Alejandro Vázquez Cárdenas
Opinión
El principio de Peter y los abogados
Miércoles 18 de Mayo de 2016
A- A A+

Un “juez” en Nuevo León ordenó la liberación de cuatro probados secuestradores y asesinos de un empresario regiomontano argumentando lo que su “entender”
Un “juez” en Nuevo León ordenó la liberación de cuatro probados secuestradores y asesinos de un empresario regiomontano argumentando lo que su “entender”
(Foto: TAVO)

El principio de Peter es un interesante libro escrito por Laurence J. Peter en los 60. En él se aborda la tesis de que cada persona tiende a ascender hasta llegar a su nivel de incompetencia. Como consecuencia de ello, muchos puestos terminan siendo ocupados por profesionales que no tienen la suficiente capacidad para su trabajo, lo cual conduce a graves y costosos errores.

Existe una lógica en este proceso pues los responsables de seleccionar se fijan, en primer lugar, en la propia organización. Si un empleado cumple bien su actual cometido, los responsables de la selección deducen, equivocadamente, que será igualmente eficaz en el nuevo puesto.

Es aquí donde entra lo que se denomina “pensamiento esquemático”, un mecanismo de pensamiento que está reñido con la creatividad. Coloquialmente llamados “personas cuadradas”, el poseedor de un pensamiento esquemático, aberración del “pensamiento lógico”, fundamentalmente deductivo, tiene como grave limitación una incapacidad para procesar informaciones nuevas y, por ende, encontrar soluciones reales a problemas nuevos. Un claro ejemplo es el llamado “automatismo profesional” descrito en ese libro.

Transcribo. “Para el autómata profesional está claro que los medios son más importantes que los fines; el papeleo es más importante que la finalidad para la que originariamente fue previsto. Ya no se ve a sí mismo como instrumento al servicio del público: ve al público como la materia prima que sirve para mantenerle a él, a los impresos, a las fórmulas y a la jerarquía .El autómata profesional, desde el punto de vista de sus clientes, o víctimas, parece incompetente pero, ¿quién define la competencia?.

“La competencia de un empleado es determinada por su superior en la jerarquía. Si el superior se encuentra todavía en un nivel de competencia puede valorar a sus subordinados en atención a la realización de trabajo útil; es decir, valora el resultado. Pero si el superior ha alcanzado su nivel de incompetencia, probablemente evaluará a sus subordinados con arreglo a valores institucionales, valorará el papeleo, no los resultados. En resumen, un funcionario de este tipo ‘valora el trámite’”. Fin de la transcripción.

Veamos algunos ejemplos. En febrero del presente año, un “juez” en Nuevo León ordenó la liberación de cuatro probados secuestradores y asesinos de un empresario regiomontano argumentando lo que su “entender” eran fallas en el debido proceso, por lo tanto, estos peligrosos asesinos son dejados en libertad. Irracional por donde se le vea. ¿Y los familiares de la víctima? No importan, ¿y la justicia para el asesinado? Eso menos importa; total, ya se murió.

El pasado mes de abril, un tribunal federal del Estado de México liberó a Isidro Solís Medina, integrante de la banda de Los Rojos, quien participó en el secuestro y asesinato de Silvia Vargas Escalera, hija de Nelson Vargas. Su culpabilidad estaba corroborada pero en algún descompuesto engranaje de la mente del “juez” se incrusto, o le incrustaron, la idea de que existió una hipotética falla en el debido proceso, motivo por el cual este asesino fue puesto en libertad. Peculiar manera de pensar de los abogados. Lo importante para ellos no es encontrar la verdad, sino cumplir una serie de trámites sin los cuales los hechos y la realidad no existen. Que de paso dañen a los familiares no importa, lo importante son las reglas.

En medicina esta conducta la encontramos en individuos con una personalidad rígida y esquemática, en los cuales los trámites son más importantes que el asunto medular. Justificar una aberración del razonamiento con argumentos burocráticos es propio de un empleado de archivo, no de un profesionista que se supone cuenta con capacidad de raciocinio.

Extrapolando ese tipo de razonamiento imaginemos a un médico del IMSS que insiste en tratar a una paciente de una supuesta cervicitis; la paciente, no conforme, se realiza una citología en forma privada y se le diagnostica un cáncer cervicouterino, pero como el estudio no lo pidió el médico del IMSS sino otra persona, de otra estructura, intentemos imaginar lo absurdo que resultaría rechazar un diagnóstico de cáncer sólo porque no fue pedido y realizado por los canales oficiales. Verdaderamente demencial… pero impecable y correcto para un abogado.

Los abogados nunca han tenido una buena imagen entre los demás profesionistas y mucho menos entre el público en general. Y viendo sus irracionales actuaciones surge la pregunta: ¿y así quieren que no hablemos mal de ellos?

