origen histórico fueron marginales y bisagras.

Acción Nacional y el Revolucionario Institucional tendrán las votaciones más bajas en su historia reciente. El primero quizá conquiste por sí solo un 20 por ciento de la votación, cifra que se acercaría a la obtenida por Josefina Vázquez Mota en 2012, tanto porcentualmente como en términos absolutos. Por su parte el PRI, podría llegar a un 17 por ciento de la intención de voto, lo cual estaría por debajo de lo obtenido por Roberto Madrazo en 2006.

MORENA, el partido más fuerte, no solo porque será mayoritario en las cámaras, sino por el número de gubernaturas que conquiste de las que están en juego; tendrá además que lidiar con la redefinición de su democracia interna, puesto que no estuvo ausente de conflictos derivados de sus deslegitimadas encuestas con las que definieron candidaturas.

El guion de esta historia nos conducirá a finales inesperados. Ojalá también sea así para la Selección Mexicana y termine poniendo nuevas líneas a su historia en los certámenes mundialistas.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles