Jerjes Aguirre Avellaneda
¡Para el debate por Michoacán!
Creencias y cambio de creencias
Viernes 20 de Mayo de 2016
A- A A+

Todo parece indicar que el mundo vive un gran salto civilizatorio. Una nueva civilización pareciera estarse estableciendo en escala planetaria, en países, en regiones y en localidades. No se trata sólo de los cambios científicos y tecnológicos, de las telecomunicaciones y la informática. Se trata también de cambios fundamentales en las relaciones sociales y las mentalidades, que contienen principios y valores que permiten encontrar sentido a la existencia individual y colectiva.

Debe subrayarse, sin embargo, que la parte subjetiva de los cambios no ha sido significativamente destacada y comprendida, como resultado, en parte, del predominio del pragmatismo frente a las ideas y las generalizaciones, que permiten entender la mentalidad en sus causas profundas, el descubrimiento de las grandes tendencias, las posibilidades de la crítica y la construcción de modelos sociales alternativos.

La cultura de la globalización reduce la creatividad del pensamiento, sujetándolo a la aceptación y acondicionamiento de nuevos valores, principios y creencias, como proceso que incluye las desconfianzas crecientes en todo y en todos, los miedos y los enormes vacíos conceptuales. Hoy se considera generalmente que en la esencia de la desconfianza todos aceptan su propia realidad como la única verdad, en una abrumadora y conflictiva dispersión de todos contra todos, donde cada quien tiende a vivir la trágica impotencia que impone su aislamiento.

Por su parte, Michoacán ha estado presente en los grandes cambios, incluyendo los cambios en la mentalidad de los michoacanos en tanto que estructuras subjetivas que le permiten entender y valorar el mundo y su realidad, que tienen ahora características diferentes en comparación con las de hace un cuarto de siglo. El imaginario, los símbolos, las tradiciones, las circunstancias, los valores y principios, la palabra y la imagen misma, han cambiado y siguen cambiando, en consonancia con los cambios de la realidad, incluyendo las relaciones de poder, que en conjunto, determinan la forma como se capta esa realidad, el modo como se organiza en la conciencia y la consecuente conducta individual y colectiva.

La cultura de la globalización reduce la creatividad del pensamiento.
La cultura de la globalización reduce la creatividad del pensamiento.
(Foto: TAVO)

Las mentalidades colectivas tienen un origen y un fin sin que necesariamente su nacimiento y muerte signifiquen avances en la convivencia, en compartir oportunidades, respeto a las diferencias y objetividad. Al contrario, las regresiones también son cambios, igual que las repeticiones. Se sabe que “el evolucionar hacia un futuro no significa, por definición y en virtud de una especie de necesidad, elevarse, realzarse, fortalecerse”.

En el centro de la nueva mentalidad michoacana podría ubicarse a la creencia y el actuar creyendo que el conocimiento puede sustituirse. Creer no es igual a conocer, mucho menos conocer la verdad, puesto que la creencia tiene como sustento la coincidencia con otros de esa creencia, busca consenso en lugar de la objetividad de los hechos, que no dependen para existir de que se les perciba o se les ignore.

Se puede creer mucho y conocer poco, sobre la religión, la historia, los grandes personajes, sobre el hacer, crear y el tener, poseer, valer por las cosas y no por el ser y sus cualidades. Se ha dicho que en todo caso creer no es una idea sino una idea vivida, bien o mal, correcta o incorrectamente, verdadera o falsa, que permite simplemente vivir sin preguntarse por qué y para qué vivir.

En este contexto, es útil acercarse a algunas de las creencias de los michoacanos del presente en una aproximación a su realidad y tendencias, a sus potencialidades y al futuro que podría anticiparse, pero sobre todo, para mostrar la necesidad de cambiar esas creencias como requisito para el cambio de la misma realidad.

