Leopoldo Chassin Ramírez
La palabra andante
¿Ganaron sus candidatos?
Lunes 2 de Julio de 2018

Un cocinero preguntaba a las aves que con qué salsa querían ser comidas, una gallina le dijo al cocinero: nosotras no queremos ser comidas de ninguna manera. El cocinero le contestó: eso está fuera de toda cuestión. Metáfora del mundo donde debemos elegir por quién debemos ser cocinados. Hoy por cualquiera de los partidos políticos Eduardo Galeano

A- A A+

Seguramente usted ya sabe cuáles fueron los resultados de la elección, quizá estará un poco desvelado, pues estuvo atento al desarrollo de la fiesta electoral que ya casi terminó. Al despertar, ávido prenderá la televisión, la radio o acudirá al puesto de periódico a corroborar si su candidato triunfó.

¿Sí?, ya fregó

Usted ya cumplió con su deber ciudadano. Ahora ¿qué le tocaría?, ¿esperar a que sus candidatos cumplan sus promesas de campaña? Promesas, en las que usted y muchos más soñamos y que esperaríamos que se hagan realidad. Que se acaben las penurias de empleos precarios, contar con servicios de salud digna, educación de calidad, tener servicios indispensables, terminar con la desigualdad, la ola de violencia, la inseguridad,...

Independientemente del partido o partidos políticos, todo eso y más fue lo que prometieron todos los candidatos, terminar con nuestros temores y sufrimientos.

A mí seguramente ya no me alcanzará la vida para ver los resultados de las promesas. Ya viví ocho elecciones presidenciales. Les deseo que alcancen a ver realizados sus sueños sin esperar tantos años. ¿Estaría dispuesto a esperar otros seis años si no se cumple lo que espera?

La historia reciente, la que se inicia con el siglo pasado, con la caída del sempiterno Porfirio Díaz que estuvo en el poder por cuatro ocasiones, acumulando casi 30 años, nos hereda muchas enseñanzas. Desde entonces a la fecha, los asesinatos, traiciones, fraudes electorales y miles y miles de promesas incumplidas, han sido la constante en las elecciones para presidentes municipales, gobernadores y presidentes de la república. En las presentes elecciones, seguramente habrá muchos, muchos chanchullos. Los asesinatos de decenas de aspirantes a un cargo son la antesala de lo que podemos esperar que suceda.

Las promesas de campaña fueron muchas, seguramente para que se lleven a efecto, se requiere mucho dinero y muchos esfuerzos individuales y colectivos. Debemos estar organizados. ¿De dónde vendrá la organización? ¿De los líderes y candidatos? ¿Estaría dispuesto a participar en la construcción de sus sueños?

Entonces falta lo que falta. La organización colectiva dirían los zapatistas chiapanecos.


La palabra andante
La palabra andante
(Foto: Especial)

¿No?, pues a navegar

Sí, le tocará nadar a contracorriente, ya que los que toman el poder, tradicionalmente lo hacen diciendo “Quítate tú para ponerme yo” y después, las cosas caminarán como hace más de un siglo, dando tumbos de un lado para otro. Que los tricolores por más de 70 años, que los azules por 12, que nuevamente los tricolores y ¿ahora los de juntos haremos historia? Del centro a la derecha y ahora nuevamente al centro con Morena.

¿De dónde saldrá la organización y el dinero para resolver el desbarajuste que dejaron el PRI, PAN y PRD? Seguramente, las cosas no se resolverán en las próximas elecciones, seguirán los tumbos. El paradigma electoral y de partidos políticos ya hizo agua en todo el mundo, es cuestión de que revise un poco la historia.

En los años setentas, las condiciones de los trabajadores en el mundo eran mejores que ahora, los asalariados poco a poco hemos ido perdiendo terreno hasta llegar a lo que ahora sucede con las jubilaciones, los trabajos por horas o contratos temporales, los salarios precarios, jóvenes sin esperanza; en fin, la pauperización de los que producen la riqueza para unos cuantos dueños del mundo. Los poderosos han ido ganando terreno ante la desorganización de los asalariados.

Ahora en el mundo las empresas, bancos, el petróleo, electricidad, ferrocarriles, autopistas, aeropuertos, puertos, mineras siderúrgicas, producción de alimentos, agua,...pertenecen a unos cuantos. La riqueza como nunca antes, se encuentran en un puñado de enfermos de poder que controlan al mundo, así es de que, ¿de dónde saldrá el dinero para cumplir con las promesas?

Lo que no puede fallar

Como lo señalamos antes, la falta de organización de los trabajadores ha permitido que sigan perviviendo los fraudes, las promesas incumplidas por los políticos y sus partidos. Ya casi se han perdido los sueños, las utopías de una vida digna.

Independientemente de que haya o no votado y por quien a usted le merecía su confianza, finalmente no cumplirá, aduciendo que: si el dólar, el pago de la deuda, la crisis internacional, la inestabilidad del mercado, que las reformas, el precio de petróleo,... en fin las excusas no terminarán. La historia en México y el mundo nos demuestra que los políticos, encuentran las sinrazones para justificar su fracaso.

Por eso los zapatistas desde su irrupción en el mundo de los cambios posibles, siguen proponiendo a los trabajadores de la ciudad, el campo y a los pueblos originarios que se organicen, independientemente de que voten o no voten.

Cientos de comunidades de pueblos originarios en Chiapas, Guerrero y Michoacán siguen con el camino de la libre determinación y la autonomía y eso sólo se logra con organización.

Los partidos políticos que han causado confrontaciones en las comunidades indígenas en el país, siguen sin respetar la decisión de los pueblos originarios que históricamente usaron sus usos y costumbres de tomar sus acuerdos en asamblea comunitaria. ¿Aprenderemos algún día de ellos?

¿Algún partido político en el mundo ha cumplido sus promesas de acabar con el sufrimiento humano y del mundo? Hasta las revoluciones Rusa, China, Cubana, o la que a usted se le ocurra, han faltado a la ética, pues es un puñado de un partido el que sigue gobernando..... para ellos.

Vea el cuento del cocinero y la gallina en voz de Eduardo Galeano y verificará que somos alguno de los cocinados. https://www.youtube.com/watch?v=jI6ICT3WE7M

Sobre el autor
Leopoldo Chassin Ramírez Profesor de medio tiempo de la UMSNH Colaborador de Cambio de Michoacán desde 1997 Inconforme social Simpatizante zapatista desde 1994 Utópico empedernido Amante de la tradición
Comentarios
Columnas recientes

Sin rendir cuentas se va Medardo de la Universidad Michoacana

¿Escucha AMLO?

La Universidad Michoacana ¿Nacional? y el Tren Maya

Los científicos, compromisos y obligaciones

¿Una ocurrencia el aeropuerto en Santa Lucía?

La palabra andante

¿Seguiremos así? ¿Tendremos remedio?

La demencia, la incongruencia y la falta de ética campean en el SPUM

Transparencia, rendición de cuentas y manejo público del presupuesto

¿Decrepitud ética y moral en la Nicolaita?

Gobierno, Congreso y Universidad hechos bolas

A desglosar la “transparencia” en la Universidad Michoacana

La palabra andante

Los olvidados de siempre

¿Sabios irresponsables?

NAICM: ¿Consulta sin haber escuchado a los afectados?

AMLO y los pueblos originarios

¿Habría corrupción si existiera la transparencia?

Hay de gobiernos a gobiernos

La burocracia dorada, la austeridad republicana y la UMSNH

Los 50 proyectos de AMLO

¿Arrancarán nuestros sueños?

¿Ganaron sus candidatos?

¿Y cuándo despertemos....? ¿Lo haremos algún día?

¿Sin deudas la Universidad Michoacana con la sociedad?

Unidad en torno a...

Afrenta, ultraje, mancillación al generalísimo y a la Nicolaita

¿Incongruencia y amnesia en el Consejo Universitario?

¿Idiotizada la intelligentsia en la Nicolaita?

La hidra capitalista y el Peje

¿Autismo en el Consejo Universitario de la Universidad Michoacana?

¡Prometer y prometer hasta vencer, después de los vencidos, nada de lo prometido!

Terrorismo en la Universidad Michoacana

¿Día Internacional de la Mujer? Una vacilada del sistema

¿Nuevamente perderemos once semanas de clase en la UMSNH?

¿Miopía en las micro parcelas del conocimiento?

La transparencia y la huelga en la Universidad Michoacana

La opacidad, la madre de los males en la UMSNH

Ya se fregó el ciclo escolar

Marichuy en Michoacán 20, 21 y 22 enero

El trío de tríadas

Cuarentena en la Universidad Michoacana

Un mes sin clases y sin salario en la Michoacana

Cuatro semanas sin clases en la UM

El INE y el big data

Las incongruencias de los gobiernos y Consejo Universitario

¿Hay un guardadito en la Universidad Michoacana?

