Xuchitl Vázquez Pallares
Urge otro tipo de desarrollo…
Jueves 26 de Julio de 2018
A- A A+

Grave muy grave es lo que sucede a nivel planetario, por las acciones indebidas que ha cometido y comete la humanidad, alterando la armonía que existía en la naturaleza, y de la cual nos veíamos todos beneficiados.

Las lluvias torrenciales, inundaciones y enormes incendios son producto del cambio climático, resultado de dar prioridad a las grandes corporaciones, a intereses económicos y políticos, por sobre los de la población.

Lo más grave es, que a pesar de que sabemos las causas de lo que estamos padeciendo, las autoridades continúan dando concesiones a mineras, constructoras, inmobiliarias, etc.
Se sigue construyendo donde no debía construirse. Se nos sigue vendiendo la idea de que pavimentar, cortar árboles, entubar ríos, secar lagos, verter deshechos contaminantes a ríos y mares es sinónimo de “desarrollo.”

Todo lo anterior se aúna al engaño, pues se miente a la población sobre lo que realmente se hace, y a quien realmente beneficia.

Pensemos un poco sobre esto; cuando aducen que se crearan fuentes de empleo con x ó y obra, ¿qué empleos son? albañiles mal pagados y sin prestaciones. Mintiendo a la población declarando que lo que se hace es para su beneficio. Siendo que las más de las veces terminan siendo en detrimento de los ciudadanos. Tal es el caso de cuando se hace un complejo turístico de lujo. Los empresarios extranjeros y/o nacionales compran a precio muy por abajo del costo real y los antiguos dueños terminan de jardineros, recamareras, etc. Permaneciendo en la pobreza.

Eso cuando les va bien, porque en ocasiones las instancias gubernamentales solo llegan y por decreto “expropian” las tierras, acaban con manglares, selvas, bosques, ríos, de un día para otro, aún en contra de la voluntad ciudadana.

Tal es el caso de lo que está sucediendo en Guerrero, en el llamado Cinturón de oro. Específicamente en uno de los pueblos ubicado en esta zona, Huitziltepec, pueblo Nahua, pobre al igual que la mayoría de los pueblos indígenas. Carecen de agua al grado que en ocasiones no tienen ni para echarse un buche.

Aún con esa carencia, y contradiciendo a los que dicen o piensan que los indios están pobres por flojos, en temporal, con esfuerzos enormes arrancan a la tierra reseca, de siete a ocho toneladas de maíz por hectárea. Lo que significa mucho, dado que no tienen agua. El promedio en esta región es de 2.8 toneladas por hectárea.

El sueño de los habitantes ha sido poder sembrar todo el año, tener alimento para todos, pero necesitan un sistema de riego conectado a una fuente de agua. Suena irrisible al pensar que están rodeados de oro, pero lo más terrible es que ese oro lo extraerán mineras canadienses en contubernio con instancias gubernamentales mexicanas.

¿Se imaginan ustedes que enorme y maravilloso desarrollo podrían tener en toda esa zona, con la riqueza que ahí yace? Sistemas de riego, hospitales, escuelas maravillosas. Que todos tuviesen un presente digno y un futuro totalmente sustentable. Sin embargo, por lo que está sucediendo, parece será todo lo contrario.

Una mañana de marzo del 2015, llamaron a Saul Sánchez Núñez, en ese entonces recién electo comisariado de bienes comunales a una reunión con representantes de una compañía.

“Como aún no era comisario en funciones les dije que no me correspondía. Me dijeron que era importante para la comunidad. Llegué cuando las autoridades del comisariado firmaban un papel. Me dijeron que era un permiso para que estos señores, gente que no conocía, buscaran agua. Yo dije: ah pues sí firmo. Y firmé”.