Sobre el autor
"Medico, Especialidad en Cirugia General, aficionado a la lectura y apartidista. Crítico de la incompetencia, la demagogia y el populismo".
Comentarios
Columnas recientes

Elecciones aristocracia y kakistocracia

Sobre la responsabilidad

Democracia, educación y votos

Recordando al News Divine

Bulos y fake news

La salud y los políticos

La política del chantaje

El señor López Obrador y la educación

Delincuentes sexuales

Pena de muerte, ¿sirve o no?

López Obrador y su personalidad

Qué hacer después de los 60

Culpables fuimos todos

Autoridad moral y las redes sociales

Paz a toda costa, ¿eso queremos?

Criminales y maltrato animal

Ideologías totalitarias

Justicia, al servicio del poder

Pactar con el narco

Una alternancia fallida

La objetividad y el periodismo

Suicidio en el anciano

Incitatus, el Senado, el IFE y el PRI

Lectura, un hábito en extinción

Trastorno paranoide, datos

Hablando de diputados

Llegar a viejo, datos

Cuba, peligrosidad predictiva

Pax Narca

Amanuenses, más vivos que nunca

Religiones y sectas

Nicolás Chauvin, ignorancia y necedad

Cuando nos negamos a ver, el caso de la CNTE

La salud y los políticos

Votar con el hígado

Ignorancia radioactiva

Tomar decisiones. No todos pueden

Pertenecer a la izquierda

Fanatismo y política

Congreso sordo y caro

Productos milagro, las ganas de creer

Un partido sin remedio

Intelectuales y la violencia

Nuestros impuestos (no) están trabajando

La congruencia y la izquierda

La estupidez

Medicina y comercio

Tener fe, la justicia en México

Simonía y delincuencia

El cerebro de reptil

Abortar o no abortar

Cocaína, heroína, éxtasis y tachas

Hablando de genocidios

Política, odio y resentimiento

Información y noticias falsas

Hablando de totalitarismo y mesianismo

Un modelo de universidad

Feminicidios, misoginia y machismo

1° de mayo, algunos datos

Un crimen sin castigo

Con licencia para matar

México, su educación y cultura

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

IMSS, entre la hipocresía y la ineficiencia

No pasa nada

Corrupción, un problema severo

Philip Roth, sus libros y la vejez

Patognomónico y probable

Don Alejo, un ejemplo

Periodismo y poder

¿Son iguales todos los humanos?

La historia se repite

Notas sobre la evolución

¿Quién mato a la gallina?

Reflexiones sobre la ignorancia

Pemex, ¿petróleo de los mexicanos?

Un problema diagnóstico

Carta de Esculapio a su hijo

Secuestros en México

Fabula de la cigarra y la hormiga

Cuba y Castro, algunos datos

Trump, datos y reflexiones

Democracia y elecciones en Estados Unidos

Investigación médica, mentiras e Internet

La fábula del escorpión y la rana

Reflexiones sobre religión y ciencia

Cómo transformarse en un intelectual

El mono desnudo

Diálogo, ¿qué es eso?

Septiembre, ¿que celebramos?

Incompetentes o cómplices

Universidad Michoacana y la CUL

La democracia y los democráticos

Periodismo, sesgo y derechos humanos

Gana la CNTE

Las tres “C”

Usos y costumbres

¿Hasta cuándo?

Fanatismo y terrorismo, un peligro

Agnosticismo y ateísmo

A 28 años de un 6 de julio

Opiniones respetables

Paro médico

Miedo

Enfermedades psicosomáticas

La CNTE y sus mentiras

El toreo y la mente humana

El principio de Peter y los abogados

1º de mayo y los sindicatos

Productos pirata

Un nuevo tropiezo, la CNTE en Michoacán

La injusticia en México

Ferias y peleas de perros

Los nombres de los hijos

El “Justo Sierra” y la autonomía universitaria

Aristocracia y kakistocracia

La farsa de las terapias pseudocientíficas

PRI, un aniversario más

La educación universitaria en México

La visita del Papa

Medicina, pronóstico reservado y tanatología

El fuero ¿debe desaparecer?

Los gobernantes que merecemos

Cambio de placas, mal asunto

Escepticismo y credulidad

El debate, despenalizar o no las drogas

Terminó un mal año

Una carta para los mexicanos

Los perros no son juguetes

Silvano, el desencanto

La violencia del Islam radical 2

Islam, la violencia

Un aniversario más, la caída del Muro de Berlín

IMSS, una institución rebasada

Mentiras y medios de comunicación

Educación, ortografía y marchas

Delincuencia y medios de comunicación

Homeopatía, algunos datos

Educación en Michoacán, algunos datos

El Islam y la tolerancia

Ayotzinapa, cabos sueltos

Iatrogenia

De inteligencia y legisladores

Discurso de odio, Donald Trump

El mesías AMLO

Hiroshima, 70 años

Vejez, algunos datos

¿Y Michoacán cuándo?

Corrupción o ineficiencia

¿Cuándo se jodió Michoacán?