Salvador Molina Navarro
El Ramal Camelinas
Martes 25 de Septiembre de 2018
A- A A+

“La única verdad es la realidad”.
Aristóteles.

La obra denominada Ramal Camelinas ha dado mucha nota, en primer lugar por su enorme retraso pues se debía entregar desde hace más de un año, durante todo este lapso de retraso siempre se argumentó por parte de la constructora que la obra estaba por entregarse que ya se llevaba un porcentaje muy alto de la misma.
Aseguraron que esta obra se entregaría y estaría ya en uso a principios del año 2018, sin embargo, lo único que sucedió fue que el tema se sacó de la prensa y se dejó en el olvido por varios meses.

Ahora se vuelve a traer en boga la entrega del Ramal Camelinas, se dice por parte de autoridades y constructora que es una obra de gran envergadura, de gran calado, que tiene muchas incorporaciones tecnológicas, que sirvió de enseñanza a varias universidades, en fin, un cúmulo de beneficios y cumplidos.

Aseguraron que esta obra se entregaría a principios del 2018, sin embargo, lo que sucedió fue que el tema se sacó de la prensa y se dejó en el olvido por meses
Aseguraron que esta obra se entregaría a principios del 2018, sin embargo, lo que sucedió fue que el tema se sacó de la prensa y se dejó en el olvido por meses
(Foto: Especial)

Nada se escuchó sobre el precio que se aumentó por el lapso de retraso de entrega, no se dijo nada sobre la calidad de los insumos, sobre el impacto ambiental y su solución, sobre todos los señalamientos que se hicieron en su momento en contra de esta monumental obra civil.

Hoy, el presidente municipal, Raúl Morón, señala que el municipio no recibirá a obra hasta en tanto no sean solventadas todas las observaciones referentes a la interferencia del proyecto con la calidad de vida de las poblaciones aledañas, señala el presidente municipal que se deben aclarar las afectaciones que se dicen se generaron en los inmuebles por el uso de explosivos, hay viviendas que sufrieron cuarteaduras, alcantarillas tapadas que aumentan el riesgo de un derrumbe de piedra y tierra en la zona en la que prevalecen escuelas, es paso de peatones y deportistas y no está debidamente regulada la velocidad permitida para los autos en el Ramal Camelinas, pues se señala que será de 80 kilómetros por hora (80km/h) y a cada costado del ramal en su parte baja están centros escolares y en su parte alta centros comerciales con gran afluencia de peatones y deportistas, amén de ser zonas residenciales.

También resulta vidente la nula previsión en cuanto al tráfico se refiere pues en ambos extremos del ramal camelinas se desemboca en calles o avenidas chicas que no están diseñadas para soportar un número elevado de vehículos, lo que ocasionará lo que se conoce como cuello de botella, para esto es necesario llevar a cabo obras civiles complementarias al ramal camelinas y desde luego, para éstas no hay fecha, pues lo importante es entregar ésta ya muy retrasada obra y después ver las complementarias.

Mucho se ha dicho a favor de la obra ramal camelinas, muchas virtudes, todas han salido de boca de quien construye o de las autoridades que permitieron y ordenaron la obra, nadie ha sido claro y concreto en señalar si esta vía será gratuita o de peaje, nadie ha explicado el motivo de un retraso tan grande, no se ha transparentado la licitación ni los materiales utilizados, no se sabe nada acerca de su calidad, solamente los vituperios de boca propia, no hay certeza si la entrega de la obra será al fin este año, o se retrasará aún más, no sabemos la solución que se dará para evitar embotellamientos y que queden vehículos varados por demasiado tiempo dentro de los túneles, no hay garantías para las personas que fueron afectadas en su patrimonio por la obra, no hay certeza de la obra y la responsabilidad de la constructora, no conocemos las garantías, solo escuchamos bondades y alabos aunque todos de boca propia, al final del día la única verdad es la realidad.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

