Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán: Nuevo discurso
Miércoles 11 de Julio de 2018
A- A A+

Por muchos años he trabajado con la intención de que la construcción de discursos sea con lenguaje incluyente y no sexista; pero también que el lenguaje utilizado en la construcción de nuestros discursos cotidianos sea de respeto a los derechos humanos, de igualdad y no discriminación, con perspectiva de género, visibilizando a hombres y mujeres en su ejercicio de diversidad sexual, y desde luego con una visión de interculturalidad.

La aspiración de contar con un lenguaje que no incluya ideologías: machistas, misóginas, clasistas, racistas, xenófobas, homófobas que lastimen la dignidad humana y que violenten los derechos humanos, parece ser inalcanzable. Si bien no es fácil impulsar acciones de promoción de la diversidad cultural, es fundamental trabajar en acciones que permitan lograr estos esfuerzos, para mantener la tolerancia, el respeto y un dialogo franco y abierto, en dónde se reconozcan las diferencias de pensar, pero donde se acepten que todos tenemos los mismos derechos.

Pese a ello, la construcción del discurso que estamos escuchando, incluso viendo de manera mediática y a través de las redes sociales, y que es emitido por diferentes actores políticos y sociales, nos remite a una visión intolerante frente a diversos personajes y actores políticos que se encuentran hoy en la escena pública, ya por haber alcanzado el triunfo en las elección del pasado 1 de julio, o bien porque son familiares de quienes alcanzaron este triunfo, y muchos de estos personajes son de la alianza “Juntos haremos historia”, que aglutino a los partidos políticos de Morena, Pes y PT.

Es altamente ofensivo para los nuevos actores sociales, que nunca habían incursionado en la política y que ahora realizaran política en los congresos locales o el Congreso del Unión sean denostados y atacados ya sea por su forma de vestir, por los tatuajes, o bien por su orientación sexual, es más que a los niños también se les pueda señalar por teñirse el caballero; pienso que con independencia de quien sea el ser humano o la persona, no se puede violentar los derechos humanos y la dignidad de las personas generando discriminación y violencia verbal, a través de señalarse de manera estereotipada, prejuiciosa y estigmatizante a dichas personas.

Me refiero en concreto a estos actores sociales que son nuevos en la toma de decisiones de la política, como es el caso de la persona a quien le apodan el mijis (diputado por Morena en SLP), o bien los compañeros Temístocles y Celeste, quienes son personas con orientación sexual distinta a la hegemónica y que son diputados electos, o incluso, al pequeño hijo del Lic. Andrés Manuel López Obrador, que lo han criticado por teñirse parte de su cabello.

El clasismo que observamos en estos discursos, se opone claramente a una visión con la cual se ha construido nuestros discursos desde hace años, es decir de darle legitimidad a todo aquello que significa el hombre o mujer de color blanco, altos, heterosexuales, sin discapacidad, no indígenas, la mujer pasiva y el hombre activo sexualmente hablando, para en su caso despreciar y discriminar lo que no es de dichas características.

Lo que observamos, es que la denostación es hecha justamente con una visión clasista y racista, misógina, homófoba que pretenda excluirlos de lo “correctamente aceptado”.

Me parece que lo primero que debo precisar, es que estos nuevos actores políticos visibilizan la existencia de amplios grupos sociales que no han estado representados por el poder legislativo como las personas tatuadas o con perforaciones, así como las personas con orientación sexual distintas a la hegemónica o con identidad o expresión de rol de género; hoy al parecer eso cambio, y eso significa que en democracia nos podemos acomodar pero nunca asimilar, somos diferentes, por ello, nuestro marco jurídico privilegia la diversidad cultural.

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso
Debatamos Michoacán: Nuevo discurso
(Foto: Especial)

Pero también debo precisar la importancia de que con independencia de sus condiciones de preferencias, identidades sexuales, de teñirse el pelo, de tener tatuajes o perforaciones en el cuerpo, nadie puede ser discriminado por estas razones; pero igualmente tenemos reconocimiento de que todos disfrutamos del derecho al libre desarrollo de la personalidad, y ello es suficiente para que en una democracia puedan existir legisladores con estas características u otras que no les impiden desarrollar un trabajo para la colectividad.

Me parece que la denostación, la estigmatización, la discriminación y violencia verbal de la cual han sido objeto dichas personas, debe de poner en alerta a las nuevas autoridades electas para reorientar los programas institucionales y de diseño de política pública en las instituciones como las del Consejo Nacional para Prevenir la Discriminación, o bien generar los exhortos que se puedan realizar a los organismos autónomos constitucionales de derechos humanos para impulsar una gran campaña de creación y desarrollo de conciencia social, que incluya todos aquellos elementos que permitan mejorar el dialogo, la tolerancia, el respeto, la solidaridad, la convivencia que generen las condiciones de paz social.

Por lo pronto, sería conveniente que nos permitiéramos como sociedad entender que vivimos en pluralidad, que vivimos en diversidad y que ello implica el reconocimiento en las diferencias de conformidad con el párrafo quinto del artículo primero de nuestra Constitución, pero también el reconocimiento de que todos los seres humanos nacemos con los mismos derechos.

Finalmente expreso que a una semana de las elecciones más grandes que ha tenido México, vivimos una estabilidad social; me parece que eso es muy bueno, da certidumbre, pero también legitima el triunfo del Presidente electo, Andrés Manuel López Obrador, deseo que todos los pronunciamientos y ofertar de la campaña se traduzcan en el diseño de políticas públicas que mejoren las condiciones de vida de la población.

No obstante y por ser un hombre feminista, me parece que requerimos seguir trabajando con mujeres en un marco de evitar la violencia, necesitamos por ello, trabajar en el diseño de nuevas masculinidades, que ofrezcan mejores condiciones de vida a la población, a las familias, a las niñas, a las mujeres adolescentes y jóvenes, como también a las mujeres adultas y mujeres adultas mayores.

Agradezco a Fabián Estrada, comunicador de Jiquilpan comprometido con las causas de justicia social, sus comentarios y reflexiones para la elaboración del Debatamos Michoacán.
Reitero a mis lectores, hombres y mujeres, su paciencia, hoy estamos iniciando una nueva época en Debatamos Michoacán. Mil gracias.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Pacto mundial para una migracion segura, regular y ordenada

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público

La cultura y el desarrollo

Debatamos Michoacán

ITS y el condón

Corte Interamericana, movimiento social y matrimonio igualitario

Silvano y la agenda de la dignidad humana

Laicidad

Afrodescendientes, ¿dónde están?

Hablar de los derechos humanos

Jurisprudencia 43/2015, Iglesia católica y discurso político

Jurisprudencia 43/2015

\"Cuarto Aniversario de la reforma constitucional en materia de derechos humanos\"

Intolerancia

¿El closet institucionalizado?

17 de mayo

Homofobia, democracia sexual o diversidad

Homofobia, democracia sexual o diversidad

El ombudsman

Discriminación racial

¿Quiénes son los grupos vulnerados?

Femicidio o Feminicidio, ¿cuál?