Samuel Maldonado B.
¡Lo que nos cuesta él que se va!
Martes 18 de Septiembre de 2018
A- A A+

En la cuenta regresiva del Lic. Enrique Peña Nieto, se señalan ¡ya! menos días para que desaloje la mansión presidencial del Bosque de Chapultepec y, desde luego, también tendrá tiempo para limpiar el polvo del escritorio de Palacio de Gobierno que poco uso tuvo y ver si en los libreros de su oficina, encuentra alguno alguno que otro libro que, seguramente le regalaron y que nunca, en su largo sexenio, ha tenido el tiempo pa‘ler.

Ya en los finales de su sexenio, desde el balcón de palacio, el sábado anterior dio el último grito, y al día siguiente (16 de Septiembre) observó el desfile militar conmemorativo de nuestra Independencia (sic) tal como lo manda el protocolo. ¡Ya se va la gaviota! (así les decían a los estudiantes que, ilegal y subrepticiamente, entraban al internado del Instituto Politécnico Nacional a comer).

TAVO
TAVO
(Foto: TAVO)

Pero se va, gastando carretadas de dinero, difundiendo “sus logros administrativos”. En periódicos nacionales, la publicidad insertada en éstos, es abundante, aburrida, innecesaria y sólo es para que el lector se de cuenta de los millones y millones de pesos que se gastan inútilmente en esa abusiva campaña, en busca, pienso, de que la población nacional se de cuenta del sacrificio que ha realizado en beneficio de la colectividad nacional.

Únicamente como ejemplos de los recursos económicos que van a parar a manos de los industriales del periodismo, dos de los diarios más importantes que circulan en todo el país que son los polos opuestos (de derecha es el Milenio, de izquierda es La Jornada) no son nada baratos. Un impreso en el primero señalado, en blanco y negro y página completa, cuesta alrededor de 250 mil pesos, pero impreso a color casi se duplica su precio.

En la Jornada (precios del año pasado) el costo de una plana es de 273 mil pesos. Los impresos a color son, seguramente mucho más caros. Señalo que los impresos comerciales son más baratos que los de interés político.

Las tarifas o spots, como los denominan, los costos son por los segundos que dure la transmisión. De datos tomados de la publicidad de las televisoras, señalan que un spot en la empresa Televisa, de 20 segundos y en noticieros nocturnos, costaban en el año de 1986 la cantidad de un millón 84 mil 286 pesos, cuando un año antes de la fecha enunciada costaba sólo 881 mil 60 pesos.

Los mexicanos conocemos a Enrique Peña Nieto, no por sus conocimientos sino por sus no pocas tonterías cometidas tanto en su ejercicio gubernamental en el Estado de México, como por las muchas realizadas ya actuando como titular del Poder Ejecutivo Nacional. Quizá él no tenga la memoria suficiente, pero los ciudadanos en general sí la tenemos y no olvidamos el asunto de la niña Paulette.

Recordamos el asunto de los treinta y tantos millones de pesos en una maleta proveniente de Veracruz, el caso de la “casa blanca”, de su lectura de los tres libros leídos y etcétera etcétera.

Son cientos de millones gastados ya en sus últimos días como titular del P.E.F. en esa estúpida campaña de sus “logros” que benefician exclusivamente a las empresas televisivas, radiofónicas.

Recordemos que faltan todavía dos meses y que diariamente son millones de pesos en publicidad.

Sobre el autor
Samuel Maldonado Bautista Editorialista en La Voz de Michoacán, Buen Día y Cambio de Michoacán. Diputado Federal (1997-2000); Coordinador de Política Interior de la fracción del PRD en la Cámara de Diputados; Vocal Ejecutivo de la Comisión Ejecutiva para el Desarrollo de la Costa Michocana en el gobierno del Estado (2000); Director General del Conalep, Mich. Gob. de Lazaro Cárdenas Batel.
Comentarios
Columnas recientes

Críticos falsarios y el beneficio de la duda

¡ Deseducación del estado !

¡ México y el misterio del oro perdido !

Un peligroso payaso

¡Muertos y heridos!

¡Guachicoleros y guachiculeros!

2019 ¡ Feliz año, amor mio!

¡Despacio Andrés Manuel... que vas de prisa¡

¡AMLO NO TIENE DERECHO…

En la antesala del poder

“Reconstrucción o refundición” ¡El perdere¡

De antologías y de analogías

De huracanes 'el más peligroso en el Hemisferio Norte'

Dos tipos de cuidado (Felipón y Chente)

¡Ponen alas en sus pies¡ Los miserables peregrinos

¡En 1988, nace¡ ¿en 2018, lo enterraran?

Para desandar el camino ¡hay tiempo Silvano¡

Los soldados al cuartel y los marinos a la mar

Morelia, Ciudad peligrosa

¡Lo que nos cuesta él que se va!

¡RIP AL PRD! ¿Lo querrán como socio?

!Muerto el rey, viva el rey¡

Don Porfirio

Senadores y diputados... ¡Hay que martillar y burilar o cincelar!

La doctrina Estrada y la mano que mece la cuna

La guerra de las drogas, tan tan o batin tín

El arte de gobernar

Mr. Bad Fake

El profesor Raúl Morón

Lo que sigue no será peor de lo que ha pasado...

Las orejas grandes

De globos de Cantoya y pronósticos boxísticos

Los suspirantes y Porfirio Díaz

¡Mi voto para...!

¡Poderoso caballero...! Rico Mac Pato

¡Una jauría de lobos!

¡Soy una idea!, Lula, dixit

La consigna, todos contra AMLO

En la guerra electoral, Peña nieto se sube al ring

¡Lástima, Enrique!

Debatir o no debatir

¡Los mexicanos somos “mucha cosa”!

El gran dedo electoral

¡Ya huele a muerto!

El derbi presidencial

¡Huy que miedo... ahí vienen los rusos!

De sentimientos y sufrimientos, ¡ser o no ser!

Marichuy

¡Buscando una sombra que los cobije!

¡Sufragio efectivo, no reelección!

¡Feliz año, amor mío!

Andrés Manuel López Obrador, ¡el gallo a vencer!

Muchos para tan poca leche

Collares de flores para los elegidos

Los huachi...uleros del país

¡Más cara que las albóndigas!

El gato y el ratón

Torpeza política, ¿qué necesidad?

¡Aspiran, suspiran y tiemblan!

Desde Tirio hasta Chapingo

Elegía a la muerte

¡Duele México!

México y Corea del Norte

Ingresos e intervencionismo

¡En jamelgos van, lanza en ristre!

¿Quiénes son los asesinos?

¿De presidente a pirata?

¿Lo peor o lo menos malo?

Una peñita manejable

A propósito de puntos

¡Ni fu, ni fa!

¡Larga vida La Jornada!

Los jóvenes: esperanza de la humanidad

Uno grande y el otro enano (mosqueteros y jamelgos)

Los ladrones andan sueltos

La esencia del alacrán

De la OEA o de la DEA

¿Se hunde el PRD, se fortalece el PAN?

Escuchar el ruido del silencio

Fúnebre información

Desvergonzados y desnacionalizados

Dilma, de la cárcel a la Presidencia

¿Por qué y para qué?, sin respuestas

Las orejas muy, pero muy grandes. ¿Cuánto muertos más?

La OEA intervencionista

Solalinde y el padre Concha Malo

De luto nacional

¡Qué pobre tan pobre!

¿Juicio político al presidente?

Días infaustos

¡No nos confundamos!

¡El Hitler renacido!

De torpezas, de muros y de miedos

El corral de la patria

A propósito de huevos

Peñita y don José Narro

¡Feliz 2017, amor mío!

En el último tercio de la corrida

¡Aguas con los militares!

Sensatez que debe escucharse

¿Enemigo público número uno?

De un gigante y un enano

De quemadas e incinerados

De piratas y de cuentos

Ni bueno ni malo, sino todo lo contrario

Minas en Colombia

De diputados a diputaditos

Cambiar para no cambiar, ¿gatopardismo en Michoacán?

¡Y la muerte sigue viva!

¡De Colombia para México!

Gastan la pólvora en infiernitos

De residencias a residencias

¿Se marcha o se retrocede?

Míster Rico McPato o el tiro por la culata

¿Quién es el rey?

¡Los muertos no se olvidan!, 1968

¿Será por eso su rebeldía?

¡Mexicanos primero!

Otro peñasco acertado… en la economía de los mexicanos

Perogrullada

La culpa es de los poderosos

¡Con el mar de fondo, de fracaso en fracaso!

Sorpresa, el reconocimiento de Cambio: Cemeí

Por kilo y por montón, no por libras

Los poderosos y los miserables

¡Habrase visto tal desvergüenza!

¡Diálogo sin imposiciones!

En el infierno económico

¿Acabarán con el país?

Otro paso más y Pemex, al Infierno

¡Ah, miserables!

¿El quemadero lo calcinará?

¡Vergüenza es no denunciarlo!

La desviación conduce al error, ¡hay que escuchar!

Los miserables… de ayer y hoy

O se corrige o al precipicio

¡A media asta la Bandera Nacional!

El renacido Hitler

¿Del dreamliner al militarismo?

La gran manzana podrida

Vino, vio y ¿convenció?

Centenario de la Constitución, ¡nada qué celebrar!

De la dictablanda a la dictadura

Con la esperanza perdida

¿A qué irá tan lejos?

El capo de capos y la economía nacional

Los ensueños de los pobres

¡Feliz año, amor mío!

¡La Policía siempre vigila!

Por favor, no mezclen a El Chapo. De corruptos a corruptos