Miércoles 22 de Agosto de 2018
A- A A+

“Trabajemos en una lucha permanente que recupere la dignidad efectiva, independencia, protagonismo y autonomía de la persona adulta mayor” GAHP.

En México conmemoramos el Día del Adulto Mayor, el 28 de Agosto; en tanto que para la ONU, se realiza el 1 de Octubre la celebración del Día Internacional de las Personas de Edad. En ambos formatos se generan acciones para la sensibilización y promoción de un cambio cultural que permita el respeto y la inclusión de las personas que han llegado a cumplir 60 años y más; también nos invita a pensar la importancia de erradicar la discriminación y la violencia de las personas adultas mayores, a quienes no se les da un trato digno, sino que se les ve como estereotipos asociados al envejecimiento.

Tavo
Tavo
(Foto: TAVO)

Como sociedad observamos acciones no solo sociales, sino de política pública que dañan y lesionan los intereses de las personas adultas mayores; el envejecimiento nos refiere lo que ya no funciona, lo que no sirve, lo que va lento, lo que no escucha, lo que no reflexiona, la perdida de la racionalidad, y un innumerable etcétera.

A unos días de conmemorar la efeméride nos deberíamos de preguntar sí somos tolerantes y respetamos a las personas adultas mayores. Lo digo, porque de manera recurrente observamos en el paisaje urbano, no tanto en el rural, la presencia de muchas personas adultas mayores que se localizan en los cruceros, en las plazas públicas, también en los mercados, y desde luego en las iglesias y los portales de las cabeceras municipales pidiendo limosna, o pidiendo dinero para cubrir el costo de la receta médica. El que se localicen ahí es un signo de que se mantiene en ellos una violencia estructural, un mecanismo que nos les permite adelantar el cumplimiento de los derechos humanos y la progresividad que deberían tener.

En México existen alrededor de 14 millones de personas adultas mayores en unos años esa cifra se duplicará; solo un tercio de estas personas logran tener una pensión para poder atender sus necesidades mínimas que no básicas para subsistir. Ellos requieren del apoyo de sus hijos, del apoyo de la colectividad para poder atender su cuerpo, en ocasiones, el olvido de la familia, hace que la responsabilidad social recaiga en los vecinos y en las organizaciones de la sociedad civil.

El ser viejo duele, como duele una herida purulenta y mal oliente; el ser viejo es signo de que la vida se termina, así se interpreta, pero nada más ingenuo que pensar así, el neonato, el adolescente, el joven, el adulto también muere. Por ello, considero que tenemos que trabajar en los valores, en los principios en las virtudes sociales. Tenemos que trabajar en la educación con los niños, niñas y adolescentes y debemos seguir reeducando a los jóvenes y adultos. Nunca será tarde iniciar con este proceso.

El Estado mexicano le debe a los adultos mayores; le debe el no firmar y ratificar la Convención Interamericana sobre la protección de los derechos de las personas mayores. De firmar esté instrumento el Estado mexicano asumiría como Estado y en coordinación con la familia y la comunidad la más amplia integración activa, plena y productiva de la persona adulta mayor dentro de la sociedad, así como en su cuidado y atención, de conformidad con la legislación vigente en México (sus leyes nacional y local, el Inapam y su programa nacional).

La Convención permitiría un enfoque diferenciado para el goce efectivo de los derechos de las personas mayores; promovería la valorización de la persona mayor, su papel en la sociedad y contribución al desarrollo; promovería la igualdad y no discriminación; la promoción y defensa de los derechos humanos y sus libertades; la equidad e igualdad de género y enfoque de curso de vida. Por otro lado promovería la seguridad física, económica y social. Con ello, se estaría trabajando en la autorrealización y bienestar y cuidado.

México, como las entidades federativas, como los ayuntamientos, deberían trabajar el diseño de las políticas públicas con una visión de protección social que resuelva la vulnerabilidad, la exclusión social, la violaciones de derechos humanos y cuyos impactos prevén la mejora continua del bienestar social, la seguridad económica, la no discriminación, evitar la violencia por edad y trabajar en un cuadro de atención de prevención de la salud.