La cultura del acceso a la información pública, una nueva ideología

En la opacidad de la transparencia

El salario, un derecho pisoteado

El Ramal Camelinas

"Hoy los mexicanos gritamos"

El silencio del Congreso

Hoy exigimos respeto a nuestros derechos

“Nuestro congreso preocupado”

“Una clase política preocupada”

“Los Ministros y la austeridad”

“La esperanza de México”

"Propuestas y más propuestas"

Aumentar las penas una propuesta en boca de todos

Arranque de campañas, promesas y realidades

El agua, un problema incipiente

La familia

Los beneficios de la Reforma Energética

Una batalla, un logro y un beneficio para todos

El derecho a recibir el salario en tiempo y forma

La cuesta de enero más larga

México en el banquillo de los acusados

¿Candidatos independientes o una nueva clase política?

La colegiación de la justicia

Competencia contra monopolio

La Benemérita y Centenaria Universidad Michoacana de San Nicolás de Hidalgo

La política es un interés de todos

Qué nombre le vamos a poner

Nuevo ciclo escolar y nuevo reto educativo

Un avance ciudadano sin tintes políticos

El derecho de las víctimas y la obligación del Estado

Gracias, pero no es una concesión, ¡es un derecho!

Prisión preventiva oficiosa, ampliarse o desaparecer

Justicia en obra negra

La moneda está en el aire

Todos contentos, tenemos reelección

Un andador con sabor a parque lineal

“En espera de una reacción”

El menosprecio al derecho a un medio ambiente sano

La percepción, un tema añejo en Michoacán

¿Procuración de Justicia?

Una evaluación sin convocatoria

En espera de un acto de congruencia política

Hay de prioridades a prioridades

Entre mensajes y la realidad

Una nueva oportunidad

Está Navidad me servirá para…

Lo siento, no hay dinero en las arcas

El feminicidio, entre la espada y el espíritu

El salario mínimo y el mínimo vital

Una ley necesaria

La razón y la política en la Ley Antimarchas

Maestro Cárdenas, un inmortal autor de recuerdos

Derecho a un medio ambiente sano

Las escuelas Normales y el derecho a la educación

El derecho de los reos

A dos años de aquella noche

Sociedad dividida

Un informe con esquema diferente

El verdadero reto de la justicia penal en la actualidad

¿Perdonar y olvidar o una justicia restaurativa?, una decisión ciudadana

Un caso más de un todólogo mexicano

El caótico caso de la educación

Supe de un país lleno de promesas y demagogia

Un perdón con sabor a mentira

Un futuro inmediato

Michoacán ante un nuevo reto

La Alerta de Violencia de Género, ¿necesidad o pretexto?

Independientes ante el desgaste y la pérdida de credibilidad

Foto infracciones, entre argumentos y falacias

El derecho a la vida y la ignorancia legislativa

Una evaluación docente… ¿confiable?

Las decisiones de una madre

¿Qué protege el derecho humano al trabajo?

Los políticos y sus iusmonólogos

Un pueblo sin tribuna

El Estado, la violencia y las políticas públicas

“Justicia o política… una decisión pendiente”

“Entre la cobardía y el deshonor”

“Día Internacional de la Mujer, festejar sin compromiso o comprometerse sin festejar”

Michoacán y su identidad

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? (Segunda parte)

Comisión Estatal de los Derechos Humanos, ¿sirviendo a la ciudadanía? Primera parte

Derecho a conocer nuestro sistema de justicia penal

El derecho a estar informado, de la letra a su realidad

Una recaptura de Estado

Caminos, acciones y otros vericuetos de un buen ciudadano

Compartiendo mi realidad

Nuestro salario, aguinaldo y otras prestaciones laborales son derechos humanos

Declaración Universal de los Derechos Humanos, concientizando a los ciudadanos

Ser mujer también es nuestra lucha

Una parte de nuestro México, historia vigente que se niega y se esconde

Terrorismo, una crítica distante y una indolencia cercana

Los derechos humanos, de un discurso glorioso a una realidad dolorosa