Xuchitl Vázquez Pallares
Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...
Jueves 30 de Agosto de 2018
A- A A+

Leer es un acto de resistencia, escribir también lo es. Sobre todo, en tiempos donde la intolerancia, el fanatismo, la represión en todas sus acepciones imperan.

Hay libros que además de estar bien escritos, nos transmiten conocimiento y lo más importante nos llevan a la reflexión. Hace muchos años leí 1984 de George Orwell. Lo expresado en su libro parecía a muchos imposible de que sucediera, sin embargo, está confirmado que lo que es visto como ciencia ficción, en muchos casos se torna realidad.

Hay libros que están bien escritos, nos dan conocimientos y nos llevan a la reflexión
Hay libros que están bien escritos, nos dan conocimientos y nos llevan a la reflexión
(Foto: Cuartoscuro)

La historia da comienzo un frío día de abril de 1984 en Oceanía, en una superpotencia totalitaria en la Europa posterior a la Segunda Guerra Mundial. Winston Smith, que trabaja como editor de registros en el Ministerio de la Verdad, arrastra los pies hasta su apartamento en las casas de la Victoria (de victoriosas no tienen nada) para comer. Deprimido y agobiado, comienza a escribir un diario sobre sus ideas contrarias al Partido. Si lo descubren, su castigo será la muerte. Escribir, pensar, ser crítico es jugar con fuego. Como medida de precaución, solo escribe cuando está a salvo de las telepantallas de vigilancia. El partido vigilaba, manipulaba, la opacidad imperaba.

Winston se siente atraído por la Hermandad de revolucionarios porque, pues eso, son revolucionarios. Contacta con O’Brien pensando que también es miembro de la Hermandad, cuando en realidad pertenece a la Policía del Pensamiento.

La manipulación, se torna castrante. Pensar, leer y escribir se torna acto de sobrevivencia y rebeldía.

Hace unas semanas llegó a mis manos gracias a mi hijo, un libro que muchos deberían de leer. Se llama El cuento de la criada, The handsmaid´s tale de Margaret Atwood.

Nos adentra a lo que puede suceder, pero también a lo que ya está sucediendo. La autora empezó a concebirlo y a escribirlo desde 1984, al respecto nos comparte: “La premisa principal parecía- incluso a mi- más bien excesiva. ¿Iba a ser capaz de convencer a los lectores de que en Estados Unidos se había producido un golpe de Estado que había transformado la democracia liberal existente hasta entonces en una dictadura teocrática que se lo tomaba todo al pie de la letra? En el libro, la constitución y el congreso ya no existen; la Republica de Gilead se alza sobre los fundamentos de las raíces del puritanismo del siglo XVII, que siempre han permanecido bajo la América moderna que creíamos conocer. La acción del libro transcurre en Cambridge, Massachusetts, sede la Universidad de Harvard, que en nuestros tiempos es una institución educativa y liberal de la mayor importancia, pero en otros fue un seminario teológico para los puritanos. El servicio secreto de Gilead está en la Biblioteca Widener, entre cuyas pilas de libros, yo había pasado muchas horas para investigar sobre mis antepasados y sobre los juicios de las brujas de Salem. ¿Se ofendería alguien si usaba el muro de Harvard como lugar de exhibición de los cuerpos ejecutados? (sí, se ofendieron).”
En la novela, la población se está reduciendo a causa de la contaminación ambiental, y la capacidad de engendrar escasea (En el mundo real de hoy en día hay estudios que revelan un agudo declive de la fertilidad en China).

Expone de manera tajante como en los regímenes totalitarios, o en cualquier sociedad jerarquizada, la clase gobernante monopoliza todo lo que tiene valor. La desigualdad social es enorme, no son respetados los derechos civiles, las clases bajas son manipuladas mediante creencias puritanas y el control es total.
La élite del régimen se reparte las hembras fértiles, las tienen como Criadas que se encargan de todo lo que se deba hacer en la casa. Tras dar a luz, La Criada no puede quedarse con su hijo. La clase dominante se reproduce a costa de la fertilidad y trabajo de las clases bajas.

Conforme transcurre la lectura nos adentra en ese mundo, donde mediante el miedo y la violencia gestual, física y emocional, la clase dominante mueve los hilos y hace lo que quiere con total impunidad. Para ellos las leyes son laxas, incluso pueden saltarse a la ley. Todo les está permitido y perdonado.

