Salvador Molina Navarro
Derecho a qué
Hoy exigimos respeto a nuestros derechos
Martes 14 de Agosto de 2018
A- A A+

Derecho a qué…

Hoy exigimos respeto a nuestros derechos

“Levántate, ponte de pie por tus derechos”
Bob Marley.

Hoy diversos trabajadores de los poderes públicos reclaman el respeto a sus derechos, están decididos a ser escuchados por la sociedad, hoy el Estado y los organismos descentralizados y autónomos, a los que se les destina dinero público, no pueden garantizar el pago de salarios y demás prestaciones de ley, hoy nos toca luchar a todos por el respeto a los derechos humanos, los derechos humanos son generales, son de todos, son indivisibles, si se violan los de unos se violan los de todos.

Por una parte están quienes se ven vulnerados por la falta de pago de sus ingresos, que de por sí son insuficientes y ahora se han vuelto inaccesibles, por el otro lado estamos la ciudadanía, no hay explicación lógica de la inexistencia de un dinero que fue destinado desde el principio del año fiscal para pagar salarios y prestaciones, es un dinero que en un principio existía y era suficiente y ahora ya no está, ahí todo ciudadano se afecta en sus derechos humanos, simplemente un dinero que etiquetado para pagar salarios que están cuantificados no puede desaparecer, esto genera una mala calidad en el servicio público, genera que los ciudadanos perdamos trámites, citas, atención, genera inestabilidad financiera, genera caos, genera ingobernabilidad, de ahí que la lucha es de todos, de ahí que al violarse un derecho a una persona se violan los derechos de todos y todas.

Hoy son los trabajadores los afectados, hoy el dinero destinado a aquellos quienes sacan la chamba ya no está y no hay garantía de pago, mientras que los emolumentos del gobernador, de los diputados, de los secretarios, de los directores, de todos los altos y medios mandos, esos ya se pagaron, sus salarios han sido garantizados y sus percepciones son jugosas, a ellos solo les queda luchar para que su oficina no sea la que ahora amanezca con tomas y reclamos.

Ahora tocó el turno a los defensores públicos del Instituto de la Defensoría Pública de Michoacán, hoy no pudieron más, exigen respeto a sus derechos humanos, han tenido que soportar tres años sin aumento de salario, han sufrido el impago de una compensación adeudada desde hace tres años, hoy han tenido que enmudecer por la falta de respeto al servicio de carrera profesional, hoy tuvieron que defender sus derechos y no solamente los derechos de un aproximado del 90 por ciento de los justiciables en juicios penales, civiles y familiares.
Hoy una dependencia más se preocupa por la falta de pago de su salario, por la violación al derecho a un mínimo vital, por la zozobra e inestabilidad familiar, por la falta de un caudal económico seguro y garantizado.

Mañana será la Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo, pues el rector no deja de señalar la preocupación por la falta de recursos para pagar los salarios de los meses venideros, mañana será la Secretaria de Salud, sus trabajadores han sufrido agresiones de los policías cuando se manifiestan en defensa de sus derecho laborales, mañana veremos cómo se dejan de pagar salarios y prestaciones, al final del día los diputados se encargaron de que en el Código Penal del Estado se derogara el delito que sancionaba el impago del salario, hoy los trabajadores solo tienen a la mano manifestarse y con esto arriesgarse a sufrir represalias de sus directivos o superiores, sufrir las agresiones de la policía, sufrir despidos o castigos, hoy solo podemos acompañarlos, fortalecerlos y gritar con ellos “levántate, ponte de pie por tus derechos”.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La cultura del acceso a la información pública, una nueva ideología

En la opacidad de la transparencia

El salario, un derecho pisoteado

El Ramal Camelinas

"Hoy los mexicanos gritamos"

El silencio del Congreso

Hoy exigimos respeto a nuestros derechos

“Nuestro congreso preocupado”

“Una clase política preocupada”

“Los Ministros y la austeridad”

“La esperanza de México”

"Propuestas y más propuestas"

Aumentar las penas una propuesta en boca de todos

Arranque de campañas, promesas y realidades

El agua, un problema incipiente

La familia

Los beneficios de la Reforma Energética

Una batalla, un logro y un beneficio para todos

El derecho a recibir el salario en tiempo y forma

La cuesta de enero más larga

México en el banquillo de los acusados

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa