Gerardo A. Herrera Pérez
Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural
Miércoles 12 de Septiembre de 2018
A- A A+

Aquella frustración lo hacía desdoblar su violencia verbal, física, económica, psicológica, doméstica, de usos y costumbres; pero el racero de su padre era diferente para los miembros de la familia, más violencia para Rafael y para su madre, menor violencia para los otros miembros de la familia, siempre había un culpable, el culpable era Rafael.

Durante los años de la educación básica, él iba a la escuela primaria del lugar, su patrón de conducta siempre fue altanero, el reproducía el mismo esquema de violencia que había en su hogar, él no podía hacer nada en contra de los golpes que recibía su madre, y salía a la escuela a golpear, a enfrentarse, a violentar, a poner en crisis el salón de clases, era una manera de visibilizarse, era una forma de expresar que contra él no se podía, que contra él no había posibilidades de dominio, que estaba en contra de todo y de todos; los maestros rurales lo catalogaban como problemático y más de una ocasión no lo recibieron, su comportamiento era irascible.

Él sabía, sin saberlo, que la violencia generaba poder, el poder de someter a las demás a su imperio
Él sabía, sin saberlo, que la violencia generaba poder, el poder de someter a las demás a su imperio
(Foto: Cuartoscuro)

En aquellos tiempos no se hablaba de la violencia familiar, no existencia, no se hablaba de formar a niños, niñas y adolescentes en autonomía, y no en una dependencia brutal que hoy nos reclama por tanta violencia que se sigue viviendo. Tampoco había el programa de convivencia escolar, que ayudará a pensar en despensarnos para repensarnos, como bien dice Boaventura de Sousa Santos.

Si bien la educación básica fue para Rafael un escape para desatar su violencia con los miembros de la comunidad educativa, también lo es el que conoció otras formas de pensar y de actuar, que no checaban con su manera de vivir en familia. Las asimetrías permitieron que abusara de los niños, él sabía, sin saberlo que la violencia generaba poder, el poder de someter a los demás a su imperio.

Pero ese poder que él ejercía con sometimiento y control de los cuerpos de sus compañeros y de los mismos profesores solo era en la escuela; en la casa no era así, se mantenía alejado, reprimido y distante de la mano y los ojos de su padre. “Yo no lo quería, era una bestia”, se sentía acosado, porque cualquier cosa que pasara dentro del hogar, el único culpable era él, nadie más, una saña permanente contra él lo hacía siempre vulnerable, y lo sometía su padre con el bordón, una y otra vez, sobre su tierno cuerpo, él recibía las palizas más despiadadas, más encarnizadas, más sanguinarias.

Derivado de estos procesos de aprendizaje in situ, su padre se lo llevaba en varias ocasiones para que aprendiera el oficio de albañil; en muchas ocasiones fue él y no su padre quien en estado etílico dejaba la responsabilidad en nuestro amigo, quien tenía que asumir éstas al acarrear materiales en botes, palear arena, y otros trabajos pesados para un niño, cuando este tendría que estar en la escuela, no en la calle o trabajando, así aprendió el oficio de albañil, a punta de golpes, malos tratos, explotación y control.

La vida de un niño no se explica con tortura y malos tratos, la vida de un niño se explica con respeto, con amor, con responsabilidad paterna. Si bien su madre le amaba, y lo ama, no podía hacer mucho, ella misma era violentada en el día a día. Un niño que ve eso y no puede actuar, su vida sin saberlo se vuelve un infierno, porque reproducirá los mismos actos para hacerse entender. Utilizará la violencia como un mecanismo para tomar el poder.

Pero la vida despierta en ocasiones a las personas vulneradas muy temprano y se revelan de vivir en cautiverios, sometidos y controlados y buscan la autonomía, y ese fue el caso, un día, en un connato de violencia de su padre, nuevamente trató de alzar el bordón en signo de amenaza para el sometimiento de su cuerpo, pero en esta ocasión ya no fue posible, porque él le detuvo el bordón y no permitió que le pegara, tal vez ese fue el día en que las cosas cambiaron, el miedo dejo de ser el instrumento que lo paralizaba, el miedo dejo de ser el mecanismo de control, los golpes no serían más el motivo de controlar, los golpes podrían ser ahora de un adolescente para su padre.

Ese niño había despertado a una nueva vida, logró arrebatar el bordón de su padre que era el mecanismo para hacerse valer con miedo y poder en familia; ahora compartía con su padre el mismo poder, el poder de la violencia, yo no habría más golpes, las cosas se alinearon, la vida le tenía preparada muchas sorpresas a Rafael derivado de ello, logró negociar formas más generosas para evitar que sus hermanas continuaran siendo también violentadas, sabía, sin saberlo, que había logrado ser interlocutor con su padre para negociar algunas mínimas acciones a favor de la familia, ahora se juntaba el androcentrismo en su casa, pero respetaba el control de su padre.

La falta de un trato social y familiar y de comunidad había hecho de la familia un puñado de personas que vivían con temores, con miedos, esos miedos que arrebataron por muchos años la estabilidad emocional y el respeto a la dignidad humana de cada uno de los que habitaban aquella casa; casa que se convertía en la gran caja negra, qué, cuando se cerraba, sólo los que vivían dentro sabían de aquella violencia despiadada, sabían del infierno permanente en que estaban.

Su madre, al fin abnegada, preocupada, pero sin posibilidades de hacer más cosas que asumir el papel de esposa y madre, asumir el papel que socialmente la vida le había dado ser el puntal de la familia, que la comunidad le había asignado y que la observaba para que no lo fuera a dejar, no sólo su papel de madre sino de esposa. Es así que, nuevamente un sistema de género, perverso, que sometió a su madre en cautiverio y que no permitió liberarse, ni generar la autonomía que merecería. Al paso de los años, finalmente libre de los usos y costumbres, libre de un marido, libre de golpes, malos tratos y violencia, era viuda, entonces supo que era libre.

Sus hermanas, al fin su sangre, las cuidaba, pero él sabía que no había forma de seguir con la violencia psicológica contra de ellas; su padre, las mantenía amenazadas de no tener novio, ya eran grandes, pero no tenían ese contacto humano importante para el crecimiento emocional y físico, recordemos que en los ranchos las mujeres se roban a los 14 o 15 años. Pero ellas, aun sin novio, y sin poder pensar en tenerlo. Esta tal vez fue una de las grandes negociaciones que Rafael logró arrancar en esta asimetría de poder con su padre, logró que sus hermanas pudieran convivir con chicos de su edad y su padre puso una sola condición en la negociación, que Rafael cuidara de que entraran a tiempo a la casa, el tiempo decente de los ranchos, al ponerse el sol, de no ser así, nuevamente recibiría él la violencia de su padre.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Cuenta cuentos y la paz.

Sabiduría y quiropráctica

Debatamos Michoacán: Vaqueros

Comunidad y desarrollo sostenible

Prevención

Tlalpujahua

Educación cívica

Día nacional y estatal contra la discriminación

Uruapan con cohesión social

Tolerancia y respeto

Los bachilleres de Cuitzeo

Paz y reconciliación

Conocer el conocimiento

Apatzingán y lo transdisciplinario

Seguridad humana con cultura y deporte

Humano

Las y los pescadores

Los saberes: ¿cuántos, cuáles?

Apatzingán

Naturaleza y vida

Cuenteras internacionales en LC

Ecoconciencia

Descolonizar para avanzar 3/3

Descolonizar para avanzar 2/3

Descolonizar para avanzar 1/3

Humanismo en el arte visual

Formar para la vida

Nuevo pacto civilizatorio y planetario

El valor de amar

Contradicciones

Lo líquido e inmediato

Lo glocal

Ecoformación y ecopedagogía (2 parte)

Ecoformación y ecopadagogía

Mujeres que construyen

Trabajo sexual de hombres

Educación superior con paz

Supervivencia y ética

Masculinidades en zonas de riesgo

Las tres ecologías, parte 2/2

Las tres ecologías parte 1/2

Trata de personas

Qué es ser humano

Tortugas marinas

Pensar en los derechos humanos

Mujeres de acero

Resiliencia, frente a un camino de violencia

La alfabetización ecológica (3/3 partes)

La alfabetización ecológica (2/3 partes)

Debatamos Michoacán, Alfabetización ecológica

Cohesión social y violencia

Sin discriminación

Los valores compartidos

Violencia intrafamiliar

Encuentro de neuronas y el buen vivir

Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Debatamos Michoacán: Masculinidad y violencia rural

Los cabildos no discriminan

Adultos mayores

Paz

Debatamos Michoacán: Ferias y desfiles.

El ciclista

Ser joven

Pacto mundial para una migracion segura, regular y ordenada

Debatamos Michoacán: Nuevo discurso

Desarrollo y Agenda 2030

1968-2018, 50 años

Mujeres contra la opresión

Amnistía Internacional

Prevención en redes sociales

Evalúan los derechos humanos

Cultura y arte contra la violencia

Neuronas para el desarrollo socio cultural

Lázaro Cárdenas convive

Construyendo la convivencia en Tungareo

Convivencia escolar

Tolerancia 2018

Posmodernidad y reproducción

VIH, sociedad civil y lo legislativo

Discapacidad en Cuitzeo y Santa Ana Maya

Ley de Seguridad Interior

Duele la violencia contra la mujer

Derechos políticos de la diversidad sexual

Baños todo género

Talla baja

Baston blanco

Las tecnologías de la información y la comunicación

Afrodescendientes mexicanos

Violencia obstétrica

Agenda LGBTTTI

La agenda de la población LGBTTTI

Violencia por prejuicio LGBTTTI

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

100 años de ser mujer

Sistema nacional antidiscriminatorio

Dignidad humana

Mercancía humana

Trabajo doméstico

Grupos vulnerados

Transexualidad

XLVII Asamblea de la OEA

Orgullo gay 2017

Orgullo o dignidad

Población afrodescendiente

Sistema Nacional de Protección Integral

Migración y derechos humanos, una nueva mirada

Diversidad cultural

Conflictos de pareja

Comunidad trans

Tortura

Transexualidad, transgeneridad y travestismo

Masculinidades, misoginia y machísimo

Cuidado y corresponsabilidad

Afrodescendientes invisibles

Galardón Jiquilpan

Tortura y tratos degradantes

Por la dignidad humana

Cultura de la paz

Educación y género

Discriminación a trans

Jurisprudencia 8/217

Cautiverio

La era Trump y lo diverso

Museo Béjar de Jiquilpan

Elegir

Retos 2017

Debatamos Michoacán: 2017

Diversidad sexual de 2016 a 2017

VIH/2030

Discapacidad

A 33 años del VIH

Identidad de vaquero

Personas jóvenes de Uruapan

Comisión de Puntos Constitucionales

La diversidad somos todos

Derechos humanos en la educación

Construcción de conciencia social

Debatamos Michoacán

Paz

A 40 años de la agenda gay

Los derechos de inculpado y víctima

Diálogo, tolerancia y respeto

San Antonio Molinos

Buenavista

Cartilla LGBTTTI

Osos

Desarrollo humano

Mecanismos de opresión