Las Criadas, pasan por un proceso de “lavado de cerebro”, al estilo de las “guardias rojas” en un lugar destinado a su reeducación, llamado Centro Rojo. Renuncian a su identidad anterior y deben interiorizar sus obligaciones, entender que no tienen ningún derecho sobre su cuerpo y/o vida. Tendrán protección, siempre y cuando se amolden, obedezcan y sirvan bien. Les mantienen su autoestima muy baja para que acepten que ese es su destino, y de esta forma se abstengan de rebelarse o huir, el control es total, el espionaje se ejerce mediante todas las formas posibles. De esta manera el poder se torna intocable e inamovible.

A las mujeres se les prohíbe leer, resaltar, expresar su opinión. Es un mundo donde los hombres son los únicos con libertad de expresión y asociación, mientras no sea de oposición al status quo.

La autora comenta en la introducción al libro; “Es perturbarte el que actualmente las mujeres se agrupan para atacar a otras mujeres, lo vemos con total transparencia en esta era de las redes sociales, que tanto favorecen la formación de enjambres. Aceptan situaciones en que se puede tener poder sobre el otro”.

Yo añadiría que les encanta juzgar, y no se tocan el corazón para hablar mal de alguien y llevarle a ser rechazada, juzgada y eliminada de cualquier círculo social.
Ante estas premisas, no es difícil imaginar un régimen autoritario y castrante de toda expresión diferente a lo establecido y/o permitido.
The handsmaid´s tale, nos muestra justamente a lo que la humanidad puede llegar, si continuamos por donde vamos.

Existe en el cuento, un movimiento de resistencia, donde las mujeres vuelven a tener capacidad de decisión, donde se expresan las ideas con libertad y tienen relaciones sexuales con la persona amada. Donde los hijos son de quien los parió. Para poder organizarse para conformar la resistencia, primero han de salir de Estados Unidos, ya sea hacia México o Canadá.
El mayor castigo en Gilead, es ser enviado a limpiar residuos tóxicos, es la muerte segura. El mundo ha llegado a la contaminación total, donde la sobrevivencia se torna un lujo. Y en base a conservar la vida, se acepta sumisamente lo que “el destino” depare.

Actualmente se está exhibiendo en Estados Unidos en la modalidad de teleserie, aún no llega comercialmente a México.
Margaret escribió: “Las mujeres en la vida real son interesantes e importantes. No son un subproducto de la naturaleza, no representan un papel secundario en el destino de la humanidad, y eso lo han sabido todas las sociedades. Sin mujeres capaces de dar a luz, la población humana se extinguiría. Por eso las violaciones masivas y el asesinato de mujeres, chicas y niñas, ha sido una característica común de las guerras genocidas, o de cualquier acción destinada a someter y explotar a una población. El control de las mujeres y sus descendientes ha sido la piedra de toque de todo régimen represivo de este planeta.”

En el libro la religión dominante se ocupa de alcanzar el control doctrinal, y consigue aniquilar las otras denominaciones religiosas. El libro no está contra la religión, está en contra del uso de la religión como fachada para la tiranía; que son cosas distintas.
El libro está basado en las ejecuciones y desapariciones grupales, leyes suntuarias, quema de libros, el programa Lebensborn de la SS, el robo de niños en Argentina por parte de los Generales, la historia de la esclavitud, la historia de la poligamia en Estados Unidos y tantas atrocidades más que parecieran pesadillas, pero que mentes retorcidas han hecho realidad.
Recordé los cientos de feminicidios durante los últimos años en nuestro país, los niños robados, la venta de órganos, la trata de blancas, los miles de niños víctimas del narco, los asesinatos impunes. La lista es larga.

Margaret Atwood nos dice; “Tras las elecciones en Estados Unidos, proliferan los miedos y las ansiedades. Se da la percepción de que las libertades civiles están en peligro, junto con muchos de los derechos conquistados por las mujeres a lo largo de los siglos. En este clima de división, en el que parece estar al alza la proyección del odio contra muchos grupos, al tiempo que los extremistas de toda denominación manifiestan su desprecio, contamos con la certeza de que, en algún lugar, alguien está tomando nota de todo lo que ocurre a partir de su propia experiencia. O quizá lo recuerden y lo anoten más adelante si pueden.

¿Quedaran ocultos y reprimidos sus mensajes? ¿Aparecerán siglos después, en alguna casa vieja, al otro lado de un muro? Mantengamos la esperanza de que no lleguemos a eso. Yo confió en que no ocurra.”

La autora comenta que el libro no intenta predecir nada. Tiene razón, la vida finalmente se va haciendo en el día a día y podemos cambiar incluso lo que se cree inamovible. Evitemos que un destino como el de Handsmaid´s tale, nos alcance.
vazquezpallares@gmail.com

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El agua…

Desplazados por la pobreza e injusticias…

Mictlantecuhtli cierra círculos…

Tierra mía, mi tierra…

Vencer a la desesperanza…

A 526 años…

No se olvida…

Tormentas y enseñanzas de septiembre

México tiembla…

Héroes…

Inoperancia, corrupción e impunidad…

Leer, escribir, pensar, son actos de resistencia...

Ya no es ficción

¿Para qué más armas...?

El 8 de agosto de 1879….

Crímenes sin castigo….

Urge otro tipo de desarrollo…

Sueños que se hacen realidad…

Qué mundo este…

Crónica de un triunfo anhelado…

Tenemos que seguir...

Luz y Oscuridad…

Sin cultura política…

Es cuestión de seguridad nacional…

Porque Nurío…

El amor es la única manera…

21 de mayo…

Fechas memorables…

Desde 1886 para acá…

De interés nacional es saber…

Siria سوريا Sūriya

Mina de oro…

El mejor homenaje es lograr que haya justicia…

Óscar, Natalio y Rafael…

Flores para los grandes hombres…

Aves, flor y canto…

La codicia por el oro y riquezas…

Valorar nuestras raíces ancestrales…

Hagamos historia recuperando este país…

De la luna…

En lo pequeño y en lo cotidiano…

Materia de sobrevivencia y seguridad nacional…

Para prender la luz…

Magia y esperanza…

Sonaja de plata…

Todos somos autodefensas…

Nuestra casa, México…

Dos grandes, un anhelo…

Apuesto por la resistencia y la esperanza…

Recordar el porqué y para qué…

Advertencia a la humanidad…

Hablando del paraíso…

Más allá de la muerte…

A pesar de los pasares…

19 de octubre de 1970…

De despojos e injusticias…

Hemos de aprender…

Los muros hablan…

19 de septiembre de 2017…

Oaxaca no es Miami…

Y seguimos sin hacer nada…

No es ningún secreto…

Claroscuro…

13 de agosto de 1521…

A Emiliano…

¿Dónde quedó la responsabilidad?

Transa redonda…

El volcán que no es volcán…

El 6 de julio tampoco se olvida…

Hasta siempre, Eva…

Ciudadanos trabajando por un mejor país…

Obra de luz…

Parece pesadilla…

Hombres locos…

Por amor al arte…

No se puede matar la verdad…

Día de la Madres…

Motor de la historia

El conocimiento es luz

¿No hay dinero…?

Sobre lo sucedido en Arantepacua

Aprendamos de la historia

Sin concesiones

La desnacionalización

Mujeres

Se desató el capitalismo salvaje…

Hablamos

De lunas, migrantes y mentes luminosas

Queremos que las cosas ya no sean como son

Muros…

¿De verdad creyeron que nos iban a callar?

¿Qué se debió haber hecho?

No hay sueños imposibles

País petrolero sin gasolina ni dinero

Fechas y tradiciones milenarias

Áreas protegidas

Hasta siempre, Comandante

El imperio ataca

El mal sueño ha comenzado

Unirse para lograr otro mundo

El alma de México

La palabra y el arte, armas indestructibles

Cómo quisiera que estuvieras aquí…

Política energética

Sus políticas han fallado

Cuánta falta haces José María Morelos…

En aras de intereses económicos se está devastando al país

Al grito…

Totalmente justo

Derechos no respetados…

Con la misma piedra…

Incentivar el conocimiento

¡A sembrar!

8 de agosto de 1879

México Tenochtitlan, 691 años

La violencia pone en evidencia

La lucha sigue…

6 de julio de 1988…

30 de Junio, la noche de la victoria…

El hilo conductor, el reclamo de justicia

No más antidiversidad

Tenemos que hacer valer la libertad de expresión…

A Sagrario...

La energía que mueve al mundo

Semillas de conciencia…

Anhelo que aún vive…

Sin palabras…

¿Qué traen entre manos?

Esto no puede llamarse desarrollo

Panamá Papers…

Es importante conservar la memoria histórica…

Este 26 de marzo…

Hay muchos 18 de marzo por lograr…

De raíces profundas…

“Spotlight”…

La salud es un lujo

Cada uno de nosotros podemos y debemos cambiar las cosas…

La esperanza puede hacerse realidad…

Imagina la paz…

Arcas vacías…

Con tal de tener ganancias…

Dejemos atrás las telenovelas…

Los 6 de enero

Noche de la esperanza

Desigualdad abismal…

Evitemos su extinción…

COP21…

El respeto al otro es fundamental

Dejemos de tolerar la intolerancia…

Creadores de mundos nuevos…