Hugo Rangel Vargas
La “bancarrota” social.
Viernes 21 de Septiembre de 2018
A- A A+

Los exquisitos periodistas y comentócratas de las secciones de economía y finanzas (muchos de los cuales evidencian de forma recurrente su falta de formación académica apta para los temas sobre los cuales emiten opiniones) en su mayoría se han llamado al asombro, indignación y en algunos casos han señalado la “ignorancia” del aún no presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, cuando en días pasados dijo que recibirá un país en la bancarrota, dixit.

Algunos de ellos han leído una excusa en el entre líneas de este calificativo, con la cual el aún no presidente, pretende justificar de manera adelantada la falta de cumplimiento de sus ofrecimientos proselitistas, y alaban la supuesta mesura con la que ahora actúa López Obrador, erigiéndose ellos como profetas que ven cumplido su vaticinio sobre la incapacidad del tabasqueño de conducir a buen puerto la oferta política que le llevó a ganar la elección del pasado 1 de julio.

AMLO ha tenido éxito en comunicar ideas. La mayoría de los mexicanos votó en contra de quienes entregaban resultados nefastos para la enorme mayoría.
AMLO ha tenido éxito en comunicar ideas. La mayoría de los mexicanos votó en contra de quienes entregaban resultados nefastos para la enorme mayoría.
(Foto: Especial)

Las explicaciones técnicas abundaron después de la declaración en comento, las posturas corrieron por montón para intentar confrontar este dicho; pero lo cierto es que el propio futuro mandatario dijo dos cosas: que al señalar bancarrota se refería a la crisis económica y social tan grave que atraviesa el país y a que su administración no podría atender las demandas generadas de esta situación, pero que sin embargo cumpliría con sus ofertas de campaña.

López Obrador sabe que el modelo neoliberal ha sumergido a la economía nacional a un desempeño incapaz de satisfacer a la creciente población del país. De 1980 al año 2017, el PIB per cápita ha tenido una tasa de crecimiento cada vez menor. Esta cifra, aunque ha sido positiva en la mayoría de los años, se da en un entorno de profunda concentración de la riqueza, por lo que un simple promedio no es un indicador fiable que
pueda retratar las penurias por las que atraviesa un creciente número de personas que viven en pobreza en el país.

El todavía no presidente es un hombre que conoce el dolor que ha dejado a millones de familias, las desapariciones de hijos, padres, madres; mismas que según cifras del Registro Nacional de Personas Extraviadas llegaron hasta octubre de 2017 a sumar casi 34 mil, dato que apenas es superado por Siria y que rebasa a las cuentas de países como Pakistán, Egipto o Irak; ello según los informes del Departamento de Estado del vecino país del norte.

Espanta a cierto sector de la clase política del país y a sus apéndices en los medios de comunicación; el uso de palabras que pudieran describir con crudeza la situación de crisis en la que López Obrador recibirá la administración de la nación. Las cuentas cuadran y técnicamente el país no esta en bancarrota, las calificadoras de riesgo dicen que la deuda es manejable por lo que el uso de esta palabra podría ser técnicamente incorrecto.

Sin embargo, se olvida que el tabasqueño le habla al pueblo; que su lenguaje ha tenido éxito en comunicar ideas y en posicionarlas; que la mayoría de los mexicanos votó en contra de quienes utilizaban con soltura y fluidez tecnicismos, pero que entregaban resultados nefastos para la enorme mayoría de la población. México no está en bancarrota, es cierto quizá. Las obligaciones financieras del estado mexicano son hasta cierto punto manejables, aunque elevadas, y las posibilidades de acceso a recursos no están cerradas. Sin embargo, la crisis, la miseria, la falta de oportunidades, la corrupción y la lacerante inseguridad; tienen al país en vilo: en una bancarrota social.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

Política ficción.

El efecto Neymar

El día que AMLO ganó

Autismo perredista

NAIM: El triunfo de la consulta

¿Combatir la riqueza?

Juntos reescribiremos la Historia

La “bancarrota” social.

45 años y contando

Velasco y la razón de Estado

TLCAN: ¿qué celebrar?

Los retos de los ayuntamientos

Permítanos soñar

Regulación alimentaria urgente

Burocracia vacante

Las réplicas del tsunami

Cambio de libreto

Pátzcuaro, lo que está en juego

Pejenomics

2018: La historia que podrá escribirse

Cuba: reanimando la esperanza

Todo sucede en Michoacán

El único que se divierte

A 100 días

La preocupación de los banqueros

Anayagate

Costa Rica: el paraíso del cooperativismo

Morelia, la oportunidad para la izquierda

Tuxpan: la flor del Colibrí

AMLO el sorpresivo

Andresmanuelovich y el efecto teflón

Y la inflación estaba ahí

El tortillazo de la ignominia

El país de la frivolidad

Ligereza a la Calderón

De la paz a la seguridad interior

AMLO: la ruta de la paz

Meade: el eje del olvido

UMSNH y salario mínimo: dos caras del sistema

100 años, sólo un Pedro

Fidel, a un año de tu ausencia

Ayuntamientos en crisis

Uber en Michoacán

En defensa de la política

Michoacán: presidentes vulnerables

La ilusión del Frente Ciudadano

Imposturas en medio de tragedias

La tierra cruje

Por qué López Obrador

No mentir, no robar, no traicionar

Se llama Harvey

El expulsionismo militante

El “casting” del FAD

El ejemplo de Rafa y Julión

México, Venezuela y el TLCAN

El dinosaurio se niega a morir

A la altura de la maestra

El socavón de la corrupción

El origen de la vanidad

PRD: La impericia de la codicia

2018: Comienza el juego de imposturas

Las opciones de Mireles

Después del 4 de junio

Correa: La reivindicación de la esperanza

Burguesía a la mexicana

PRD: El discurso “definicionista”

Carmen Aristegui: La nueva patzcuarense

Yarrington, Duarte y la capacidad de asombro

Todo está en la mente

Cárdenas y la mayoría necesaria

La turbulenta izquierda y el enturbiado país

Patria antes que partido

¿Nueva?, ¿izquierda?

Michoacán, hacia un nuevo interinato

Autodefensas: cuatro años de afrentas

La diáspora perredista

#NoEsTrumpEsPeña

AMLO: ¿El triunfo irreversible?

El contrasentido del acuerdo peñista

Gasolinazo y crisis de confianza

Chávez, el parto pendiente

Postdata: Sobre los buenos fines

Casi al fin del mundo

Casi al fin del mundo

El Buen Fin

Trump: El villano favorito

Estados Unidos: lo que está en juego

De “salvador” a “jodedor”

El caso López Obrador

Tras los recortes

El falaz `paralelismo´ Clinton-Zavala

Los pendientes de los Calderón

Los diez minutos de El Tuca

Movimiento al 18

Las redes y Juanga

Peña Nieto: por si faltara poco

Políticas públicas sin medición

Peña Nieto: entre amistades, disculpas y rechazos

Election day

Inauguration Day

Inegi, acribillado

Una mayoría política, para una mayoría electoral

PRD: Un momento para aprovechar

2018:El tiempo de honrar a Heberto

¿Por qué no le creo a Jesús Ortega?

Después del 5 de junio

Muy al sur de Morelia

Mireles: Sin derecho a la rebelión

Trump: La amenaza de la estulticia

Del “ya me cansé” al “mal humor”

AMLO y EPN, dos caras de la misma moneda

Pedro Infante vive

Al diablo con sus instituciones

Legisladores bizantinos

La cumbre de la usura

Legislativo: Desequilibrio de poderes

Un Eco a la eternidad

Bernie Sanders: La esperanza de lo imposible

Febrero: Episodios de colonialismo y de libertad

Acciones afirmativas: El debate continúa

Participación ciudadana y construcción de gobernanza

Bautista, la alternativa perredista

Temixco: La vulnerabilidad revelada

La crisis que se asoma

Sudamérica: ¿Una golondrina que hace primavera?

Autodefensas y fibrosis social

PRD: Las alianzas posibles

Reformas fracasadas

Basave: Por la redención de los intelectuales

Canarios: la resistencia

Por México Hoy

PRI: La guardia al Maximato

Pátzcuaro: La ciudad de la utopía

“Un amigo se metió a la mafia…”

La confesión de la usura

Estados Unidos y Europa: Medidas divergentes, resultados diferentes

Presupuesto base cero: pretextando eficiencia

Cerati: Pasión por la eternidad

Inflación controlada, ¿el fin del fetiche?

2016: El año de la verdad

Cárdenas frente a Navarrete

Deuda pública federal: ¿Quién la detiene?

Los temores de Peña Nieto

Semeí, Mireles y el Tri

Política ficción: Una sucesión sin control

Grecia: Lo que está en juego

Libertad a Mireles

EPN: Crecimiento económico, popularidad y elecciones

7 de junio: Las lecciones de la elección

Itinerario de campaña