Los gobernantes ya se van y las deudas se nos quedaran

Los achaques de la cumpleañera centenaria

¡Nunca más un México sin nosotros!

¿Dónde hallo a los nicolaitas?

Ejecutivo y Congreso agreden a la Universidad Michoacana

Primero transparencia, luego reforma universitaria

El maldito poder

¿Podredumbre e indiferencia en la Universidad Michoacana?

No intervención y autodetermonación

El principio de la sinrazón

Vientos y tormentas sobre la Michoacana

La danza de los millones

Obedecer y no mandar

“Izquierda” domesticada

La domesticación en la Universidad Michoacana

Sigue el fast track en la Universidad Michoacana

Los siete principios del CNI

Entre la indiferencia y la impunidad

Ni izquierda ni derecha, de enterrar al capitalismo se trata

La Michoacana vista desde arriba

La Universidad Michoacana hecha pedazos

La transparencia en la Universidad Michoacana

¿Qué universidad requerimos?

¿Reforma Universitaria a ciegas?

Los partidos y el poder

Con el agredido y no con el agresor

¿Enfermita la UMSNH?

Transparencia sin tapujos

¿Consejo Universitario o Santo Oficio?

Ante jubilaciones y pensiones ¡Primero la transparencia!

Una de muros y grietas

¿Agoniza la Universidad Michoacana?

#VibraMéxico, a temblar México

¿De periodistas y periodiqueros?

Nadie sabe para quién trabaja

¿Cuántos más?

¡No te dejes engañar! El responsable: el capitalismo neoliberal

¿Y los ladrones?

Del dicho al hecho, ¿y para cuándo las acciones?

¿Presidenta indígena o presidente ladino?

Las enfermedades en la UMSNH

Ahora vienen por nosotros, los universitarios

10 semanas sin clase en la UMSNH

¿Qué es ser nicolaita?

Desalojo o capitulación en la Michoacana

¿Mano negra en la toma de la UMSNH?

¿Quién tiene cerrada la UMSNH?

Reprobada, la Universidad Michoacana

¿Es mucho pedir?

¿Los querrán hacer capitular por hambre?

¿Habita la transparencia en la Universidad Michoacana?

¿Educación de calidad?

La “ficha” en la Universidad Michoacana

CompArte Morelia

Los con y contra de la Reforma Educativa

Cuidar a la recién nacida

Se les hace bolas el engrudo

Sangre o tregua?

¿Diálogo o monólogo y retórica?

Mesa nacional de diálogo ¡ya!

¿Reforzar o debilitar al dique?

La Reforma Educativa, Televisa-banqueros contra la razón

Diálogo, ¿es mucho pedir?

Nos arrinconan, ¿y?

De subcultura y cultura

Las catástrofes siguen su marcha antinatural

Los sin tierra, trabajo, salud ni educación

¿Usted confiaría en quien viola la Constitución?

¿A quién sirve la Universidad Michoacana?

La corrupción y las mentiras en el Ramal Camelinas

La crispación ante la impunidad

Del yanquis go home al yankis come in

¿Guadañazo a las pensiones y jubilaciones en la Universidad Michoacana?

¿Hay trampa en la huelga de la UMSNH?

¿Cómo resistimos?

Francisco y Enrique, ¿aliados o en disputa?

Y la transparencia, ¿para cuándo?

¿Cerrarán el changarro de la UMSNH?

Silvano y Poncho, ponchados

¿Y por qué somos así?

A 22 años del “¡ya basta!”

¿Buen fin?

La misma gata nomás que revolcada

Escándalos en la Michoacana (Segunda parte)

Escándalos en la UMSNH

Adherente a la Sexta Declaración de la Selva Lacandona

La barbarie y sus cómplices

Terrorismo de Estado e impunidad

Las promesas y la deuda

¿El arte de la prudencia?

¿Un buen comienzo?

Déficit presupuestal (el desfalco)

Arriba y abajo

¿La UMSNH socialmente responsable?

Nos endeudaron, nos engañaron y se fueron

Y sigue la mata dando, los bancos siguen robando

De arriba, nunca, jamás llegarán la verdad y la justicia. EZLN

Del dicho al hecho hay mucho, mucho trecho

Encuesta de risa de la UMSNH

La hidra capitalista en su apogeo

El mundo al revés

¡Tras el ladrón!

¿La universidad contaminada?