Hugo Rangel Vargas
Las réplicas del tsunami
Viernes 13 de Julio de 2018
A- A A+

Algunos han dicho que el enorme caudal de votos que recibió en las urnas Andrés Manuel López Obrador es un tsunami, y no es para menos puesto que ha abierto una nueva era en la que, al menos hasta ahora, los partidos políticos y sus principales cuadros están fuera de su órbita tradicional.

El PRI perdió hegemonía en bastiones tradicionales como el Estado de México y redujo su competitividad en otros lugares como Veracruz. Su presencia en las cámaras del Congreso quedará mermada a una mínima expresión. Ahí, en el tricolor, aunque huele a autocrítica, quienes han alzado la voz son los emisarios del mismo modus operandi que les llevo a este desastre.

Acción Nacional está extraviado al igual que su candidato presidencial. No hay ningún mea culpa por parte de Ricardo Anaya, el ambicioso joven político que cedió todo a sus aliados, PRD y Movimiento Ciudadano, en pro de sostener un frente que pulverizó a su partido y que no le aportó nunca, durante la campaña, un solo asomo de posibilidades de competitividad.

En el PRD hay un tufo de funeral. Zambrano, el artífice del ocaso del sol azteca, insiste en que han hecho las cosas bien; aún y cuando en su estado natal como en otras entidades, el partido amarillo perdió el registro. Quizá resten tres años para que corra la misma suerte a nivel nacional.

En Michoacán, el terremoto López Obrador también ha dejado damnificados. Y es que muchos actores que se frotaban las manos viendo los escaños de la contienda electoral del 2018 como un escalafón futurista hacia el 2021, parece ser que tendrán que reajustar rutas.


Las réplicas del tsunami
Las réplicas del tsunami
(Foto: Especial)

Antonio García Conejo, hermano del gobernador michoacano y Senador electo por primera minoría, apenas y alcanzó este espacio echando mano de una fuerte operación política encabezada por el propio Aureoles Conejo. El Senado, semillero natural de gobernadores, se antojaba como la escala natural de la estirpe de los oriundos de Huetamo para seguir al frente de la entidad durante otro sexenio, sin embargo sus posibilidades lucen mermadas por el desgaste de la administración estatal que no da pie con bola en el combate a la inseguridad así como por la debilidad de su partido político, lastimado también por los apoyos de Silvano al candidato priísta, José Antonio Meade, en la pasada contienda.

El PAN se ha quedado sin abanderado claro en Michoacán. Marko Cortés no alcanzó el espacio en la cámara alta y su única salvación sería encabezar al albiazul en los próximos años. Sin embargo, pertenece al grupo político de Ricardo Anaya y alguna factura tendrán que pagar por el estrepitoso fracaso.

En MORENA, partido mayoritario ahora en la entidad, se asoman dos perfiles: el senador electo, Cristobal Arias, y el alcalde recién elegido de la capital Morelia, Raul Morón; ambos cuadros experimentados.

El primero tendrá en su contra la lejanía que da la cámara alta y su discurso que al parecer no ha podido adaptarse al momento actual, muy distinto al que él vivió en sus últimos años de protagonismo político dentro de las filas del PRD, allá por la década de los 90.

Morón tiene enfrente a una masa de ciudadanos muy crítica en la capital, que le otorgó una votación mayoritaria por el arrastre de AMLO, pero que también encumbró a un independiente de la misma forma en la que lo echó del poder tres años más tarde. Gobernar Morelia es una espada de Damocles.

Convendría esperar si emergen nuevos cuadros dentro de este partido que gobernará las ciudades más importantes del estado. Ahí están perfiles interesantes en los gobiernos locales que pueden dar sorpresas y levantar más de alguna ceja, tales como Víctor Báez, exitoso alcalde de Pátzcuaro, o bien alguna mujer que logre ganar posicionamiento en estos momentos en los que este sector ha ganado mayor representación. Al tiempo.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Soberanos magistrados

Instrucciones para la cuarta transformación

Minería leonina en la mira

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles