Julio Santoyo Guerrero
¡Pero si ya son gobierno¡
Lunes 3 de Septiembre de 2018
A- A A+

¿Será que aún no creen que han ganado, o que se niegan a asumir los bonos y costos de gobernar? ¿O es la inercia de su cultura antisistémica que no embona con el hecho de que ahora representan a las instituciones, precisamente las que siempre cuestionaron? ¿O no tienen claridad de cómo, desde donde están y con lo que están, pueden cambiar la política con un giro de 180 grados? ¿De plano no se sienten cómodos por no estar seguros?

El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador
El presidente electo, Andrés Manuel López Obrador
(Foto: Cuartoscuro)

Todo esto me preguntaba el 1 de septiembre cuando veía las vicisitudes de la instalación de la 64 legislatura federal. Muchos esperábamos propuestas específicas con definiciones no ambiguas de la atractiva propuesta de la "cuarta transformación". Propuestas más finas que dejaran atrás las generalidades propagandísticas que se difundieron durante la precampaña, la campaña y la postcampaña -del 1 de julio al 31 de agosto-. Ejercicio que es fundamental porque la mayoría de los mexicanos votaron por ello y esperan conocer el camino fino, práctico de cómo se irá construyendo esa "cuarta república".

Las condiciones en que están recibiendo la administración pública federal son complicadas casi en todos los ámbitos, y esto en la práctica lo reconoce el presidente electo y por eso, seguramente, está promoviendo los espacios de consenso público que le permitan tomar las riendas el 1 de diciembre sin que el caballo termine debocado, parado o dando pasos hacia atrás. Por esta razón se antojaba que la abrumadora mayoría en el congreso federal, antes que distraerse en disquisiciones coléricas, como lo señaló Porfirio Muñoz Ledo, entrara con rapidez a colocar el andamiaje para la construcción de la nueva república. Algunas mentes claras, dentro de esa inmensa mayoría victoriosa, parece que comprenden la urgencia de los tiempos, la otra parte desafortunadamente, no alcanza a superar el estadio de las emociones primarias y creen que vale más un grito y un manotazo que una propuesta bien fundada.

Un sexenio es muy poco tiempo para fundar una cuarta república, de verdad. Cuando la pretensión es reformar las instituciones, la constitución, la cultura política y cortar todas las cabezas de la monstruosa hidra que ha carcomido a la nación, el tiempo y la eficiencia serán los más grandes enemigos de la nueva administración. Lograr la participación, no sólo de la mayoría electoral, sino de la mayoría nacional, en torno al proyecto de una nueva república, que logre legitimarla y con ello también relegitimar a los actores del nuevo sistema, no es cosa sencilla, ni tampoco está dada, como título de eternidad, por los resultados del 1 de julio.

Dos caminos tiene la nueva administración para empujar el proyecto de la cuarta república: el de la búsqueda del consenso permanente, donde los acuerdos parlamentarios son una parte importante de ello, o poner en marcha la maquinaria de la mayoría. El más difícil es el que representa la ruta del consenso permanente porque supone negociar agendas complejas, económicas, políticas, sociales, culturales y más, con los diversos y plurales actores de todos los rincones del país. Cuestión que implica tiempo y gran pericia operativa para obtener resultados positivos, de quienes representan la mayoría, aunque inmejorables beneficios en términos de salud política. La ruta más fácil es el ejercicio de la mayoría parlamentaria, que rebasa los espacios de los acuerdos con otros actores, la mayoría divergentes, que gana tiempo pero que pierde legitimidad pública.

Lo que vimos el 1 de septiembre en la primera sesión del Congreso de la Unión fue la inclinación por el segundo camino. La mayoría, dentro de quienes son mayoría, parece claramente convencida de que su victoria es un triunfo sin más, que no necesita relegitimarse, que la confianza del votante es una patente inconmensurable, sin caducidad, a pesar de las insalvable acciones y omisiones de cada día, como las ocurridas en la propia sesión de instalación del Congreso.

Pero lo que vimos bien podría representar algo más insólito: que no han asimilado o no quieren asumir el hecho de que ya son gobierno y que no es el tiempo de comportarse como oposición contestataria. Que ahora tendrán que rendir cuentas en primera persona como resultado de cada una de sus decisiones. Muy recomendable sería, ahora que son gobierno de mayoría, que tomaran para sí las enseñanzas del recién fallecido senador estadounidense John McCain, "la política no es un arte de vencidas, sino de acuerdos".

Sobre el autor
Julio Santoyo Guerrero Estudió Filosofía en la UMSNH Docente desde 1983 Analista en medios impresos y electrónicos desde 1988 Articulista fundador de Cambio de Michoacán desde 1992.
Comentarios
Columnas recientes

¿También las universidades?

La democracia del volado

Hablar y hacer

Sin futuro

Exhorto desde la capitulación

Hubo una vez un ritual del informe

A la escuela, punto y aparte

La arrogancia de la libertad

Uruapan y los límites de la imaginación

El presidente y la expansión ilegal del aguacate

Los extravíos tienen permiso

El gabinete florero

El aguacate de narco bajo la lupa

El árbol y los intocables

La celebración de la fe

Sospecha de quien diga que es sencillo

Algo anda mal

Morir por el oro verde

Frente a frente... y en soledad

Temporada de cañones

De la ira ambiental a las soluciones

Demonios del ecocidio: ambición, estupidez e impunidad

Sea por el medio ambiente

Es peor, es la costumbre

Propaganda mañanera

Agroquímicos, discreto daño colateral.

La diplomacia del silencio indigno

Silencio sobre la condición crítica de bosques y aguas

Tanta popularidad... cuestionados resultados

Bajo el propio riesgo (Para vivir en Madero)

Huexca, más allá de la polaridad

La izquierda y sus desvaríos

Rectificación no es derrota

La caída de los buenos

Los consensos de la fe y la herejía de Tlahuelilpan

El problema es el modelo energético futuro.

Al diablo con el medio ambiente

¿El perdón de la tierra o el respeto al estado de derecho?

La 4a Tambientalismo incoherente

La adaptación

De la abdicación a la imprudencia

No avivemos la hoguera

¡No puede ser de otra manera!

Simplismo y eficacia

El gobierno de Fuente Ovejuna.

El sindicato de Elba Esther.

Protagonistas de piedra

Carta al gobernador Silvano Aureoles

La relatividad del cambio

¡Pero si ya son gobierno¡

La reforma educativa es con Gordillo

¿Derogación educativa o moderada reforma?

Matando la lluvia a cañonazos

Electricidad, el olvido de los pioneros.

El nuevo consenso

También son dueños del cielo

La familia y el árbol

El impulso

Que prevalezca la paz

La alianza que no fue.

Encuestas: falibles o simple manipulación

Alemán y los límites de la libertad

El olvido electoral del medio ambiente

Manual para vencer la credulidad y la falsedad electoral

El obsequio michoacano para AMLO

La prioridad

Democracia dinástica

El agua, ¿asunto de seguridad nacional?

A quien corresponda: SOS, prevaricación ambiental

Elecciones limpias o ganar a toda costa

El arte del engaño y el caso Anaya

Los trabajos de los justificadores

Desdén suicida

Ni ven ni escuchan

¿La peor elección?

El rito de la fantasía del cambio

Época de oportunismo, demagogia y espejismos

Votos y nada más

La mayoría imposible

¿Ya en serio... cómo le van a hacer?

Nos quedan los atajos de la política mágica

La tierra es plana, el cambio climático es una mentira

Una Presidencia desierta

Entonces, ¿otra vez se perdió la guerra?

¡El agua se teñirá de rojo!

No se pierde lo que no se tiene

Estas nuevas independencias

Sí, ¿pero cuál es la fórmula?

El boom de los independientes

Nieves y Umécuaro, donde vale más un aguacate que la vida de una familia

Desbordados de fraternidad

Desde Madero, construyendo un Área Natural Protegida

La política que tenemos... y que somos.

Inseguridad, esa letal costumbre

El precio político del proteccionismo de Trump

Juegos de fuerza

Cada loco con su guerra

Acuerdo para recuperar los bosques

Gratitud a los maderenses

Líderes "ejemplares"

Escépticos, desconfiados e indignados

Contrarreforma ambiental

Los ecocidas son genocidas

¿Ganaron los aguacateros talamontes?

Justicia en obra negra

Hoy comienza

Creer en la democracia

El aguacate del narco

Desafío al Estado

Piromanía y codicia

Los padrinos del ecocidio

¡Que se jodan los bosques y las aguas de los michoacanos!

La espléndida guerra de Trump

El consenso antisistémico

La carcajada del aguacate ilegal

El poder de los ciudadanos

Sin concesión al ecocidio

Delincuencia ambiental... ¡organizada!

La sucesión presidencial y de cultura cívica

No cualquier unidad nacional

La defensa de México

El futuro está en el pasado

Dios salve de Trump a Estados Unidos y al mundo

Y sin embargo cambiamos

Furia sin cabeza

2017, el año del enojo social

Candidez de los buenos

La sucesión de la incertidumbre

La política del neoproteccionismo

La caja de Pandora que abre Trump

Beneficios de la debilidad institucional

Cuestión de confianza

¿Y después del repudio a la política y los políticos, qué?

Lobos del planeta

La ordinaria inseguridad

Gobierno de consenso para lo que falta

El arrogante Trump y el pequeño Peña

Dos largos años aún

Decreto para la popularidad

¿Diálogo o garrote?

¡Siguen ahí!

El discreto gasolinazo del débil presidente

¿Es que nuestros bosques morirán?

¿Como caballeros o como lo que somos?

Pintaron su raya

No es el conflicto en turno, es la ruta del país

No es la flama, es que todo está seco

La sacrosanta corrupción

Actualidad de la oposición

Atraco a los bosques