Grave muy grave es lo que sucede a nivel planetario, por las acciones indebidas que ha cometido y comete la humanidad, alterando la armonía que existía en la naturaleza, y de la cual nos veíamos todos beneficiados.
Grave muy grave es lo que sucede a nivel planetario, por las acciones indebidas que ha cometido y comete la humanidad, alterando la armonía que existía en la naturaleza, y de la cual nos veíamos todos beneficiados.
(Foto: Especial)

Al joven y confiado comisario electo no se le ocurrió leer el papel. En septiembre, habiendo ya asumido el cargo, teniendo apenas unos cuantos días como autoridad, fue informado de que en el paraje de Totocualontitlán había entrado maquinaria y gente extraña había montado un campamento. Rápidamente fue a ver de qué se trataba. Había muchos hombres de chaleco y casco naranja trabajando. Se presentó y preguntó qué hacían y por qué habían entrado así al pueblo. Usted es el comisario le reviraron. Sí, acabo de asumir mi cargo, respondió. Ah, pues estamos aquí porque usted firmó el permiso para extraer oro.

Lo que había firmado era un permiso a la compañía Mineaurum Gold para buscar metales. Se trataba, en resumidas cuentas, del permiso de exploración.

Por más que Saúl les dijo, que había firmado para que buscaran agua. Ellos seguían trabajando sin hacerle caso. Dijo a esas personas que su firma en ese documento no valía nada, porque sólo la asamblea otorga esos permisos. No les importó nada.

Hace poco se le preguntó si el comisariado de bienes comunales de esa época también había sido engañado. A lo cual contestó: “creo que no, ellos sí sabían, porque no hicieron nada para rechazar a la minera en nuestras tierras. De hecho, un grupo de comuneros y ciudadanos opinan que se necesita la minería para generar empleos. En estos tres años, han tenido reuniones fuera de la comunidad para escuchar sobre el proyecto minero”.

Saúl Núñez en aquel septiembre de 2015 convocó a una asamblea urgente. Gente de la compañía lo visitó en la comisaría para ofrecerle un trato: cuatro mil pesos por cada perforación. Serían unos 50, para empezar.

Quien se ha convertido en uno de los líderes de la lucha anti minera en los pueblos nahuas confiesa que el ofrecimiento monetario pudo haberlo tentado, pero ante los asesinatos y enfermedades en Carrizalillo, ocurridos desde que llegó la minería, está seguro de haber tomado la decisión correcta al negarse a recibir dinero y dedicarse a defender al pueblo.

“¡Fuera, fuera, fuera, aquí no queremos minería!”, les gritaban a los que estaban perforando sus tierras. En el lugar ya habían levantado una barda de concreto a la que habían puesto Los vuelcos del destino, nombre de la concesión otorgada por el Gobierno federal que afecta 10 mil 651 hectáreas, de las 14 mil que tiene esta comunidad.

Así como este caso, hay muchos más a lo largo y ancho del país. Un ejemplo es la construcción del aeropuerto en Texcoco, en el lecho de un lago, en terrenos que se inundan. Inversión multimillonaria, realizada con dinero del pueblo. Esta obra podría realizarse en otros terrenos que si fuesen estables, a mi parecer se hace solo por capricho de una persona, que nunca ha perdonado la valentía de los habitantes de Atenco, a quienes no pudo corromper ni con tortura, cárcel, muerte y violaciones de todo tipo.

Por respeto a ellos, a sus derechos y también por seguridad de todos y para evitar el dispendio inútil, pues a la larga se inundará porque la naturaleza siempre reconoce su curso. el nuevo aeropuerto debería construirse en otro lugar.

Todos sabemos lo erróneo que es construir sobre un lago. Los españoles construyeron con peso de más en zona acuífera. Acabaron con todo, sistemas de riego, acueductos y ecosistema.

Desecaron el lago, y la Ciudad de México está en permanente peligro de inundaciones y por la calidad del suelo es afectada fuertemente con los terremotos. Además de no tener agua suficiente para los que ahí vivimos.

Urge otro tipo de desarrollo, en el que se respete y preserve la vida. De trabajarse en este sentido, se podría seguramente revertir mucho del daño que se ha ocasionado tanto a los ecosistemas como a la humanidad.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…

COP21…

El respeto al otro es fundamental

Dejemos de tolerar la intolerancia…

Creadores de mundos nuevos…

Michoacán el alma…

¿Quieres ver a los artistas?

Lázaro Cárdenas del Río está vivo…

Mentes y corazones brillantes…

Por México…