Alejandro Vázquez Cárdenas
Sectas, un fenómeno religioso y político
Miércoles 25 de Julio de 2018
A- A A+

Al buscar en diversas fuentes qué es o qué debemos entender por “secta”, vamos a encontrar múltiples definiciones, las más de ellas enfocándose al aspecto religioso, pero también encontraremos fuentes que usan la denominación “secta” para definir a un grupo con ideas que tienen que ver más con la política que con las religiones.

Una definición más o menos amplia nos indica que una secta es un grupo de personas que comparten una ideología o una creencia y cuyos integrantes exhiben una extrema devoción a una persona y emplea técnicas de persuasión y control coercitivas, intensa presión grupal, manejo de la información, suspensión de la individualidad o juicio crítico y fomento de la total dependencia del grupo.

Básicamente una secta tiene una estructura autoritaria, donde el líder tiene la decisión única y final sobre todos los asuntos, y por lo general suele poseer un sistema ético doble (uno para él y otro para los miembros) en otras palabras, usan un doble rasero.

Es un hecho que prácticamente cualquier persona puede ser captada por una secta, religiosa o política, si es abordada en el momento oportuno. Y este “momento oportuno” es el resultado de una diversidad de elementos. Entre estos factores encontramos sensación de inutilidad, frustración permanente, baja tolerancia a las presiones de la sociedad, desilusión respecto de la propia cultura, insatisfacción a nivel educativo, profesional, laboral, emocional, una gran dosis de idealismo ingenuo y mucha, mucha ignorancia.

El ser humano, pobre o rico, da igual, necesita creer, necesita compartir algo trascendental y obtener atención; y eso de creer no se trata solamente de creer en un Dios, puede perfectamente tratarse de creer en un líder político mesiánico.

Sectas, un fenómeno religioso y político
Sectas, un fenómeno religioso y político
(Foto: Especial)

Líderes hay muchos, con la denominación que se les ocurra. El líder lo sabe todo y lo prevé todo. Nadie puede dudar de sus afirmaciones, sería una herejía y eso es castigado severamente. Sus seguidores comparten una fe fanática, muestran una gran intolerancia y no soportan que los contradigan. Si alguien tiene la osadía de contradecir o cuestionar al líder de manera personal este primero se incomoda, pero rápidamente se excita y se enfurece. No soporta que alguien lo desafíe y menos que ponga en evidencia sus incongruencias.

Todas las sectas, especialmente las destructivas, tienen un líder, que es un personaje mesiánico, carismático, con un gran encanto personal y gran poder de atracción; lo que los psicólogos llaman paranoico expansivo, que se convierte en dueño de cuerpo y alma del adepto.

Otra característica que poseen los líderes sectarios es que padecen de un "narcisismo maligno" (Trump); se caracterizan por un sentimiento extremo de ampulosidad, crueldad sádica, sospechas paranoicas y una carencia total de empatía y sentido de culpabilidad.

Su arrogancia viene de su firme creencia de que están destinados a algo grande en esta vida, lo que los hace especiales, únicos. Cualquier ocurrencia que tengan, por discutible o disparatada que sea, es justificada. Si se miente es por un bien superior. Dado que esto lideres carecen de todo sentido moral o conciencia, mienten, roban, desvían recursos, engañan y explotan a los demás sin remordimiento alguno. Sencillamente no sienten nada, carecen totalmente de empatía.

Concluyo: Toda persona puede ser captada por una secta destructiva en el "momento oportuno". Toda sociedad con grandes frustraciones, puede ser presa de un líder mesiánico. Ejemplos históricos abundan. ¿Cuántos conoce usted?

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

México, entre el odio y rencor social

La depresión y la vejez, un problema que se incrementa

Cómo asaltar el poder

Los “abajoinsultantes”

Delincuencia y periodismo

Vivir en la Rumania comunista

Pacifismo

PRI, el partido que nadie quiere

Las consignas del odio

Premios Darwin

Inteligencia, Hitler y engañar con la verdad

Sectas, un fenómeno religioso y político

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos