Carlos Enrique Tapia
Migración México-EU
Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático
Miércoles 18 de Mayo de 2016
A- A A+

Científicos del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) afirman que las medidas que se tomen, lo que no significa inacción
Científicos del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) afirman que las medidas que se tomen, lo que no significa inacción
(Foto: Cuartoscuro)

Durante el último tercio del siglo pasado surge un concepto que la ecología, disciplinas afines y agencias de desarrollo y financieras internacionales adoptarían como infalible: sustentabilidad, desarrollo sostenible o sustentable. Terminología apropiada para justificar la explotación y depredación de la naturaleza en la globalización.

Asimismo, en la última década y media se ha promovido la idea de la adaptación al cambio climático, lo que muchos investigadores ven improbable pero que se generaliza, como el anterior concepto, impulsado por los mismos agentes. La adaptación implica la generación de mecanismos relacionados con la resiliencia y la agencia.

Resiliencia y agencia son dos conceptos provenientes de la biología y la sociología que proponen dar cuenta de las respuestas a los cambios y transformaciones que se generan en el ambiente natural y social. La agencia refiere la capacidad de los humanos para responder a tales cambios. Ambos aportan importantes elementos empíricos a la academia.

La agencia implica cómo los individuos y los grupos sociales generan mecanismos propios para responder a los cambios, adaptarse en términos antropológicos. La resiliencia es una respuesta que implica reponerse y adaptarse a los cambios. Ambos refieren empíricamente cómo los individuos y grupos sociales responden al cambio.

Con todo, tanto la adaptación en términos antropológicos como la resiliencia y la capacidad de agencia resultan en falacias ante el acelerado deterioro ambiental promovido por la depredación capitalista salvaje. No es que la resiliencia, la capacidad de agencia, la adaptación no sean empíricamente analizables, el hecho es que están siendo rebasados.

La sustentabilidad o sostenibilidad es un concepto que surge, desde la perspectiva socioantropológica, para justificar la depredación capitalista salvaje. Supone que planificando la explotación de los recursos naturales, lo que hasta la fecha es totalmente falso –caso del fracking para extraer petróleo y gas natural–, todo sería miel sobre hojuelas.

Este escribano ha escuchado a decenas de biólogos, ecologistas, ambientalistas, muchos ligados a empresas que supuestamente promueven una agenda “verde”, argumentar y justificar la sustentabilidad, pero ante las evidencias de la depredación y el cambio climático es necesario cuestionar y denunciar la falacia de la sustentabilidad.

Los mejores ejemplos los tenemos en los recientes incendios, nada nuevos, de cientos o quizás miles de hectáreas para obligar al cambio del uso del suelo. En Michoacán es sabido que la delincuencia y algunos sectores agroempresariales están coludidos para depredar, por medio de incendios, tierras que serían convertidas para cultivos como el aguacate.

A pesar de la propaganda del “nuevo comienzo” y de algunos académicos “sustentabilistas”, hay suficientes evidencias de que el aguacate, el cultivo de berries, por ejemplo, son insustentables. Vuelven infértiles las tierras y usan agua en exceso. No es cuestión de productividad, como algunos académicos de la UNAM afirman, es depredación.

En Michoacán, en los últimos 25 años, miles de hectáreas han sido “reconvertidas”, con la anuencia gubernamental y el silencio de los académicos de la UMSNH y la UNAM, para el cultivo del aguacate, berries y otros. Ganar el mercado externo, aumentar la productividad, obtener ganancias, posicionar al estado, ocultan la depredación.

No es mi interés discutir con los académicos si la sustentabilidad es o no posible o probable. Las evidencias son incuestionables. El problema no es el debate académico, sino la depredación y el desinterés gubernamental que en realidad favorece a los depredadores. Desde hace años se sabe que el aguacate vuelve infértil la tierra que toca pero nada se hace.
Y el “nuevo comienzo” presume ratings sin cuestionar que la depredación ambiental ha llegado a tal momento que es necesario acotar cultivos que solamente dejan ganancias a unos pocos, pues el trabajo que ofrecen raya en la explotación y la esclavitud. La adaptación al cambio climático es también un proceso cuestionable.

Científicos del Panel Intergubernamental sobre el Cambio Climático (IPCC) afirman que las medidas que se tomen, lo que no significa inacción, no evitarán los efectos: aumento de la temperatura, cambios en las estaciones y precipitación pluvial, reducción de la humedad del suelo, mayor intensidad de los ciclones, aumento del nivel del mar, deshielo del Ártico.

Obviedades. 1 Según un lectorcillo de noticias, quien no acepte la neofascista “reforma laboral”, aprobada por Felipe Calderón, refrendada con la Reforma Educativa de Enrique Peña Nieto, vivirá fuera del paraíso. 2. La derecha, la ultraderecha y el neofascismo en Latinoamérica gozan su revancha y venganza. Tantos gobiernos de izquierda o progresistas, tantas reformas en favor de los pobres, no pueden ser mejores que las ejecuciones, desapariciones y asesinatos perpetrados por los militares y sus apoyos en Brasil, Venezuela, Argentina; hoy buscan colapsar las democracias burguesas en las que esa izquierda que se corrompió y volvió cómplice, como en México, decidió entrarle al sucio juego. 3. En el caso del abuso a los niños de la escuela Montessori Matatena, lo lamentable es el apoyo de la esposa del abusador, quienes estuvieron a punto de gozar de impunidad con el visto bueno de funcionarios de la SEP. 5. 63 millones de pobres, 30 millones de mexicanos en la informalidad, más de dos millones desocupados, cuatro millones subocupados, simbolizan la precarización laboral y salarios miserables. 4. En Estados Unidos la Oficina de Inmigración y Aduanas (ICE) confirmó una nueva ola de redadas antiinmigrantes entre mayo y junio. 5. La PGJE de Michoacán afirma que el menor de Opopeo murió de broncoaspiración, pero se le olvidó decir, como la CNDH establece, que fue por violencia física al parecer infringida por sus compañeros.

Sobre el autor
Antropólogo social, doctor en Historia. Colabora en Cambio de Michoacán desde 1996, con una breve interrupción en 2001-2003. Se especializa en estudios migratorios, en particular la historia y problemática actual de la migración México-Estados Unidos, Michoacán-Estados Unidos, y problemas relacionados con políticas públicas, desarrollo socioeconómico, tendencias políticas y partidistas, participación ciudadana. Por ello dedica también sus columnas a entender y analizar el rumbo social, económico, político y cultural de Michoacán y México en general, desde una perspectiva crítica y ciudadana.
Comentarios
Columnas recientes

Violencias, miedo y ruptura social

Corrupción, pobreza, alianzas cupulares, feminicidios, rachita, cacería de perredistas

PRD: ¿centro o derecha?

Gabinete, Uber, violencia, PGR, independientes, retórica, ex panistas, remesas

TLCAN, independientes, Uber y otras ¿nimiedades?

Reconstrucción: Negocio y desmovilización ciudadana

El retorno de la ciudadanía

Es el patriarcado, estúpido

Dreamers: sueño diferido

Historias interminables

Por la izquierda o la derecha

TLCAN: ¿Renegociar, modernizar o vuelta atrás

Espectáculos, negocios y narco

La vía México-Estados Unidos contra Maduro

Muerte migrante

¿Fe, esperanza y caridad?

Socavones

Murmullos y persecuciones

Migración internacional: el desfasado optimismo de la OCDE

Desvaríos del autoritarismo

Gobiernos fallidos, democracias fraudulentas

Normalizando la corrupción y el fraude

Corrupción, continuidad o alternancia

El otro Michoacán

Morelia, entre la inseguridad y el blof

México, país de feminicidas

Remesas, ¿el mantra de un desarrollo fallido?

Desaparecidos, desplazados y deportados

Abuso de poder

La era Trump: frivolidad y dureza

Pueblos indígenas: pobreza, delincuencia, inseguridad

Mentes aviesas

Neoliberalismo o populismo

Irresponsables

Mando Único, campañas electorales, modelo educativo, mujeres

Retóricas perturbadoras

Movilidad social, salarios y desigualdades

Guerra antiinmigrante

El colapso de un modelo económico y la zanahoria migrante

Patetismo gubernamental y circo mediático

El odio como política y la oscuridad como subordinación

Rise up woman

Muros, austeridades y otras nimiedades

Patéticos y vacíos

¿Confianza, unidad?

Retórica migrante y antiinmigrante

Radicales, canonjías, transparencia, guerra esquizofrénica

Pendientes

Trump, presidente

Trump, presidente

Trump, presidente

La elección del miedo

Jodiendo a México

La migración mexicana en las elecciones estadounidenses

CNTE, normalistas, rechazados

Nuestras violencias cotidianas

Corruptos ¿todos?

Propaganda o estrategia

Propaganda o estrategia

El indiscreto encanto del odio y el miedo

La pifia

El colapso neoliberal

Violencias

Pensiones

Días de encono y mentiras

Un falso debate

Periodismo crítico bajo acoso

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Vivir del pasado, mentir sobre el pasado

Autodefensas

Populismo e impunidad

Desgaste local, desgaste global

La respuesta autoritaria de un gobierno agotado

Los peligros para México

Narcocorridos, violencia contra las mujeres, elecciones

Guerra sucia y farsa electoral

La confrontación

Las falacias de la sustentabilidad y la adaptación al cambio climático

Trump ¿presidente?

Mujeres, CNTE, Ayotzinapa, golpismo

Barbarie y esquizofrenia

Parabienes anticipados

Un alcalde “independiente”

Apagando fuegos

¿Peligro de extinción?

Migración México-EU

Oprobiosa utopía

Credibilidad

Clientelismo y populismo

Las ausencias de Bergoglio, las indulgencias gubernamentales

Francisco en el país de las apariencias

Milagros mediáticos

Indefensión

Corrupción y cultura

Chapoaventuras

Incertidumbres

18 de diciembre

Desafíos

Migración y remesas

Cotidianeidades

Barbarie contra barbarie

Pongámonos lúdicos

Ahí viene el lobo

Educación pública: La disputa por un bien público

Desigualdades y reformas

La otra crisis

Buenos (y no tan buenos) deseos del “nuevo comienzo”

Ayotzinapa, la infamia

Congruencias e incongruencias

Refugiados, desplazados, asilados, migrantes

Reformismo o populismo

La propaganda del fracaso

San Fernando, Tamaulipas, cinco años de una masacre

Dos años

Periodismo asediado

Retos

Morelia

¿El “nuevo comienzo”?

Vapuleados

Carta abierta a Silvano Aureoles Conejo

El Apocalipsis que no fue

Carta abierta a Felipe Calderón Hinojosa

México bárbaro

Faltas e incongruencias

Corrupción, ¿problema cultural o institucional?

Viernes de furia

“Uso excesivo de la fuerza”

60 días

Necedades de izquierda y derecha

El desprecio a la ciudadanía

Arrogancia y autoritarismo

Burlar la democracia

¿Ofensiva mediática?

Descrédito o política

Gatopardismo 6

Gatopardismo electoral 4

Gatopardismo electoral 3

Gatopardismo electoral 2

Gatopardismo electoral 1

¿Esperanza, unidad, paz?

Charadas

Élites políticas

Placebos y catacumbas

Otoño de ira

Moviendo a México

Otoño mexicano

26/09/2014 ¡Vivos se los llevaron, vivos los queremos!

El discurso de odio, practicando el odio

El fin del “mexican moment”