La afirmación de que el trabajo humaniza, crea riqueza y es el fundamento de todo conocimiento, escapa a las creencias de los michoacanos. En el trabajo predomina el sufrimiento sobre la satisfacción: el campesino trabaja con la angustia por las lluvias, plagas y precios finales de venta; el obrero esclavizado, por los salarios y los futuros inciertos para sus hijos; los trabajadores del gobierno, con el temor por la renovación de sus contratos o la ansiedad de cumplir los años para para su jubilación; los profesionistas, buscando “chamba en el gobierno” ante la falta de oportunidades privadas; los empresarios, preocupados por la competencia extranjera. Todo ello representa el marco de creencias michoacanas que actúan como cárceles de la conciencia y negación de las alternativas diferentes.

En política las creencias consideran que si bien los partidos, los políticos y los gobernantes no merecen la confianza por tratarse de mentirosos, corruptos, demagogos, manipuladores e incumplidos en sus deberes generales, siguen existiendo como un “mal necesario” al que hay que someterse con la esperanza de que en esos ámbitos de poder surjan algunos beneficios o puedan compartirse algunos privilegios después de cada elección. No se cree en opciones de la democracia electoral, aceptándose como definitiva, perfectible pero en esencia igual. Se cree en las campañas electorales y se otorga legitimidad a los triunfos a través de las creencias que forman los medios de comunicación.

En otro aspecto, en las creencias sobre los demás, es dramático lo que ocurre por la negación misma de los otros. La absolutización del individuo establecida y estimulada incesantemente por el sistema social convierte al individuo en el centro de la vida social y en el factor fundamental de cuanto se hace o deja de hacerse, es el yo que atropella al tú, al nosotros, a ellos. En el yo está la ética y el valor supremo de cuanto existe, sin importar que el individuo devore a los otros individuos.

Vistas así las creencias michoacanas, destaca la necesidad de que para reorientar el proceso que establece una nueva civilización, es inevitable el cambio de las creencias y, más que eso, su sustitución por el conocimiento de la realidad, tal y como es, con la certeza de encontrar en ella la posibilidad para disfrutar de la verdad, la riqueza y la justicia.

Sobre el autor
Comentarios
Columnas recientes

El inicio de una nueva historia

¿Podrá transformarse el PRI?

Lo viejo y lo nuevo en la democracia mexicana

Recordando a Carlos Marx

Candidatos: entre lo pequeño y lo grande

La nueva realidad migratoria

¿Alguien recuerda a los jornaleros agrícolas?

Elecciones y necesidades de cambio

El futuro que queremos que suceda

Corrupción, discrecionalidad, gabinetes

Política: la convicción contra la creencia

Meade y los nuevos tiempos del PRI

Morena, “el peligro para México” y el proyecto de nación

¡El grito desesperado de la ideología!

En el año que comienza, tiempos para cambiar

Enajenación, ciudadanos y política

Fenómenos nuevos en la democracia mexicana

Clase política y elecciones

Diferencias sociales y elecciones

Las ideas y los intelectuales en la política

Hacia una tipología de candidatos

¿Todo para el mercado o todo para el Estado?

Los mexicanos: ¿por qué luchar?

Las Zonas Economicas Especiales y el desarrollo regional

En política: los jefes y los líderes

¿Por cuál camino: derecha o izquierda?

Pobreza estructural, el tener y el hacer

En marcha, Frente Amplio Democrático… ¿contra quién?

Cuando gana el PRI, ¿gana México?

La globalización en crisis

Reflexiones sobre México y el mundo

¡El Balsas se seca, la población también!

Democracia y cultura

¿Frente anti PRI o anti López Orador?

Resolver los problemas de fondo

Las ZEE y el corredor de pobreza Michoacán-Chiapas

La fuerza histórica de la comunidad indígena

Gobernadores ladrones

Efervescencia y preparativos políticos

Zapata, ¿individuo o comunidad?

Algunas referencias de la izquierda mexicana

¿Hay todavia izquierdas y derechas?

La lectura de las realidades políticas

México, el vacío de liderazgos

¿Oponer el sueño mexicano al sueño americano?