Me pregunto y le pregunto: sí existen las normas, las leyes, las estructuras operativas para atender el mandato de la Ley como el Inapam, si hay el diseño de política pública, porqué seguimos hablando de violencia contra el adulto mayor, ¿por qué existe discriminación, estigmas, invisibilidad de quienes deambulan por las calles pidiendo limosna?, no será que se ha creado y desarrollado la conciencia social que nos permita ir construyendo un modelo social de mayor inclusión, respeto, no discriminación y cercano al reconocimiento del adultos mayor.
Las personas en general desde los niños, niñas, adolescentes, personas jóvenes y adultos y los propios adultos mayores deberíamos estar obligados a reconocer a las personas adultas mayores como personas con conocimiento, autonomía, poder y experiencia y dejarlos de ver como destinatarios de políticas de beneficencia o clientelares o bien de conmiseración. Las personas adultas mayores no son rehén de posiciones electorales o políticas, son autónomos para tomar sus decisiones.

Hoy, los gobiernos electos y en unos días constitucionales, tanto en lo local, como en lo municipal, quienes tendrán que desarrollar acciones para fortalecer el trabajo con las personas adultas mayores; he tenido la oportunidad de conversar con distintos presidente electos por los municipios de Paracho, Churintzio, Tiquicheo, Zacapu, éstos me han ratificado que habrán de trabajar a favor de este segmento de población.
En el caso de Churintzio, su presidente electo, hará las gestiones desde ya para promover el proyecto de una instancia diurna de los adultos mayores que les permita reconocer su valor como persona y trabajar con ellos y ellas en el respeto a su dignidad y empoderamiento. Acciones que se alinean a lo que mandata la Convención interamericana de los derechos de las personas adultas mayores.

En su día, y en el día a día, mi reconocimiento y respeto por la dignidad humana de las personas adultas mayores.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Pensar en los derechos humanos

Mujeres de acero

Resiliencia, frente a un camino de violencia

La alfabetización ecológica (3/3 partes)

La alfabetización ecológica (2/3 partes)

Debatamos Michoacán, Alfabetización ecológica

Cohesión social y violencia

Sin discriminación

Los valores compartidos

Violencia intrafamiliar

Encuentro de neuronas y el buen vivir

Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Los cabildos no discriminan

Adultos mayores

Paz

Debatamos Michoacán: Ferias y desfiles.

El ciclista

Ser joven

Pacto mundial para una migracion segura, regular y ordenada

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión

La muerte

Reforma y matrimonio civil

Derechos humanos y desarrollo

Diversidad y respeto

Cuerpo, mercancía, trata

La diferencia

Marco normativo LGBTTTI

Odio

Arqueología del matrimonio igualitario

Disidentes sexuales

Lo humano, la persona, su dignidad

Derechos humanos

La vejez

Rostros de violencia

Miedo, tolerancia e información

Trata de personas en México

2,500 años de opresión de la mujer

Conflicto cultural por el valor de la diversidad

Matrimonio igualitario, concubinato, familia

Bullying, disciplinar los cuerpos

San Ildefonso

Mujeres Aliadas

Matrimonio igualitario, último prejuicio

Pladiem 2015-2021

Mecanismos de seguimiento, ¿para qué?

Igualdad sustantiva (segunda parte)

Igualdad sustantiva (primera parte)

2016

Plan de Desarrollo Integral del Estado de Michoacán 2015-2021

El derecho a conocer los derechos

Visibilidad social en La Piedad

VIH, tiempo, espacios y cuerpos

Conciencia social

Día Internacional de la Tolerancia

Derechos humanos

Ambiente laboral incluyente

Consejo Estatal para Prevenir la Discriminación

Dirección de diversidad sexual y bisexualidad en Michoacán

Trabajo doméstico

Informar para transparentar

Identidad trans

Agenda legislativa 15-18

Derecho a la diferencia

Lo privado no debe volverse público