¡Para el debate por Michoacán!

Acelerando los tiempos políticos

En memoria del doctor Robles Garnica

Sin titubeos, la ZEE de Lázaro Cárdenas debe establecerse

En 2017: la difícil construcción del futuro

Corrupción y legitimidad política

Profesionistas: “Ciencia y tecnología para una patria libre”

En su aniversario: Revolución muerta, principios vivos

Ante el fenómeno Trump, lo necesario y a tiempo

¡Para el debate por Michoacán!

¿Todavía sirven los líderes?

Hacia el Centenario de la Constitución

Morelos: el pasado desde el presente

Presupuesto, austeridad y confianza

El Informe: lo dicho y lo no dicho

En la unidad de la izquierda, ¿cuál proyecto?

Violencia estructural, soluciones estructurales

Plan de Desarrollo, intenciones y realidad

CNC michoacana: renovación de liderazgos

En busca de la equidad

Migración michoacana, entre la forma y el fondo

¡Como son los candidatos es la democracia!

¿Se puede reformar la cultura?

(¿) Demostrar que el PRI está de pie (?)

La ZEE de Lázaro Cárdenas: enfoque regional y desarrollo territorial

En estos tiempos: ¿desarrollo o decadencia democrática?

La ZEE de Lázaro Cárdenas: el desarrollo compartido

Los modelos de análisis político y 2018

La ZEE de Lázaro Cárdenas: entre la idea y la realidad posible

Repensar la cultura y el desarrollo

Entre la demagogia, los medios y la insatisfacción democrática

Creencias y cambio de creencias

Lázaro Cárdenas: De Sicartsa a Zona Económica Especial

Relevos en la CNC michoacana

La clase empresarial michoacana

Aniversario: el modelo zapatista de lucha

Silva Tejeda: ¿Nuevo líder, nuevo PRI?

¡Para el Debate por Michoacán!

Desocupación y empleos emergentes

Remesas y problema migrante

Para entender la sociedad: ¿Sirve la teoría?

Absurdos sin corrección del campo michoacano

El Papa, los problemas y las soluciones

El ejido: Entre la ignorancia y la mala fe (Cuarta parte)

El ejido: el más grande despojo de la historia (Tercera parte)

El campo michoacano: Diez temas pendientes Segunda parte

Lo hecho y no hecho en el campo michoacano (primera parte)

Lo nuevo en el campo michoacano

Gobierno, presupuesto y política

Poder, plan, desarrollo y modelo

Foros de Consulta y Plan de Desarrollo

La costumbre de vivir con violencia

Revolución Mexicana hoy, frustraciones y hartazgos

Las Truchas, frustraciones y posibilidades

Belisario Domínguez ennobleció a la patria

Plan de Desarrollo, método y compromiso

Año difícil: presupuesto 2016

Zonas Económicas Especiales y regiones pobres de Michoacán

El nuevo comienzo, sólo con pueblo y gobierno

¿Es posible un gobierno sin mitos?

El reto de organizar al pequeño productor rural

Secretaría para la ciencia y la tecnología

Nueva administración para nuevo gobierno

Nuevas visiones para los nuevos ayuntamientos

Por un equipo de gobierno sin vicios y con rumbo

En el PRI, ¿sólo cambio de dirigentes?

La pobreza, organización y nueva cultura

La pobreza y sus retos, ¿es lo mismo explicar que medir la pobreza?

Cuba-Estados Unidos; una nueva historia

Los michoacanos, principio y fin del desarrollo

¿Es posible un programa del nuevo gobierno?

¿Organización política y candidaturas independientes?

¿Las mayorías nunca se equivocan?

La Tierra Caliente de Huetamo

Darle rumbo al campo

Replanteando estrategias: Michoacán y sus regiones

Los debates y la cultura política

Algunos de los muchos pendientes

Campañas: agotamiento de los viejos proselitismos

El vacío de liderazgos

Elecciones 2015: ¿para creer en la democracia?

¡Para el debate por Michoacán!